×
hace 1 semana
Jorge Cano

Prevé Moody’s superávit de 0.5% del PIB

Agencia Reforma

Moody's estima que superávit presupuestario primario del sector público será de 0.5% del PIB este año y no del 1% como busca el Gobierno.

Imprimir
La calificadora Moody's prevé que el superávit primario del sector público para este año será de 0.5 por ciento del PIB, cifra menor a la meta de uno por ciento que busca alcanzar el Gobierno.

Se espera que en el segundo semestre del año, el gasto público se recupere mientras los ingresos continúan a la baja, generando un superávit de sólo 0.5 por ciento del PIB, explicó la calificadora en un análisis.

Durante el primer semestre, agregó, el subejercicio del gasto mitigó la caída en ingresos gubernamentales, resultando en un déficit más bajo de lo presupuestado para la primera mitad del año.

No obstante, la caída en la producción petrolera y, en menor grado, la desaceleración de la economía mexicana impactaron los ingresos.

"Una mejora en la ejecución del gasto, aunado a nuestra proyección de una desaceleración en los ingresos no petroleros, harán que el déficit fiscal termine más alto de lo presupuestado", aseveró Moody's.

A pesar de que el Gobierno ha mencionado que empleará alrededor de la mitad de los recursos en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) para llegar a su meta anual de superávit primario del uno por ciento del PIB al nivel de sector público, sin el uso de éstos se estima que el superávit primario será de 0.5 por ciento de PIB y el déficit fiscal de 2.4 por ciento.

"Alcanzar metas utilizando recursos en efectivo que ya existen no resuelve el problema de fondo, que es el de la caída de ingresos petroleros. También reduce el tamaño de los colchones financieros diseñados para enfrentar desaceleraciones económicas cíclicas y responder a evento de choque" advirtió Moody's.

Eventualmente, agregó, la actual Administración tendrá que elegir entre déficits fiscales más grandes o mayor austeridad en el gasto, lo cual implicaría una política procíclica que podría ensombrecer aún más el panorama económico.

A pesar de esta tendencia ligeramente negativa en las cuentas fiscales, el principal riesgo para el panorama fiscal de México proviene de transferencias presupuestales a Pemex, la cuales pueden ser mayores y más recurrente en el mediano plazo, aseguró la calificadora.