×
hace cerca de 4 meses
[Arte]

Celebran a la Camerata de Coahuila

El ensamble festejó su 25 aniversario al inaugurar La Calle es de Todos

Imprimir
Celebran a la Camerata de Coahuila
Torreón.- La Plaza Mayor en Torreón vivió una noche de vals gracias a la participación de la Camerata de Coahuila, en el marco de sus 25 años que se celebran hoy. Esto con el concierto L’Unique, que abrió también el festival musical La Calle es de Todos.

Esta serie de conciertos, que se realizará desde el miércoles y hasta el próximo domingo, contará con sedes en Matamoros, San Pedro, Viesca y Torreón. Y presentarán a grupos como Los Chicos del Barrio, Los Claxon, Los Chicos del Barrio, Sonido Mazter y Kumbia Kings.

Juan Carlos Lomónaco, director invitado por la Camerata y batuta de la Orquesta Sinfónica de Yucatán, dijo que para él “es un enorme gusto que una agrupación con tanto talento y tanta personalidad como la camerata haya cumplido 25 años de trayectoria”.

Durante este cuarto de siglo la Camerata de Coahuila ha tenido un objetivo que es acercar la música académica a todas las personas. Esto con el fin de seguir difundiendo el gusto por este tipo de composiciones.

Lomónoco, quien inició su carrera musical como violinista, explicó que es de vital importancia mantener este tipo de ensambles para seguir creando públicos que se acerquen y disfruten de la música de cámara, aquella que todos conocen como “clásica”.

“Es importante para que la gente se acerque y aunque no conozcan el repertorio, que vayan poco a poco conociéndolo. Eso es lo que vale la pena, como puede confirmar la gente que está cautiva ya en las presentaciones de la Camerata o de cualquier otra orquesta. La música es una energía que trasciende al humano, eso es de lo que se pueden dar cuenta”, explicó el director en entrevista con Zócalo.

“Es raro sacar a una orquesta de su lugar ideal como es un teatro”, dijo el director sobre el concierto al aire libre en la plaza que ofreció la noche del miércoles. Aún así señala que es una estrategia primordial para seguir creando una comunidad que se sienta atraída por la música de orquesta.



Arte hermoso

El músico explicó que nunca habrá nada como escuchar una composición bien interpretada dentro de las paredes de un teatro ya que “esta música está hecha para lugares cerrados. La acústica, el rebote de las notas, todo ello da una experiencia que no se logra en un lugar abierto, y que es algo que hay que vivir siempre que se tiene la oportunidad”.

“Pero yo siempre invito a las personas a que vayan a una sala de conciertos o a un teatro, porque el arte se trata de experiencias, aunque uno no sepa qué esperar. Uno va a un museo a ver un Picasso o un Rembrandt para apreciarlo, quizá sin saber qué es lo que se tiene que ver. Así debe de ser con los conciertos: uno debe de ir a aprender y a disfrutar; no se tiene que saber de música para sentarse y aprender de ella”, detalló el violinista.

Con respecto a esa necesidad de acercarse sin nada más que la pasión y el oído, Lomónaco comentó también cómo nació ese amor por la música que lo llevó a estudiar en el Curtis Institute of Music de Filadelfia, en la Pierre Monteux School y en la Universidad de Montreal.

“Para mí es el arte más hermoso que hay. Por eso desde los 6 años toco el violín y a los 12 quería ser músico, tenía eso claro desde la infancia porque realmente no hay nada más bello que la música para mí. Es por eso que quise dirigir orquesta: porque es un instrumento más rico en colores, sonidos y demás. Un director de orquesta no toca sólo un instrumento, sino decenas de ellos por medio de una orquesta, este es su instrumento”, concluyó Lomónaco, quien dirigirá hoy a la Camerata de Coahuila en su concierto de 25 años en el Teatro Nazas.

El concierto que dio apertura a La Calle es de Todos se conformó, principalmente “por piezas cortas y muy conocidas”, según apuntó Lomónaco. La primera de ellas fue Obertura a Norma de Bellini. Para seguir con El Vals de las Horas, de Ponchielli.

Tchaikovski, el ruso hizo su aparición con la suite de El Lago de los Cisnes, compuesto por tres movimientos: vals, danza húngara y Danza Española. Mientras que Smetana llegó con La Novia Vendida.

Las últimas tres piezas fueron de Johan Strauss Jr. Con la Obertura Die Fledermaus, y Geogre Bizet con Carmen: Preludio y Aragonesa, Seguidilla, Los Dragones de Alcalá y Los Toreadores. Todo aderezado al final con el vals Sobre las Olas, de Juventino Rosas.


Imprimir
te puede interesar
similares