×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, Presidente del Comité Municipal del PRI, Presidente Municipal de Piedras Negras Administración 2018. Actualmente Subsecretaria de Coordinación Interinstitucional en Materia de Seguridad.

" Comentar Imprimir
20 Abril 2019 04:00:00
Temor ¿justificado o injustificado?
A raíz de mi columna ¿Cerrar la Frontera? De hace un par de semanas, uno de mis lectores y amigo me hizo llegar un video en el que aparece un centroamericano, presuntamente hondureño, lanzando graves amenazas a los cárteles mexicanos.

Desconozco el origen de este video y la intención con la que fue difundido, tampoco sé si eso va a suceder o no, pero lo que sí sé, es que esto se está convirtiendo en un grave problema. Por un lado, el número de migrantes a nuestro país sigue creciendo, y por el otro, creo que nunca antes como ahora se había visto tanto odio, tanto temor y tanto rechazo hacia ellos desde que lo inició Trump.

La crisis de migración es mundial y los migrantes sufren una estigmatización sin precedentes, la animadversión es muy preocupante, y no se trata de defenderlos o juzgarlos.

No se trata de generar fuentes de empleo para ellos cuando aún existe déficit laboral para los mexicanos, no se trata de crearles espacios para vivienda o seguridad social cuando en nuestro país aún existe un sistema decadente e insuficiente para los derechohabientes, tampoco se trata de hacerles invitación a los cuatro vientos para que sigan llegando. Se trata de hacer bien las cosas sin caer en los extremos.

Sabemos que existe un alto riesgo de que personas con actividad delictiva, incluso de alta peligrosidad, se inmiscuyan entre los grupos de gente que en verdad necesitan un refugio fuera de su país.

Por eso se debe reaccionar de manera firme y organizada, con estrategias claras y mano dura, pero sin olvidar el valor de la solidaridad, no podemos ignorar que la mayoría de ellos han huido de sus hogares debido a conflictos armados o violencia, o como el caso Venezuela, que la raíz está enfocada en la necesidad de una solución política.

La crisis de migrantes es grave y desafiante, pero no imposible de resolver si se tiene voluntad política y se ofrecen respuestas objetivas para afrontarla.

No podemos ignorar el riesgo de incursión del crimen organizado, o actividades que infundan temor en la población como la delincuencia o tráfico de personas, el temor puede ser justificado o injustificado, pero desde mi punto de vista, el desafío para México es crear una política migratoria que definitivamente tenga el nuevo enfoque de respeto a los derechos humanos, pero que esté plenamente vinculada al desarrollo y garantice la seguridad y protección de todas y todos los mexicanos, y tú… ¿qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5