×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: silviagarzadiputada@gmail.com Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
16 Junio 2019 04:08:00
Reforestemos Monclova
Los árboles son una parte fundamental de los ecosistemas terrestres. Además de proporcionar una fuente de alimento y refugio para la vida silvestre, son indispensables para combatir el cambio climático, toda vez que capturan el bióxido de carbono y lo convierten en oxígeno, a través de la fotosíntesis.

Asimismo, los árboles permiten la conservación del agua y disminuyen la erosión del suelo. De hecho, las grandes extensiones boscosas tienen la capacidad de atrapar y eliminar partículas contaminantes como polvo, polen, humo y cenizas que pueden resultar perjudiciales para nuestros pulmones. No olvidemos los recientes episodios de contingencias ambientales y las enfermedades respiratorias asociadas a ellos.

Los árboles reducen el llamado efecto isla térmica o isla de calor que se da en las ciudades como consecuencia de la retención de calor por materiales como el cemento y el asfalto. La fórmula de más construcciones y menos árboles sólo produce un desequilibrio que estamos pagando muy caro. Los árboles nos permiten regular el clima local y bajar las temperaturas, proporcionando abrigo a la fauna urbana y atrayendo la humedad del medio ambiente.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha destacado que 30.7% de la superficie terrestre está cubierta por bosques, los cuales albergan a más de 80% de todas las especies terrestres de animales, plantas e insectos. Además, alrededor de mil 600 millones de personas dependen de los bosques para su sustento, incluidos 70 millones de personas indígenas.

Tal es la importancia de los bosques que el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 15, adoptado en 2015 por Naciones Unidas, establece metas concretas para gestionar de manera sustentable a los bosques, luchar contra la desertificación, detener la degradación de las tierras y evitar la pérdida de biodiversidad.

Cabe recordar que 3 millones de hectáreas de bosque desaparecen cada año, a lo que se suma la pérdida de 12 millones de hectáreas cada año (23 hectáreas por minuto) de tierras cultivables por causa de la erosión y desertificación.

México no es la excepción. Entre 2001 y 2017 nuestro país ha perdido 3.2 millones de hectáreas de bosques, o lo que es lo mismo 6% de su territorio forestal. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que 34% de la fauna que habita los bosques mexicanos es endémica (únicamente vive en esos ecosistemas) y que el 12% de la misma está condenado a desaparecer en pocos años si la deforestación continúa al ritmo actual.


Tan solo en 2016 México deforestó 253 mil hectáreas de bosques y selvas, 100 mil hectáreas más que el promedio registrado por el Gobierno mexicano ante la FAO en el lustro 2010-2015. Esta área representa más de la extensión territorial de la Ciudad de México. Al respecto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) estima que la tala ilegal contribuye con el 8% de este problema.

Según un estudio del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Público (CESOP) de la Cámara de Diputados, en todo el territorio nacional hay entre 90 y 95% de tierra deforestada, lo que coloca a México en el tercer sitio en deforestación en América Latina sólo después de Haití y El Salvador.

Esta situación habrá de agravarse si se sigue adelante con proyectos como el Tren Maya, cuyos mil 500 km transitan en su mayor parte por ecosistemas boscosos y selváticos del sureste del país, con la consecuente destrucción de los hábitats que sirven de alimento y refugio a la vida silvestre.

Por ello, coincido con las afirmaciones de Naciones Unidas, en el sentido de que: “la generosidad de los bosques ha alimentado a millones de personas a lo largo de la historia. Nos proporcionan materias primas para la construcción de viviendas, medicinas, comida, y son sustento de economías, sociedades y fuente de bienestar humano.”

En este contexto, es indispensable que nos comprometamos a realizar acciones de reforestacion a todos los niveles, empezando por nuestra querida Monclova. Por ello, les invito a unirse una noble causa en beneficio de las generaciones presentes y futuras: el programa de reforestación permanente: “Adopta un árbol”.

Este programa tiene como propósito hacer conciencia de la importancia de los árboles para nuestra vida. Además de los beneficios que lleva consigo esta acción, las personas que decidan adoptar obtendrán un certificado y la responsabilidad de cuidarlos, dando un seguimiento puntual para asegurar que los árboles plantados crezcan y maduren.

Estimadas y estimados lectores, los invito a que se acerquen a nuestra casa de enlace en Monclova, ubicada en la calle Maxtla 1400, colonia Anáhuac, y adopten un árbol. Los esperamos con los brazos abiertos.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65