×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
15 Diciembre 2018 04:00:00
2018: El mal año que ya se va
Claudia Luna Palencia

Todas las perspectivas positivas aventuradas a finales de 2017 para el nuevo horizonte por venir han ido trastocándose una por una en un contexto de Guerra Fría 2.0 que ya nadie disimula.

Han sido largos duros meses en la geopolítica actual que han terminado contaminando a la geoeconomía y por ende ralentizando al PIB mundial castigado por el rifirrafe comercial entre China y Estados Unidos.

Inmersos en una etapa crucial de la Historia, los ciudadanos globales nos sentimos más títeres que nunca como si nuestras resoluciones orbitaran inermes alrededor de las grandes decisiones de peso específico ejercidas por los mandatarios de turno.

Los mandatarios que tienen el poder de mando y el poder de decisión, hay un cierto escenario turbulento que el presidente francés Emmanuel Macron identifica de forma similar al acontecido al período entre guerras en el siglo pasado.

Nos sentimos sus títeres y nos roban el tiempo, la vida y las ilusiones. Hace unos días hablé con una buena amiga mía que tiene a su hija estudiando económicas en una universidad británica está en un sinvivir aguardando a ver qué demonios acontecerá finalmente con Reino Unido y el tan cacareado Brexit del que ya estamos hasta la coronilla.

`Y es que el futuro de su hija extranjera española cambiará apenas entre en vigor la susodicha ruptura, ¿por qué? Porque su hija dejará de ser una española bienvenida con las puertas abiertas en la nación británica y deberá primeramente regularizar su situación como estudiante, acto seguido perderá todas las ayudas económicas y subvenciones y al ser considerada foránea europea no bienvenida tendrá que pagar las tasas, tarifas y costos que los cambios le impongan.

Ella solo quiere estudiar y terminar su carrera, sin embargo, queda al capricho de un grupo de ultraderechistas que a nivel mundial están uniendo esfuerzos para quedarse con el poder y romper la unidad, inundar el miedo y apoderarse de la vida de las personas.

¿Cuántas víctimas hay de decisiones arbitrarias? Este año ha sido dinamita pura basta ver todas las decisiones unilaterales tomadas por Donald Trump, presidente de Estados Unidos; si alguna vez creímos que nadie superaría a George W. Bush pues las circunstancias nos han dado la respuesta.

Trump a lo largo de este año canceló varios programas de ayuda humanitaria, social, educativa y sanitaria a los palestinos de Gaza y Cisjordania lo ha hecho como una irónica medida de presión que carece de todo sentido de humanidad.

¿Qué culpa tiene una niña palestina que únicamente quiere continuar con su proceso de escolarización en una precaria Gaza convertida en un gran gueto por Israel?

La Agencia de URNWA este año perdió casi un 70% de su presupuesto obtenido vía las ayudas provenientes de forma oficial desde Washington; en enero dejó de percibir 350 millones de dólares para pagar a los profesores en 700 colegios en Gaza y Cisjordania; pero repito no ha sido el único recorte.

A COLACIÓN

Después está la repentina guerra comercial entre Estados Unidos y China provocada… por Trump; recordemos que la Casa Blanca impuso un incremento de aranceles contra 6 mil 213 artículos y mercancías made in China que suponen un costo de 250 mil millones de dólares.

Y China también ha respondido gravando artículos estadounidenses, el resultado de este absurdo es la afectación de miles de productores chinos y norteamericanos que sólo quieren seguir gestionando su negocio y su microeconomía sin trabas para generar trabajos y lubricar las ganancias.

Sin embargo, hay afectaciones reales, estragos provocados por decisiones de otros, que terminan socavando la vida de nosotros; este año nos está dejando grandes lecciones: los chalecos amarillos y los millennials alrededor del globo terráqueo son la masa de resistencia en contra de seguir siendo los títeres de los poderosos.

Quizá esa sea la mejor lección de este año que la esperanza de recuperar nuestro presente, al menos su certeza, descansa en nuestras manos que somos una fuerza que debería unirse para evitar que sea una minoría la que trastoque, y para mal, nuestra existencia.
06 Diciembre 2018 04:02:00
La competencia
Por Jesus Carlos Mena

En una competencia siempre hay un ganador y un perdedor. Quien vence es el mejor preparado, el que ofrece alternativas mejores que las de su rival. Para el mundo de los negocios la competencia es vital y encarnizada porque se enfrentan cada día a la comparación de precios, cualidades, calidad, servicio y atención al cliente.

Saltillo es hoy una ciudad en donde la apuesta de negocios es intensa en la parte comercial con restaurantes, tiendas departamentales, farmacias, tiendas de conveniencia y una incipiente carrera de estaciones de servicio (gasolineras).

Bueno, hasta los medios de comunicación han entrado en un antagonismo sobre todo en las redes sociales, en donde todos los que ahí están dicen lo que no dicen los otros, y todos aseguran decir la verdad que no expone su opositor.

Sólo que hay de competencias a competencias. ¿Qué significa esto? Que para confrontarse el uno con el otro se requiere estar en el mismo nivel de aptitudes para que haya una auténtica muestra de las capacidades de cada uno de ellos, de lo contrario será como una carrera entre un caballo pura sangre y un criollo.

La disputa por el mercado genera un fenómeno importante entre los consumidores: la comparación de variedad, precio, calidad, servicio, alternativas de consumo y de pago.

Hoy la confrontación es tan importante en el área de alimentos preparados que el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados de Saltillo, Fabio Gentiloni Arizpe, pide a las autoridades que regulen la apertura de restaurantes en la ciudad.

Se le olvida que estamos en una economía abierta en donde quien tiene el capital suficiente para abrir un negocio tiene la libertad de hacerlo.

Pero no ha sido el primero en hacer este tipo de planteamiento en Saltillo. La Cámara de Comercio local promovió no aceptar negocios temporales en su tiempo con los comerciantes que llegaban de otras ciudades para hacer ventas de bazar cada año.

Fue tan férrea que la competencia que representaron la eliminaron y los comerciantes de la capital del estado no tuvieron oposición. Anacronismo puro de empresarios locales.

Hoy las tiendas de conveniencia están una frente a otra, las farmacias están a distancias cortas unas de las otras, sean de medicamentos de patente o similares, aunque también las de patente ya venden similares porque desean conservar su dominio.

Qué decir de las agencias de autos en la ciudad, las diferentes marcas que se tienen y la extensa posibilidad de elegir entre camionetas hechas en México, Estados Unidos, Corea, Japón, Chile, Brasil y otras naciones.

Las opciones se han multiplicado y hay posibilidad de definirse por un producto.

Las tiendas de membresía también compiten fuerte por la preferencia de los clientes y para todos los negocios hay principios que son básicos y elementales para enfrentar a la oposición: innovar, proponer, mejorar en todos los aspectos, ofrecer un servicio al cliente impecable y un postservicio muy favorable para mantener lo más difícil de un consumidor: la fidelidad.
03 Diciembre 2018 04:00:00
Los primeros 100 días de Gobierno
Por Rodrigo Alpízar Vallejo

Concluye la larga etapa de transición de Gobierno con la toma de protesta al Presidente de la República. Un evento republicano que muestra la madurez política e institucional que ha alcanzado el Estado mexicano. La celebración no podría haber estado mejor. Nuevos estilos, nuevos conceptos y una nueva interpretación del modelo de desarrollo para México: “¡Por el bien de todos, primero los pobres!”.

La inédita transición de Gobierno facilitó la organización de un gabinete de transición y sendas consultas sectoriales y ciudadanas que permitieron redondear al menos 100 acciones del nuevo Gobierno que marcan un hito en el desarrollo social del país.

México cuenta con un sistema nacional de planeación democrática que establece, que en los primeros 120 días de Gobierno, se tendrán que realizar diversas consultas especializadas por tema, sector y región, para elaborar el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, el cual deberá presentarse hasta el último día de febrero de 2019 al Congreso de la Unión y que tendrá al menos tres meses para validarlo, observarlo y aprobarlo.

“La planeación nacional de desarrollo, es la ordenación racional y sistemática de acciones que, con base en el ejercicio de las atribuciones del Ejecutivo federal en materia de regulación y promoción de la actividad económica, social, política, cultural, de protección al ambiente y aprovechamiento racional de los recursos naturales, así como de ordenamiento territorial de los asentamientos humanos y desarrollo urbano, tiene como propósito la transformación de la realidad del país, de conformidad con las normas, principios y objetivos que la propia Constitución y la ley establecen”.

La importancia del PND radica en que los proyectos de iniciativas de leyes y los reglamentos, decretos y acuerdos que formule el Poder Ejecutivo, señalarán las relaciones que existan entre el proyecto de que se trate con el Plan y los programas sectoriales, especiales y regionales respectivos.

Para los puristas que sólo contemplan el procedimiento de consulta del Artículo 35 de la Constitución, olvidan que, desde 1982, el Estado mexicano creó el Sistema Nacional de Planeación Democrática que establece por ley la “participación” y la “consulta” de los diversos grupos sociales, con el propósito de que la población exprese sus opiniones para la elaboración, actualización y ejecución del Plan y los programas a que se refiere la Ley.

“Las organizaciones representativas de la sociedad, obreros, campesinos, pueblos indígenas y grupos populares; de las instituciones académicas, profesionales y de investigación de los organismos empresariales; y de otras agrupaciones sociales, participarán como órganos de consulta permanente en los aspectos de la planeación democrática relacionados con su actividad a través de foros de consulta popular que al efecto se convocarán. Asimismo, participarán en los mismos foros los diputados y senadores del Congreso de la Unión”.

La Ley de Planeación establece que las comunidades indígenas deberán ser consultadas y podrán participar en la definición de los programas federales que afecten directamente el desarrollo de sus pueblos y comunidades. En los asuntos relacionados con el ámbito indígena, el Ejecutivo federal consultará, en forma previa, a las comunidades indígenas para que emitan la opinión correspondiente.

El Plan Nacional de Desarrollo considerará una visión de largo plazo de la política industrial, a fin de impulsar la promoción permanente del incremento continuo de la productividad y la competitividad sectorregional:

“El Plan deberá contener por lo menos lo siguiente: I.- Un diagnóstico general sobre la situación actual de los temas prioritarios que permitan impulsar el desarrollo nacional, así como la perspectiva de largo plazo respecto de dichos temas; II.- Los ejes generales que agrupen los temas prioritarios referidos en la fracción anterior, cuya atención impulse el desarrollo nacional; III.- Los objetivos específicos que hagan referencia clara al impacto positivo que se pretenda alcanzar para atender los temas prioritarios identificados en el diagnóstico; IV.- Las estrategias para ejecutar las acciones que permitan lograr los objetivos específicos señalados en el Plan; V.- Los indicadores de desempeño y sus metas que permitan dar seguimiento al logro de los objetivos definidos en el Plan, y VI.- Los demás elementos que se establezcan en las disposiciones jurídicas aplicables”.

El proyecto de nación para la cuarta transformación de la vida pública el país, así como los resultados de diversas consultas, foros, encuestas y las múltiples propuestas de diversos grupos de interés aportan, desde ya, un perfil del nuevo Gobierno, las acciones y proyectos de largo aliento, la premisa de la austeridad republicana y el combate decidido a la corrupción. La nueva Administración prefirió anunciar sus 100 proyectos prioritarios que se someterán a las consultas, que ajustarse a tradicionales programas de los primeros 100 días de gobierno, que también auguran un despliegue disruptivo.
01 Diciembre 2018 04:03:00
Gris
Por: Gerardo Abraham Aguado Gómez

Se llevó a cabo el informe de resultados del Ejecutivo estatal coahuilense. Desde luego, las cifras oficiales son extraordinarias, positivas y denotan un avance de proporciones inimaginables.

En este primer informe, todo es felicidad y desarrollo.
Nada más alejado de la realidad, a favor del actual gobernador pudiera decir que le dejaron un estado desmantelado y endeudado, no solo por el sexenio de Rubén Moreira, sino por el de Humberto, que se caracterizó por el fraude financiero más grande en la historia de Coahuila: la megadeuda.

Estos 12 años de moreirato mermaron el desarrollo en Coahuila, poniendo la vara muy alta para los posteriores gobiernos, generado por la poca liquidez, ya que gran parte del presupuesto se va a servicio de la deuda y por ende queda poco para el desarrollo en materia académica, seguridad, salud y combate a la pobreza.

Este reto obligaba al actual Gobierno a reorientar el gasto público, someterse a un estricto plan de austeridad a partir de priorizar lo verdaderamente importante, en lo toral y no premiar el ya de por sí desmedido gasto en imagen y comunicación, que al día de hoy sigue por encima de otros rubros de verdadera relevancia.

A eso se suma el manejo irresponsable de las finanzas en la actual Administración, tanto en el gasto del presupuesto como lo relativo a la deuda, ya desde ahorita lo vamos a recordar como el Gobierno que encabezó la tercera reestructura a la deuda pública de Coahuila, comprometiendo las finanzas del estado por 25 años .

Fue un año de claroscuros, donde la primera acción fue solicitar un crédito a corto plazo que los coahuilenses siguen sin saber a ciencia cierta en qué se aplicó.

He investigado para tratar de ver los avances en los diferentes rubros, así como la recuperación económica y financiera del estado, pero por más que he buscado la inversión en obra pública, por más que he buscado la inversión en materia de educación, de salud, en el combate a la pobreza, por más que he buscado transparencia, crecimiento en la rendición de cuentas y en manejo de los recursos financieros, no he encontrado nada.

Es así como el cuento de hadas convertido en el gris primer Informe de Gobierno, dista de la realidad y de las verdaderas necesidades del estado. Y mientras sigamos siendo ciegos ante la realidad, poco vamos a poder hacer por un estado que ha sido a través del tiempo vapuleado por la corrupción y relegado por la omisión.

Por el bien de Coahuila, de manera sincera espero que el actual Gobierno encuentre el rumbo y sepa cambiar para bien la historia de nuestro querido estado: Coahuila.
26 Noviembre 2018 04:00:00
Por dónde va la reingeniería en las instituciones de fomento económico
Por Rodrigo Alpízar Vallejo

En la retórica del cambio se estableció un diagnóstico muy cercano al sentir de la población, que en su mayoría sufre la pauperización salarial, la informalidad laboral y la violencia. La inseguridad que perciben las personas refleja un ámbito de la vulnerabilidad que se expresa en la vida cotidiana, los sectores productivos y diversas regiones de México.

La transición de la retórica del cambio a una nueva realidad organizacional del Gobierno se expresa en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal que fundamenta una nueva organización del Poder Ejecutivo en función de la estrategia de gobierno. Destaca, por supuesto, en esta reingeniería del Gobierno, la renacida Secretaría de Seguridad Pública y el marco del plan de pacificación y seguridad pública presentado por el Presidente electo y su equipo de trabajo.

A la nueva estructura corresponde un marco de acción pública que se pone a debate ciudadano y a un escrutinio público de todas las partes interesadas. El plan de seguridad del nuevo Gobierno establece una integralidad interesante, un modelo de gestión y comunicación, así como un esquema transversal de fomento económico, atención a la juventud, derechos humanos y justicia transicional.

Aunque la correlación de pobreza e inseguridad no es tan clara, las políticas de fomento económico son indispensables para incentivar aspectos donde existen fallas de mercado, carencias tecnológicas y escasez de capital humano y financiero. Los territorios con mayor rezago económico y social son a su vez los de menor iniciativa empresarial e inversión y, por tanto, los que más expresan las desigualdades en indicadores de pobreza e informalidad laboral.

La heterogeneidad también es un atributo de los sectores productivos, ya que también observamos una fuerte presencia Pyme y concentraciones territoriales en clústeres y zonas industriales de especialización, sobre todo en agroindustria y manufacturas.

Por ello, la “causa Pyme” ha sido retomada por las políticas públicas en todo el mundo, dado que en nuestro país representan la mitad del PIB y poco más de 70% de empleo, un universo de más de 5 millones de unidades económicas como se les conoce censalmente a las empresas. Las Pymes representan la mayoría de la estructura económica y son factor de movilidad social.

En la retórica del cambio, el tema Pyme no ha tenido mucha repercusión ni trascendencia. El Presidente electo ha mencionado la importancia de las Pymes y las cadenas de valor en el contexto de los proyectos que someterá a consulta esta semana. Una combinación de proyectos de inversión con programas sociales dirigidos a compensar los efectos de la desigualdad en México y la vulnerabilidad social.

La reingeniería de las instituciones de fomento económico también es aplicable en la estrategia de desarrollo y ya se empieza a visualizar la fusión de instituciones financieras, la desaparición de instituciones de promoción, la desregulación y la supervisión de la regulación por sorteo. También se habla de la importancia de la innovación y acceso real al financiamiento.

Otro aspecto que se ha manejado en la reingeniería institucional es el poder de compra del sector público y la consolidación de las unidades compradoras en la Secretaría de Hacienda para reducir la corrupción, pero también esperamos que se dé acceso a las Pymes, al igual que nuestros socios comerciales, que se reservan 28% de las compras a Pymes, minorías y de base tecnológica. En México no llegamos a 17% de las compras del Gobierno a Pymes, situación que, sin duda, tendrá que cambiar mediante objetivos claros a nivel sectorial y regional de política industrial; consumir lo hecho en México.

La creación del Consejo Asesor Empresarial, así como la posibilidad de que la Presidencia de la República institucionalice comisiones intersecretariales y consejos consultivos, permite a la nueva Administración la posibilidad de reorganizar las estrategias de interlocución con empresarios y gobiernos en función de objetivos y proyectos concretos. Por ejemplo, una “comisión intersecretarial de política industrial” es pertinente, no sólo porque ya existe un antecedente exitoso, sino porque en la política industrial intervienen al menos 12 dependencias federales con más de 100 programas de apoyo empresarial, que no se coordinan entre sí, no complementan recursos y carecen de evaluación de impacto económico, es decir no se sabe si funcionan realmente o no.

Una “comisión intersecretarial de política industrial” en el marco de la reingeniería institucional planteada por el nuevo Gobierno serviría de instancia de monitoreo de los avances, mecanismo de transparencia y evaluación de los impactos, un espacio para estudios de política comparada y mecanismo de cooperación técnica internacional.

Repensar el sistema de promoción industrial, los esquemas de fomento a la innovación sectorial y las interfaces con los gobiernos estatales y municipales, serán algunos retos de la nueva política industrial, que por un lado centraliza funciones e incentivos, pero por otro lado multiplica sus aliados sectoriales y los territorios de intervención.
25 Noviembre 2018 04:00:00
‘Ley Taibo’
Por Gerardo Blanco

Recuerdo que hace más de una década, el futbol mexicano entró en un debate escabroso que trascendió a la esfera social, en relación con los mexicanos naturalizados. En aquel entonces, ante el precario talento de los futbolistas nacidos en territorio nacional, Ricardo La Volpe, director técnico de la Selección Mexicana, optó por convocar a futbolistas naturalizados –principalmente de origen brasileño y argentino–. El debate navegó, en esencia, entre dos posturas claramente identificadas. Por un lado, quienes se negaban a ver futbolistas naturalizados con el “Tri” porque, decían, el futbol de México no se vería representado de manera genuina y, además, los futbolistas mexicanos por nacimiento perderían oportunidades de trascender; por otro lado, quienes sostenían que no existen mexicanos de primera y de segunda, y que los naturalizados, de tener el talento necesario, podrían formar parte del equipo nacional. La Selección jugó con y sin naturalizados, y los resultados fueron igual de grises y desoladores.

En un terreno más importante, en octubre del año pasado, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) emitió una sentencia (SUP-JDC-894/2017) que no generó el eco esperado. Las y los magistrados, por unanimidad de votos, determinaron inaplicar el inciso a), párrafo 1 del Artículo 83 de la Ley General del Instituciones y Procedimientos Electorales, que establecía la obligación de ser mexicano por nacimiento y no adquirir otra nacionalidad para ejercer el derecho de fungir como funcionario de las mesas directivas de casilla. Es decir, concluyeron que dicha restricción era injustificada ya que vulneraba los derechos políticos electorales de los ciudadanos, así como el principio de igualdad y no discriminación. Se agregó que la disposición normativa contenía una distinción discriminatoria que restringía el ejercicio del derecho de participación política reconocido constitucionalmente. Similares criterios se tomaron en torno a los consejeros de los órganos electorales de los estados.

Ahora, de nueva cuenta, el debate revivió en el escenario político después de que el Presidente electo manifestara que el escritor mexicano, Paco Ignacio Taibo II, quien nació en Gijón, España, encabezaría el Fondo de Cultura Económica (FCE). Sin embargo, no contaban con que el Artículo 21 de la Ley de las Entidades Paraestatales (que regula el FCE), establecía como requisito ser ciudadano mexicano por nacimiento para poder ejercer dicho encargo. Y digo “establecía” porque, esta semana, los senadores de Morena, con la mayoría que ostentan en dicha Cámara, modificaron la redacción del referido Artículo disponiendo que se requiere “ser ciudadana o ciudadano mexicano…”, esto es, eliminaron “por nacimiento”, con el fin de facilitar la llegada de Paco Ignacio al FCE; lo que se bautizó como la “ley Taibo”.

En lo personal, estoy de acuerdo con la reforma, ya que se trata de potencializar y maximizar los derechos humanos de los mexicanos en un marco de igualdad, en consonancia con el nuevo paradigma que se instauró en el Artículo Primero Constitucional, a partir de junio de 2011.

Sin embargo, el grueso de la crítica se encaminó a la forma y no al fondo. Los detractores manifestaron que la reforma se hizo en beneficio de una persona, lo que tiene gran parte de verdad; pero también es cierto que dicha modificación legal podría tener eventuales beneficios en posteriores nombramientos.

Lo ideal, aprovechando que Morena incursionó en el tema, sería que se analizara la universalidad de la legislación mexicana para detectar disposiciones normativas con similares distinciones y, en su caso, analizar la posibilidad de emprender reformas legislativas que apuntalen la igualdad de derechos entre todos los mexicanos, ya sean por nacimiento, naturalización o con doble nacionalidad.

Por supuesto que la importancia y trascendencia no es la misma en todos los cargos, pero seguramente se pueden determinar requisitos, limitantes y excepciones que sean idóneas, necesarias y proporcionales para que todos los mexicanos ejerzan los derechos en igualdad de condiciones. Esperemos que el debate se dé.
25 Noviembre 2018 04:00:00
¡Ay, Jalisco, no te rajes!
Por Francisco Martín Moreno

Cuentan los cronistas de la conquista de México que estaba prohibido ver a los ojos a Moctezuma Xocotzin, para ya ni hablar de la remota posibilidad de refutar sus puntos de vista. La misma actitud de absoluto sometimiento se observó ante los virreyes, caciques, caudillos, jefes máximos, intérpretes infalibles de la voluntad popular, primeros mandatarios, así como todo tipo de gerifaltes que han dirigido a la nación desde cualquier espacio de gobierno. A lo largo de la Dictadura Perfecta fundada por Lázaro Cárdenas hasta el final de la gestión de Peña Nieto y su pandilla de pillos, ningún priista, sálvese quien pueda, se atrevió en público a oponerse a los deseos del Jefe de la Nación, título grotesco que evidenciaba la inexistencia de la división de poderes. ¿Razones? Cada integrante del tricolor tenía colocada una bomba de varias toneladas métricas de TNT en las asentaderas y ante la menor protesta externada en contra del tirano sexenal en turno, este podía apretar un botón y detonar el explosivo para desaparecer de los escenarios políticos al audaz contestatario. Si casi nunca vimos a los priistas encarcelados es porque no deseaban que el moderno tlatoani apretara el dichoso botoncito.

Pero, ¡oh, sorpresa!, en estos últimos días, Enrique Alfaro, gobernador electo de Jalisco por el Movimiento Ciudadano, saltó a la arena política para desafiar a un López Obrador investido de temerarios poderes inconvenientes en una democracia respetable. Además de los contrapesos políticos, como los mercados, la Corte, las instituciones autónomas, algunos medios de difusión y las redes sociales, surgió ahora la imagen viva de un jefe del Ejecutivo local que discrepa abiertamente con uno de los más poderosos líderes políticos mexicanos de todos los tiempos. Alfaro se le plantó a AMLO con gallardía y sentido del honor dejando expuestos en paños menores a sus colegas del resto del país. Enrique Alfaro, rodeado de representantes de la mayoría de los ayuntamientos, de autoridades universitarias, de una ONG, como Jalisco, ¿Cómo Vamos?, y de empresarios, declaró su negativa a acatar las condiciones que se les impongan a las entidades federativas. En Jalisco no están dispuestos “a permanecer callados ante los intentos por vulnerar el pacto federal y el orden constitucional. Por congruencia histórica no podemos permitir que la imposición por medio del mayoriteo legislativo atente contra la autonomía y dignidad de Jalisco como estado libre y soberano”. Una maravilla, ¿no? ¡Bravo, Alfaro, Bravo!  “Es inadmisible –continuó con discurso valiente, propio de un gran demócrata– que los intereses de Jalisco y de sus habitantes sean ignorados en la discusión de un presupuesto que debe ser entendido como instrumento nacional del desarrollo y no solamente como orientador del gasto federal... Exigimos que la Federación asuma su corresponsabilidad en la solución de problemas urgentes como el abasto de agua, los retos de movilidad, de acceso a la salud y a educación de calidad, de sustentabilidad ambiental, de construcción de infraestructura para que Jalisco mantenga su liderazgo como una economía pujante”. 

Sí, pero Alfaro no se quedó ahí, todavía interpretó más música para mis oídos: “Queremos expresarle (a AMLO) nuestra profunda preocupación por la marcada tendencia a aprobar disposiciones legales que lastiman los principios básicos del pacto federal. No podemos permitir que en el nuevo modelo de organización del Gobierno federal, sea planteada la creación de figuras paralelas a las autoridades constitucionales del Estado de Jalisco, autoridades legítimamente electas”.

Alfaro se dijo sorprendido porque AMLO había asegurado a los gobernadores del país que los “superdelegados” no asumirían función alguna en materia de seguridad pública, mientras el Plan Nacional de Seguridad iba en sentido completamente inverso. Todavía agregó que “las autoridades estatal y municipales electas no somos ‘invitados’ a la mesa de seguridad; somos los responsables de la seguridad en nuestro estado, por mandato constitucional. El Gobierno de la República puede plantear un nuevo modelo en materia de seguridad, sí, pero ni el Gobierno de la República, ni la Cámara de Diputados pueden pisotear la Constitución Política del Estado de Jalisco. (Por un momento creí escuchar la voz de don Valentín Gómez Farías). Alfaro insistió que en Jalisco no están de acuerdo con la política de AMLO de perdonar y olvidar a los corruptos de este país. “Este es un estado en donde los ciudadanos tienen sed de justicia y se sabe el costo de la impunidad (…) En Jalisco vamos a castigar a los corruptos con o sin el aval del Gobierno federal. En Jalisco los corruptos irán a la cárcel, no de vacaciones... Aquí van los últimos párrafos de su memorable discurso: “Este pronunciamiento no es un acto de rebeldía o insurrección, sino de congruencia y de responsabilidad al que esperamos se sumen muchos más estados del país. Si no somos capaces de levantar la voz hoy, el riesgo de que las voces de las regiones, estados y municipios de este país sean borradas para siempre, es enorme.

“Queremos ayudarlo a gobernar bien, a recuperar la confianza de la gente en sus gobernantes, a romper con un sistema político podrido de raíz. Pero eso no significa agachar la cabeza ni dejar de levantar la voz cuando se le esté faltando al respeto al pueblo de Jalisco”. 

Cada gobernador de Morena tiene su respectiva bomba colocada en las asentaderas, es obvio, pero y los colegas de Alfaro, ¿van a permanecer callados mientras que el pacto federal está amenazado junto con la integridad política del país? Basta con leer las declaraciones de un legislador troglodita que amenaza con la desaparición de los poderes estatales si los gobernadores no se someten a AMLO.

En Jalisco se quiere a la buena, porque es peligroso querer a la mala... ¡Ay, Jalisco no te rajes!, me sale del alma gritar con calor, abrir todo el pecho pa echar este grito: ¡qué lindo es Jalisco, palabra de honor!

PD: Nos vemos el sábado 30 de noviembre en la FIL de Guadalajara, a las 19 horas, en que presentaré mi más reciente novela intitulada México Secreto.
25 Noviembre 2018 04:00:00
Las donaciones y los usufructos
Nicanor Moyeda


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un Servidor y Ustedes Lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe una amiga que no nos proporciona su nombre, lo siguiente:

“Amigo Notario, quiero pasar las escrituras de mi casa que me dejó mi esposo a mi única hija, pero quiero dejar algo escrito que mientras yo viva ella no pueda venderla ni hacer nada con ella”.

Estimada amiga, el sentir suyo es el de muchos padre, pues desean entregar su patrimonio y asegurar de alguna manera que sus hijos disfruten de él, pero a la vez no tener algún problema o diferencia por algo material.

Una posibilidad para dar forma a su sentir, es la donación, que es un contrato por el cual una persona transfiere a otra, gratuitamente, uno o más bienes, así lo define nuestro Código Civil del Estado de Coahuila.

La donación es entonces un contrato por el cual una persona llamada donante (quien se desprende del bien), transmite gratuitamente una parte o la totalidad de sus bienes presentes reservándose solo los bienes necesarios para subsistir, a otro llamado donatario (el que recibe el bien).

Este contrato como ya he mencionado transmite el dominio de un bien, por lo tanto, Usted pudiera donarle a su hija su casa, y así “poder pasar la casa a su hija”.

Ahora bien, en cuanto a su preocupación de poder seguir disfrutando del bien mientras viva, mi recomendación es que al momento de realizar la donación a su hijo, Usted conserve el usufructo vitalicio del bien, que sobre su casa quede constituido el usufructo vitalicio y con esto Usted pueda seguir usando y disfrutando totalmente del bien que será de su hija.

El usufructo vitalicio permite al usufructuario (quien recibe en usufructo un bien), usar y disfrutar de un bien hasta su muerte; el propietario del bien conserva la “nuda propiedad”, que quiere decir que es el dueño pero no puede usarlo ni disfrutarlo porque esos derechos los tiene el usufructuario.

Le recomiendo acudir con el Notario de su confianza y discrepar mejor sus dudas.

Los invito a unirse a esta campaña y aprovechar el mes de Septiembre y otorgar su testamento para no “heredar problemas”.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas, y me reitero a sus apreciables órdenes, enhorabuena Amigos!


Envía tus dudas al Notario Amigo
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.notariatrece.com
twitter: @nicomoyeda
24 Noviembre 2018 04:06:00
Democracia participativa
Desde hace algunas semanas ha estado en boca de todos el tema del NAIM, pero más que interesarse el grueso de la población por la cancelación de Texcoco y en cambio la construcción de dos pistas en Santa Lucía, lo que se premió posteriormente al debate fue si la consulta que ejecutó el Presidente electo fue legal y confiable.

Partamos del fundamento de que la democracia participativa no sólo es viable, sino impostergable e importante en tiempos de crisis de credibilidad, y es por esta razón que el esfuerzo por hacer verdaderamente vinculante la voz ciudadana en cualquiera de las figuras que establecen nuestras leyes debe ser mayúsculo: primero, porque no podemos simular que escuchamos a los ciudadanos sólo para dar “atole con el dedo”, y segundo, porque si atendemos el precepto de que la democracia participativa da gobernabilidad, entonces este ejercicio con mayor razón debe mantenerse dentro del marco legal.

Las figuras que actualmente contemplan nuestras leyes y que invitan al ciudadano a participar en las decisiones del Poder Ejecutivo o Legislativo son: consulta popular, referéndum y plebiscito.

En la primera, claramente lo establece la Constitución Política de México, exige requisitos que deben cumplirse para que el ejercicio sea legal y reflejo de un verdadero acto democrático, vigilado y organizado por el INE y no como ocurrió con la reciente consulta carente de representación popular y legalidad, al haber votado sólo el 1% de los ciudadanos registrados en el padrón electoral.

Nuestra ley suprema establece en el Artículo 35, fracción VIII que una consulta popular deberá ser convocada por el Congreso de la Unión, ya sea a petición del Presidente de la República (no del Presidente electo, ojo con esto), el equivalente al 33% de cualquiera de los integrantes del Poder Legislativo federal (diputados o senadores) o al menos el 2% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal. Una vez aprobada la consulta a petición de estas tres figuras, esta deberá desarrollarse el mismo día que la jornada federal en turno y la participación deberá corresponder al menos a un 40% de electores para que el resultado sea vinculante (no el 1%).

En este sentido, hay varias aristas en el tema:

A todas luces la pasada consulta y la venidera son anticonstitucionales, el presidente electo ha argumentado en diversos medios de comunicación que lo hizo así para ganar tiempo, lo cual no es un argumento sólido por donde se le vea ya que está violando lo que establece la Constitución y por supuesto la Ley Federal de Consulta Popular. 

Fue una consulta que por su importante grado de informalidad no prevé medios de impugnación, es decir, es un ejercicio en donde se debe creer ciegamente que todo fue legal, imparcial y correcto, lo cual atenta contra la democracia.

Su bajo índice de participación equivale a que uno de cada 99 mexicanos participó, y aun así se pretende que ese escaso 1% decidiera en el proyecto del NAIM (vamos a esperar qué pasa con la siguiente consulta).

El Presidente electo debió esperar a aplicar sus consultas una vez que fuera Presidente con “todas las de la ley”, incluso en lo personal, no hubiese visto mal que antes de aplicarlas realizara reformas a la Constitución y a la Ley Federal de Consulta Popular con la finalidad de armonizarlas y facilitar el procedimiento, ajustando porcentajes y tiempos, solamente (hacer cambios de más podría traer consigo un desorden de magnitudes no vistas).

De igual manera, considero que debe ocurrir con los referéndums y plebiscitos, si queremos que estos sean verdaderos instrumentos que generen armonía y gobernabilidad, ya que está comprobado que los ciudadanos que participan y se sienten parte de la vida pública, legitiman, y la legitimación genera gobernabilidad. Sin embargo, la gobernabilidad no debe ser a costa de todo, para lograrla debe respetarse la norma y actuar conforme a derecho, hacer lo contrario como ocurrió con el presidente electo podría abrir la puerta a la solitaria y desdichada INGOBERNABILIDAD.
18 Noviembre 2018 04:00:00
¡Todo al revés!
Por Francisco Martín Moreno

El presidente López Obrador afirmó que deseaba ser “el mejor presidente de la historia de México” y que no nos iba a fallar… Yo me sumo a esa noble causa, la del rescate de la nación, con cuanto tengo y soy, para ayudarlo a materializar sus fundados objetivos de bienestar y progreso nacionales. Este país poderoso y creativo, lleno de energía, no se nos puede escapar como arena fina entre los dedos de la mano, ni podemos desperdiciar tanto talento ni volver a decepcionar, una vez más, a 50 millones de mexicanos sepultados en la pobreza, en realidad 50 millones de mechas prendidas que corren apresuradas lanzando chispas a diestra y siniestra, hacia un barril de pólvora seca llamado “Revolución Mexicana”. ¿Qué seguiría de fracasar López Obrador?

Desgraciadamente, las decisiones tomadas durante este interminable interregno que va de julio a diciembre, han producido una tremenda frustración y desilusión y creado un ambiente de crispación e incertidumbre, en lugar de una atmósfera de contagioso optimismo para construir el país que creemos merecernos. Veamos:

En lugar de continuar con la construcción de un gran aeropuerto internacional, un gigantesco “HUB”, un magnético centro de conectividad mundial, llamado a estimular el crecimiento económico del país con decenas de millones de pasajeros y más millones de carga, el proyecto se cancelará con una “consulta” espuria, apartada de la ley, se desperdiciarán miles de millones de pesos con razones “estúpidas”, según el Financial Times, para edificar un aeropuerto inútil condenado por las autoridades aeronáuticas internacionales que no avalarán el aterrizaje de la aviación comercial mundial en Santa Lucía. Un suicidio. En lugar de avanzar, se atrasará el país. Si el barco estaba lleno de ratas, fumiguémoslas, pero no hundamos el barco.

En lugar de aceptar la petición de la sociedad para nombrar a un fiscal anticorrupción autónomo y empezar a construir un estado de derecho, se impondrá, con sospechosos oídos sordos, a un fiscal “carnal” que no garantizará el sometimiento indiscriminado a la ley, porque ésta se seguirá aplicando de acuerdo con los estados de ánimo e intereses del Presidente.

En lugar de reconciliar al país con los mexicanos tomados de la mano para alcanzar el bienestar común, nos arrancamos las viejas costras y nos dividimos entre buenos y malos, chairos y pirrurris y ricos y pobres. ¿Así se combate la desigualdad? Cuando los malos, los fifís y los pirruris (como quiera que se definan estas especies sociales), huyeron de Cuba y de Venezuela, se acabaron esos países.

En lugar de proyectar a México como el país de la oportunidad, se ahuyentan los capitales nacionales y extranjeros, se deprecia el peso, se desploma la bolsa, se lastima a los ahorradores, se cancelan decenas de miles de empleos, se desploman los precios de las acciones de las empresas mexicanas en el extranjero y se desprestigia la colosal marca México.

En lugar de diseñar un plan novedoso de seguridad nacional, con arreglo a una ingeniería financiera para detectar el dinero de los capos y expropiárselos, se militariza el país repitiéndose los procedimientos fracasados de Calderón y de Peña Nieto. En lugar de purgar de vicios a la reforma educativa, ésta se derogará, se perdonará a los maestros reacios a la capacitación y a la evaluación y se excarcelarán a los “defensores de la ignorancia” que atentaron violentamente en contra del patrimonio público. En lugar de construir un país moderno, se funda el Instituto de Formación Política, una organización dedicada a la difusión encubierta de ideas marxistas sacadas del bote de la basura. En lugar de rescatar al sureste mexicano del atraso invirtiendo miles de millones de pesos en el descubrimiento de sitios arqueológicos con su debida infraestructura para atraer al turismo mundial, se propone un “tren maya”, que nacerá quebrado por una previsible falta de aforo. En lugar de un plan para atraer capitales petroleros, éstos huyen en busca de horizontes seguros.

En lugar de construir una refinería de miles de millones de dólares a inaugurar en 5 años, se ignora que, en el mismo plazo, la mayor parte de la planta automotriz será eléctrica y que en Estados Unidos se encuentran gangas para refinar petróleo. En lugar de crear empleos, se regalará dinero como parte de un proyecto clientelista camuflado de asistencialismo para asegurar votos en el futuro. En lugar de cuidar a la alta burocracia creativa y trabajadora, se va a prescindir de ella reduciendo los sueldos y desperdiciando largos años de capacitación. El aumento de la corrupción y de la ineficiencia del sector público son previsibles.

En lugar de generalizar el IVA en alimentos y medicinas, eso sí, con subsidios para las clases más necesitadas, se propone que cada ciudadano tribute de acuerdo con su conciencia, o sea, la ruina del erario. En lugar de proceder a juzgar a la “mafia del poder”, se le perdona. En lugar de estimular el esfuerzo del sector estudiantil, se promueve el “pase automático” y se fomenta la existencia de fósiles. En lugar de fortalecer a la Federación, se crean misteriosos delegados, procónsules, para centralizar el poder político y administrar de “otra forma” las participaciones fiscales. Varios estados podrían amenazar con romper el pacto federal y con ello, propiciar la destrucción del país.

En lugar de privilegiar la capacidad y la experiencia en el gabinete, se prefiere misteriosamente la lealtad y se ignora el profesionalismo con todas sus inmensas ventajas. En lugar de que Pemex continúe exportando crudo para amortizar sus pasivos, se propone cancelar las exportaciones de la paraestatal para precipitarla en la insolvencia. En cambio, la SHCP debe instrumentar una verdadera reforma fiscal sin succionar los ingresos de la petrolera para financiar el gasto corriente. En lugar de estimular el “fracking”, y de promover sus ventajas, niega la tecnología de vanguardia. Resulta más conveniente acelerar las rondas petroleras.

El mejor presidente de la historia de México no puede comenzar por ser el peor presidente electo que se haya conocido desde la independencia de este país.

¿Todo al revés? No, por favor, no..

18 Noviembre 2018 04:00:00
Alianzas PAN-PRD
Por Gerardo Blanco

En el pasado reciente se ha hablado mucho sobre las alianzas que PAN y PRD formaron en diversos estados de la República para contender por las gubernaturas, alcaldías y congresos locales. No se diga la coalición Por México al Frente, encabezada por Ricardo Anaya, mediante la cual compitieron por la Presidencia de la República en julio de este año.

Estas alianzas fueron fuertemente criticadas por una parte de la opinión pública, por considerarse “contra natura”, al conformarse por partidos políticos que se encuentran en los extremos del escenario ideológico; pero también defendidas por otros al considerar que se trata de estrategias políticas que permite la ley electoral.

Fue precisamente este fenómeno que llevó a los investigadores Diego Reynoso y Orlando Espinosa a coordinar el libro: ¿Alianzas Contra Natura o Antihegemónicas? Las Alianzas PAN-PRD en los estados mexicanos, el cual tuve la oportunidad de presentar junto a Víctor Sánchez, Juan Carlos Centeno y Orlando Espinosa, como ya dije, uno de los coordinadores del libro.

El libro hace un profunda investigación para desentrañar, desde una visión comparada, las razones, circunstancias y condiciones locales que inhiben o hacen posible este tipo de alianzas, y al mismo tiempo, indaga en el nivel de efectividad que tuvieron para derrotar al PRI. Los autores se dan a la tarea de contestar diversas interrogantes: ¿Bajo qué condiciones generales se registra la ocurrencia de las alianzas entre el PAN y el PRD? ¿Qué condiciones específicas hicieron posible la formación de estas alianzas? ¿Qué actores fueron decisivos en las negociaciones para hacerlas efectivas? ¿A qué partido político pertenece el candidato a gobernador de la alianza? ¿Cómo han sido las negociaciones distributivas (candidaturas) para lograr el acuerdo?

Para contestar lo anterior, los investigadores estudian las 20 alianzas que estos partidos conformaron en el transcurso de 1991 a 2016. Para esquematizar su cronología, las alianzas se examinan respecto a tres periodos: 1) Las prealternancia, es decir, antes del año 2000; 2) Las posalternancia, esto es los años posteriores al año 2000; y 3) Las que ocurrieron de 2010 a 2016. Respecto a las del primer periodo (1991-1999), las alianzas se respaldaron, principalmente, en dos razones: derrotar por primera vez al PRI y unir fuerzas por hacer frente a leyes electorales inequitativas. Aquí, de cuatro alianzas, se tuvo el primer éxito hasta la elección de Nayarit, en 1999. En el mismo año se llevó a cabo dicha alianza en Coahuila, la cual no tuvo éxito; sin embargo, Viridiana Gabriela Yáñez y Víctor Sánchez hacen un profundo análisis y narran las condiciones en las que se gestaron los acuerdos de la oposición para hacer posible, por primera vez en Coahuila, ese acuerdo. En el segundo periodo (2000-2009) se relatan experiencias importantes, donde el éxito de triunfo se tuvo en estados como Chiapas y Yucatán. Por último, el periodo más exitoso para la alianza PAN-PRD se dio en los procesos electorales de 2010 y 2016, donde se postularon cinco alianzas en cada uno de ellos y se obtuvo el triunfo en seis, es decir, se alcanzó una efectividad del 60%. Además, logró derrotar al PRI por primer vez en seis estados –Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Durango, Quintana Roo y Veracruz–, aunado a que, en Baja California (2013), también ganó la coalición PAN-PRD, sin que el PRI se encontrara en el poder.

Del mismo modo, en el último capítulo se analizan las razones y circunstancias por los que no se ha podido formalizar esta alianza en entidades como Estado de México y Tlaxcala. (Similares argumentos se pueden dar para explicar el fracaso en Coahuila en la elección de 2017).

La obra nos ayuda a entender este complejo fenómeno de las alianzas también llamadas “incongruentes”, y nos da pie a replantearnos diversos cuestionamientos con cara al futuro: ¿Se acabaron las alianzas “antiPRI”? ¿Nacerán alianzas “antiMorena”? ¿Veremos nuevamente aliados al PAN-PRD después del rotundo fracaso en la elección presidencial de 2018? ¿Podremos ver una alianza PAN-PRI-PRD? ¿Qué partido buscará aliarse con Morena?...
18 Noviembre 2018 04:00:00
¿Se puede exentar el Impuesto Sobre la Renta al vender mi casa habitación?
Nicanor Moyeda


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un Servidor y Ustedes Lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe un Amigo que no nos proporciona su nombre, lo siguiente:

“Amigo Notario, mi esposa y yo queremos vender la casa en la que vivimos, pues nos mudaremos a cada de una hija. Nos han dicho que investiguemos para que no paguemos impuestos al venderla, queremos estar preparados. Muchas gracias por sus columnas”.

QuÉ agradable que lo que Ustedes hayan sembrado en su hija, ahora les dé un fruto, y ella vaya a acogerlos en su hogar, sin duda disfrutaran mucho está etapa.

En las siguientes líneas le explicaré qué es el Impuesto Sobre la Renta y también en qué consiste su exención.

Cuando nosotros enajenamos o vendemos, se causa un impuesto que es el “ISR” (Impuesto Sobre la Renta), este impuesto es pagado cuando se obtienen ganancias por la venta del inmueble, lo podemos entender como la diferencia de lo que se pagó por el inmueble y en lo que se está vendiendo.

Después de esto Amigo al Usted comprar en un precio y vender en otro precio puede ser que se genere una ganancia en la venta de su casa y por ello tenga que pagar Impuesto Sobre la Renta.

Ahora bien, en lo relacionado a la exención de este impuesto, existe una disposición legal dentro de la misma Ley del Impuesto Sobre la Renta en la que se exenta del pago de este impuesto cuando la venta es de la casa habitación del que vende.

Este es un tema que deben de consultar con su notario cuando esté realizando el trámite de compraventa, pues existen ciertos requisitos que hay que cumplir, entre otras particularidades le comentó lo siguiente:

1.- Según la Ley del Impuesto Sobre la Renta si su casa tiene un valor menor a 700,000 unidades de inversión (Udis), se puede solicitar al notario que se haga la exención de este impuesto.

2.- Se puede solicitar la exención siempre y cuando no se haya solicitado otra en los tres últimos años.

3.- Se debe acreditar al notario que el inmueble que se venderá es la casa habitación del vendedor y contribuyente con cualquiera de los siguientes documentos.

a) La credencial de elector,

b) Los comprobantes de los pagos efectuados por la prestación de los servicios de energía eléctrica o de telefonía fija.

c) Los estados de cuenta que proporcionan las instituciones que componen el sistema financiero o por las casas comerciales o de tarjetas de crédito no bancarias.

Estos documentos que he enumerado deberán estar a nombre del vendedor y contribuyente, de su cónyuge, o de sus ascendientes o descendientes en línea recta (abuelos, papás, hijos, nietos, etcétera).

4.- Esta exención no tiene un costo ante las autoridades fiscales, es un beneficio específico para las enajenaciones de casa habitación.

Con la anterior información espero haberle orientado en la forma en que pudieran exentar el ISR por la venta de su casa habitación.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas, y me reitero a sus apreciables órdenes, enhorabuena Amigos!

Envía tus dudas al Notario Amigo
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.notariatrece.com
twitter: @nicomoyeda
18 Noviembre 2018 04:00:00
Madruguete de Calderón
Antonio García


Astuto y certero se mostró Felipe Calderón al renunciar al PAN el día de renovación de la Dirigencia Nacional, El Ex Presidente ya lo tenía calculado, espero el momento oportuno para decidir y es de reconocérsele su decisión ya que Acción Nacional desde hace mucho tiempo de ser un partido como alternativa democrática o en esencia humanista.

Critico tajantemente a la camarilla o consorcio que controla al PAN, y que han llevado al desbordamiento del Instituto político.

Con un padrón interno manipulado ganó Marko Cortez, que es la misma línea de Ricardo Anaya, ante esta decisión de los PANistas, Calderón les quitó los reflectores ese día, su renuncia fue la nota del día y paso a segundo término la victoria de Cortez.

Felipe Calderón tuvo 38 años de militancia, fue el primer secretario Juvenil Nacional del PAN, asambleísta del DF, Presidente del PAN, diputado federal, secretario de Estado y finalmente Presidente de la República.

Le caracteriza su astucia política, recordemos que en la época de Vicente Fox el candidato del Presidente era Santiago Creel, y Calderón no figuraba y remontó su persona hasta ser el abanderado de PAN y ganar la Presidencia de la República.

Tiene en mente crear una nueva organización política, junto a su esposa Margarita Zavala, un partido político que represente la honestidad política, la justicia social.

Probablemente se llamaría libre, o a fin al término de “Libertad” la convocatoria tendría que ser presentada al INE en enero del 2019, o de lo contrario se postergaría el registro 6 años más.

Cuando Margarita Zavala fue Candidata Independiente logró reunir más de un millón de firmas que avalaron su candidatura, con ese trabajo previo y con la creación de asambleas en el País, no tendrán mayor dificultad en cumplir los requisitos para la creación del Partido Político.

Felipe Calderón es bien visto en el País, mucha gente lo sigue y en su sexenio se controló la inflación, la estabilidad del peso frente al dólar pese a una crisis de Estados Unidos en 2008, además se otorgaron múltiples créditos de vivienda, entre cosas.

Mínima parte de la sociedad le achaca la responsabilidad y violencia que se generó en ciertas zonas del País, pero la realidad es que la violencia la hicieron los delincuentes, y el como presidente del país, los enfrentó y fue el precursor de intentar acabar con la criminalidad que se vive en el país.

Véalo de esta manera, resolver cualquier problema tiene un proceso y más de esas magnitudes.

La delincuencia organizada era un Cáncer que esta disipado en todo el País con acumulo de pus, que crecía más y más, Cuando Felipe Calderón fue Presidente reventó la Pus acumulada y por ende esto trajo consecuencias, que un principio se divisó en la contestación de los delincuentes, pero a la larga los resultados se verán.

Como el mismo Calderón dijo en una conferencia en Guadalajara, cuando un estudiante lo increpó y le cuestionó sobres los muertos que van en su sexenio, a lo que acertadamente contesto, que si por el fuera no haría nada, y quedarse como si no pasara nada. Pero que en su mandato seria rígido por mantener orden apegado a derecho de estado.

Parte del Éxito de AMLO con su creación de Morena que fue que el mismo recorrió los 2439 municipios que tiene el País, y no nadamos en una ocasión lo hizo, la gente tuvo interacción directa con él. Esto puede ser una buena medida para que Felipe Calderón haga lo mismo, él tiene una gran ventaja, que le antecede ser Presidente de México y ya es conocido en todo el territorio de la República Mexicana.

Con una buena estrategia y con recursos económicos se puede lograr el proyecto de una nueva organización política y el Ex presidente cuenta con ello, tomemos en cuenta que gran parte del PAN con la salida del Ex Mandatario muchos lo seguirán en esta aventura política.

Con las amistades que cuenta calderón locales e internacionales serán un buen estímulo para lograr amarrar curules y alcaldías de manera acelerada.
17 Noviembre 2018 04:00:00
Un panista coahuilense en el 68
Por Arturo Rodríguez

La crisis interna del PAN, expuesta durante su elección interna del pasado domingo 11 de noviembre, amenaza con provocar una profunda ruptura en sus filas. A partir de que el grupo de Ricardo Anaya acaparó el padrón de militantes, el deterioro ha sido imparable.

Esa descomposición no es exclusiva responsabilidad de Anaya y sus incondicionales, pues, sencillamente, los panistas no tienen opciones de tan corrompido que está su partido, con proliferación de negocios al amparo del poder que se justifican en un retorcido sentido del bien común; articulación de clanes familiares en el reparto del botín; imposición de agendas para la desigualdad, cancelación de libertades y fomento de la intolerancia.

Quizás por documentar esa simulación a lo largo de los años es que me resultara tan increíble conocer la posición que hacia finales de los 60 tenía el PAN: un partido que se negaba a aceptar presupuestos públicos para no corromperse; que inspirado en principios liberales asumía la defensa de la democracia en diferentes dimensiones, coincidiendo en un sector con los planteamientos de la llamada Iglesia de los Pobres.

Aunque tenía algunos referentes, fue la conmemoración del Movimiento Estudiantil de 1968 la que me llevó a encontrar el tipo de PAN y a hombres de la talla de José Ángel Conchello, Rafael Preciado y Adolfo Christlieb, cuya elocuencia y definición política se puso de lado de los jóvenes, en intervenciones excepcionales que se pueden consultar en línea en el Diario de Debates de la Cámara de Diputados, por lo que toca a las sesiones de los meses de agosto y septiembre.

La posición asumida por esos hoy extintos panistas fue posible gracias a un vínculo con la comunidad universitaria que en ese tiempo tuvo la dirigencia nacional juvenil del PAN en la persona del coahuilense, Jesús González Schmal, que por aquel año terminaba su licenciatura en Derecho, y era maestro adjunto con Rafael Preciado.

Conocí a González Schmal en Saltillo, en 1993, cuando se postuló a la gubernatura de Coahuila bajo las siglas de una alianza de partidos de los que sólo subsiste el PRD. Venía del Foro Democrático y Doctrinario, una corriente que salió del PAN, integrada mayoritariamente por panistas formados por la generación de Manuel Gómez Morín, así como de los ya mencionados Conchello y Preciado.

En aquel tiempo me llamó la atención el carácter épico que imprimía a su campaña, sin posibilidades de triunfo frente al aparato hegemónico aún prevaleciente, pero determinado a recorrer calles, hablar con personas, acusar corrupciones del PRI y del PAN.

Con el paso de los años lo seguí encontrando en distintas causas ambientales, laborales, políticas y, finalmente, en la generosiddad de la convivencia, él ya, rebelde siempre, sin partido.

Hace unos meses, durante la realización de la serie Ecos del 68, una conversación casual me permitió conocer esas posiciones del panismo. Realizamos una entrevista para la mencionada serie –ahora convertida en libro homónimo– y descubrí que González Schmal tiene amplísimos apuntes sobre aquello, que se reprodujeron en parte en la entrevista, pero que por su cuidado, minuciosidad y relevancia histórica, espero pronto se convierta en un libro.

Y es que hoy, como nunca, el PAN requiere dejar de ser la abominación en la que lo han convertido y estoy seguro que la voz de González Schmal sería una guía para los panistas o para quienes, en la genuina aspiración democrática, se propongan crear algo nuevo que alimente nuestra precaria pluralidad.
17 Noviembre 2018 03:00:00
Humberto en el Paraíso de la Impunidad
Por Gerardo Abraham Aguado Gómez

Pareciera el título perfecto para una película de fantasía o ciencia ficción, pero no, se trata de la realidad, vayamos al punto.

Hace ya 7 años que se dio a conocer la megadeuda en Coahuila contraída mediante decretos falsos y en la que los diputados del PRI y sus anexos reconocieron y ordenaron pagar con el pretexto de que ese dinero se usó en inversión pública, tal como lo estipula la propia Constitución federal, Artículo 117 Fracción VIII: “Los Estados y los Municipios no podrán contraer obligaciones o empréstitos sino cuando se destinen a inversiones públicas productivas”. Nada más alejado de la realidad, ya que es fecha en la que nadie nos sabe explicar qué pasó con esos recursos y en qué obras se implementó. En la Secretaría de Finanzas, entidad encargada de ejecutar los recursos públicos, nadie habla al respecto, y por supuesto es de esperarse que la entidad de Armando Plata encargada de auditar las cuentas públicas tampoco “tenga conocimiento” del paradero de estos recursos.

Pero, por si fuera poco, ya perpetuado este enorme acto de corrupción, nadie ha hecho por perseguirlo y mucho menos castigarlo, al contrario, los encargados de sancionar estos ilícitos ni se inmutan en aparentar hacer como que castigan, sino que es un tema al que le han apostado a que “guarde el sueño de los justos” y termine por olvidársele al colectivo.

Este desfalco protagonizado por “Moreira I y sus 40 ladrones” dejó tantas huellas que les alcanzó hasta para llamar la atención de la justicia en España y en los Estados Unidos; los rastros fueron tantos por blanqueo de capitales que hasta le costó a Humberto pasar unos días en la cárcel para posteriormente salir en libertad por falta de pruebas o ¿por presión del Gobierno federal mexicano?

Para fortuna de muchos coahuilenses, el hecho de que en ese momento no “hubiesen más pruebas” no significó que el caso se desechara y la voluntad de las autoridades extranjeras fue dar con información que confirmó que Humberto Moreira efectivamente ha lavado dinero público en estos dos países y además tenía vínculo con organizaciones criminales.

Lo indignante de la situación es que un acto de corrupción que hasta el más ciego pudiera ver y que ocurrió en Coahuila, México, no es perseguido por las autoridades locales, y sí por
extranjeras.

¿Por qué no hay voluntad para hacer justicia con Humberto? ¿Por qué la Fiscalía Anticorrupción de Coahuila voltea a ver a todos lados menos al correcto? ¿Por qué esta opacidad? Estamos oficialmente ante un Coahuila Paraíso de la Impunidad.
15 Noviembre 2018 04:00:00
¿Mercadotecnia o tradición?
Por Jesús Carlos Mena

¿Qué es mejor? ¿Comprar en el Buen Fin o en Navidad? Desde hace ocho años una empedernida y obstinada mente asegura que se le restó poder al Black Friday y se incrementaron las ventas en el mercado interno. Un burdo y áspero costal de yute es el Buen Fin, que a decir de un líder del comercio organizado sólo adelanta las ventas de Navidad y a cambio a millones de personas le quitaron la tradición de comprar en la época decembrina y no tener deudas.

Pero si usted y yo nos preguntamos: ¿quién gana en el Buen Fin? La respuesta es concreta: comerciantes y banqueros, ambos en contubernio acordaron restar el dinero que los trabajadores reciben de aguinaldo. Hoy, hasta las empresas y los tres niveles de Gobierno deben adelantar una parte del aguinaldo en las fechas previas al Buen Fin para que puedan acudir a comprar las grandiosas “ofertas” que presuntamente tienen listas para las fechas del “fin de semana más barato del año”.

Un líder del comercio organizado de Torreón dijo que el Buen Fin son buenos días para sacar el inventario que se quedó, los artículos de temporada que no se vendieron y aquella mercancía con pequeños defectos. Desde que el Buen Fin nació, se le debatió la autenticidad de las ofertas de los artículos puestos a la venta y la sombra de la desconfianza gravita sobre él desde hace ocho años, no se la ha podido sacudir.

Entonces, el primer ganador de dinero es el comerciante que saca sus saldos, inventarios rezagados y una que otra oferta “atractiva” para poder validar y justificar el Buen Fin y dejar a los consumidores sin dinero y endeudado con los bancos. Ante una agresiva estrategia de consumo, hay que ponerse cubiertas en los ojos y tapones en los oídos para librar el “fin de semana más barato” sin contraer deudas vía tarjetas o desembolso de efectivo.

Los bancos ganan, y ganan mucho porque las ventas de las tiendas departamentales, en acuerdo mutuo, venden a 6, 12, 18 y 24 meses sin intereses. Para cuando diciembre llega, los consumidores ya no tienen dinero más que para la cena de Navidad y de fin de año y una deuda en bancos y tiendas.

Así, toda la emoción de planificar una compra con el dinero del aguinaldo se la llevó el Buen Fin, los bancos y los comerciantes que participan en esta gran estrategia de mercadotecnia, en donde el Gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda, ofrece 500 millones de pesos en premios a quienes compren con tarjeta de crédito o débito.

Así, es muy claro que estimulan el uso del dinero plástico, ayudan a los bancos a intensificar el uso de sus tarjetas y a las tiendas que tienen su propia tarjeta también las impulsan, pero ¿y los comerciantes que no tienen terminal punto de venta para deslizar una tarjeta dónde quedan?

La Navidad se la pasaron por el arco del triunfo porque en la creencia de competir con el Black Friday crearon el Buen Fin, que nada, absolutamente nada, tiene que ver con el viernes negro en Estados Unidos. Planear la compra de una cámara fotográfica, un piano, dar el enganche de un auto con el aguinaldo en la Navidad ya no es posible porque la mercadotecnia, empresas y gobiernos nos empujan a comprar en el Buen Fin y la Navidad a nadie le importa ya, se acabó la tradición por el interés comercial, que igual estaba en diciembre, pero la ambición no tiene límites.
13 Noviembre 2018 04:00:00
Lola, la súcubo
Por Elena Gómez De Valle

Laura Luz Morales nos hace un exquisito regalo. Se trata de su segunda novela ¿Cómo Crees que se Enamoran los Patos? —la primera fue Xilbabá, de la editorial Acequia Mayor— donde a través de una prosa sencilla rica en matices narrativos, con total dominio de la trama y sobre todo del lenguaje masculino nos lleva de vuelta a los escarceos de la adolescencia. Este libro, atrapa desde el inicio porque su historia de desamor que raya en la locura y sus personajes redondos resultan familiares y cercanos.

La relación entre Lola y Ernesto devela uno de los deseos universales más profundos: amar y ser amado. Lo que hiere cuando se elige de manera equivocada y el lazo autodestructivo que a veces se anuda entre las personas.

Laura Luz provoca en el lector —a través de su personaje Dolores— desconcierto y angustia, lo que vuelve atractiva esta historia desarrollada en tres capítulos. La autora devuelve al lector la imagen de su intimidad a través de la narrativa.

Además de esto, Luz Morales hace un recorrido por las calles y edificios de Saltillo, por lo que esta es una novela nuestra, cercana, donde los sitios por los que caminamos a diario construyen la atmósfera de esta historia en la que el amor nunca termina por concretarse.

La escritora, a través de los diálogos, muestra la frustración individual, el dolor, las promesas incumplidas y el placer pero sobre todo la desolación y vulnerabilidad que cualquiera siente cuando las relaciones fracasan o nunca prosperan.

En la novela, Lola seduce a Ernesto como una súcubo, con su aroma dulzón, con el cual lo duerme y domina hasta robarle su simiente y pervertirle sus sueños. Después de largo tiempo de no verse, se reencuentran y Dolores se infiltra en la relación conyugal del protagonista.

Este se deja llevar de nuevo por el momento y los recuerdo de su amor juvenil.

La autora se ha dado a la tarea de buscar la palabra precisa con la cual expresa el gesto, el habla, el sentimiento y el desencanto íntimo de su personaje Ernesto. Logra construirlo de manera redonda, rasgo que revela el buen oído de la escritora para crear el mundo masculino.

En su cuento Doña Socorro —antología Estos Son Mis Papeles— la autora también nos adentra en dicho universo.

Autoras como Margarita Yourcenar —Memorias de Adriano— han abordado anteriormente con total maestría este universo maravilloso de los sentimientos y la vulnerabilidad masculina.

La propuesta de Laura Luz Morales resulta interesante por cercana, cotidiana, palpable y actual. Así mismo, su historia nos remite a la novela del ruso Lev Tolstoi donde el amor entre Vronski y Anna Karenina nunca logra concretarse.

Con una bella ilustración en portada de Memo Ramírez, la edición de Elsa Tamez, publicada como parte de la Colección Los Relámpagos de Jorge del Instituto Municipal de Cultura de Saltillo coordinado por el maestro Jesús de León, se muestra el talento de esta joven escritora saltillense.

Luz Morales además de reportera y columnista ha trabajado como editora para los diarios locales Palabra y Vanguardia. Ha publicado en la revista La Negra Plata, Pola y en la antología literaria Estos Son Mis Papeles resultado de la selección del Seminario de Literura Francisco José Amparán, coordinado por el escritor Julián Herbert. La autora ha sido reconocida en dos ocasiones con el Premio de Periodismo Cultural “Armando Fuentes Aguirre”.

La lectura de esta novela saltillense es obligada para quien desee sucumbir ante Lola, la súcuba y quiera disfrutar y adentrarse en la trama de ¿Cómo Crees que se Enamoran los Patos?
12 Noviembre 2018 04:00:00
Condicionantes del presupuesto del nuevo Gobierno
Por Rodrigo Alpízar Vallejo

El escenario global determina en gran medida las finanzas públicas por su enorme impacto financiero en cuanto a volatilidad del tipo de cambio y aumento sistemático de tasas de interés. También impacta la guerra comercial, el neoproteccionismo y los neopopulismos que trascienden la geografía política tradicional, ya que se erigen de derecha y también de izquierda. El precio internacional del petróleo tiene efectos directos en la administración financiera, por lo que significa en los ingresos del Gobierno y también porque sirve de precio de referencia de los combustibles en México que tienen impacto en la inflación.

Es así que el primer condicionante para contar con un buen presupuesto radica en las premisas económicas de planeación y un adecuado margen de maniobra, por si las variables de referencia se expresan diferenciadamente en el año. Tanto los flujos de ingresos como los egresos se basan en ellos. Sin duda, habrá que aprender a trabajar con incertidumbre y volatilidad en los mercados.

Otro condicionante que no es menor, son los objetivos de política económica en los que se fijan las bases del desempeño de los fundamentales de la economía, ampliamente dominados por la visión neoliberal del crecimiento, más enfocada en la desregulación y el control de la inflación. Aún así, el gasto social ha sido un fuerte componente de la estrategia global de desarrollo, sobre todo en materia de educación, salud y combate a la pobreza.

Cumplir con las promesas de campaña y el proyecto de nación que le dio el triunfo electoral al presidente electo, también se constituyen en condicionantes del presupuesto para el próximo año.

El enfoque neoliberal ha insistido en el escaso margen de maniobra para estirar el presupuesto en combinaciones diferenciadas de ingresos propios y endeudamiento, visión que aportó en poco más de dos décadas un crecimiento del gasto corriente, los costos crecientes del servicio de la deuda y las pensiones, así como escasa inversión pública en relación al PIB.

En la opinión pública destacan las versiones de que no alcanzará el presupuesto para cumplir las expectativas de “cambio de régimen” propuesto por el presidente electo y su equipo de trabajo, el cual a su vez ha socializado enfoques y propuestas de gobierno, así como el desarrollo de diversas consultas mediante foros, reuniones sectoriales, convocatorias por Twitter -nada más ni nada menos- que para definir el acrónimo del T-MEC, así como la controversial consulta ciudadana para la cancelación del NAIM.

La dualidad del proceso de transición abrió un espacio político inédito en el país. Por un lado, el presidente electo y su equipo de transición manejando la agenda del cambio, y sobre todo, el protagonismo mediático. Por otro lado, el Congreso y sus mayorías institucionalizan sus agendas y promueven cambios legislativos con impacto no sólo en la vida pública, sino también en las reglas económicas para la competencia, como la iniciativa de revisión de las comisiones bancarias que emana directamente del líder del Senado.

No sólo se prepara la Ley de Ingresos, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la eliminación de las pensiones a los expresidentes directamente relacionadas con la oferta política de Morena, sino que también surgen iniciativas de compensación social, justicia y desarrollo sostenible de una mayoría que ha tomado el control del Congreso y que reiteradamente sostiene que la corrupción presupuestal se acaba desde los “moches” y otras prácticas que condicionaban, politizaban y desviaban hacia intereses particulares los recursos públicos. Así que la visión de las y los congresistas será otro condicionante para un diseño presupuestal funcional a los objetivos del nuevo Gobierno y a las altas expectativas de cambio sembradas en sus promesas.

Sin duda, la lógica marca la necesidad de lo que en el ambiente empresarial se le denominó “reingeniería” a mediados de los 90 y que hoy se expresa en la “gestión del cambio estratégico”. En un mismo paquete, acomodar una “reingeniería organizacional” del Gobierno, con nuevas secretarías de Estado, nuevos enfoques de los servicios públicos y en donde destacan las coordinaciones federales estatales que también marcan un efecto organizacional, junto con el tema de los salarios de los altos funcionarios que apunta a la “reingeniería de costos”. Aquí destaca la venta del avión presidencial e incluso la cancelación del proyecto del NAIM.

Para estirar la liga para la “reingeniería presupuestal” y que los recursos alcancen para la condicionante de las promesas de campaña, se sostiene un ahorro por corrupción de 500 mil millones de pesos producto de una “reingeniería de programas” con un enfoque diferente, de simplificación y de atención directa, sin intermediarios con la población objetivo de los mismos.

Un paso decisivo para una transición de gobierno exitosa radica en la oportunidad histórica de hacer la reingeniería presupuestal de la mano con el Gobierno saliente y con una Cámara de Diputados plural dominada por Morena.

Una Ley de Ingresos y un presupuesto de egresos responsables serán garantía de estabilidad económica y financiera. Una prueba más para la confianza en México y sus instituciones, pero sobre todo, será una plataforma consistente para el despliegue del desarrollo de nuevas formas del “estado de bienestar” mediante políticas públicas de inclusión social y desarrollo económico sostenible.
12 Noviembre 2018 04:00:00
¿Cómo puede vender un inmueble mi hijo que es menor de edad?
Nicanor Moyeda


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un servidor y ustedes lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe un(a) amigo(a) que no nos proporciona su nombre, lo siguiente:

“Amigo Notario, hace un tiempo le puse a su nombre un terreno a mi hijo, pero ahora lo quiero vender y me dicen que no se puede hasta que sea mayor de edad. ¿Qué podemos hacer?”.

Amigo(a) aunque no me proporciona mucha información, espero con la siguiente explicación dar una orientación a su situación.

La compraventa según el Código Civil de nuestro estado la define de la siguiente manera: “La compraventa es un contrato por el cual una de las partes, llamada vendedor, se obliga a transferir a la otra, llamada comprador, la propiedad de un bien, obligándose esta última a pagar por ello un precio cierto y en dinero”.

Debemos de distinguir las partes que intervienen en la compraventa y lo que son el vendedor y el comprador, uno el que transmite la propiedad de la cosa y recibe un precio cierto y en dinero y el segundo quien paga el precio a cambio de recibir la cosa materia del contrato.

Son obligaciones del vendedor las siguientes:

1. Es responsable de la evicción, esto quiere decir que quien vende es responsable si ante el comprador es hecho valer un derecho anterior a la compraventa, por lo que de privarle al comprador de su propiedad, el vendedor debe indemnizar al adquiriente por los daños y perjuicios causados.

2. Entregar el bien objeto del contrato.

3. Garantizar la posesión útil del bien, el vendedor está obligado a responder de los vicios ocultos.

4. Garantizar una posesión pacífica, se obliga el vendedor a responder de las perturbaciones que por hechos materiales o actos jurídicos anteriores a la venta sufriera el comprador.

5.- El pago del Impuesto Sobre la Renta que pudiera generarse de la enajenación.

Son obligaciones del comprador:

1. Pagar el precio cierto y en dinero, tiempo, lugar y desde luego forma convenidos en el contrato.

2. Pagar en una sola exhibición si no se estipularon pagos parciales.

3. Pagar los gastos de escrituración.

4. Recibir el bien inmueble.

Entre los elementos necesarios para la validez de la compraventa se encuentra la capacidad para contratar, elemento que es necesario en la mayoría de los contratos.

El hecho de que su hijo tenga una propiedad, y quiera realizar una compraventa, no es suficiente para celebrarla, pues hay que cumplir con los requisitos de dicho contrato. A su hijo le falta la capacidad para contratar, capacidad que él conseguirá cuando cumpla la mayoría de edad.

Si la compraventa quisiera realizarse antes de que él consiguiera la capacidad, usted tiene que cumplir con ciertos requisitos que ordena la Ley para la Familia de Coahuila de Zaragoza.

Esta Ley ordena que quienes desempeñan la patria potestad pueden enajenar o gravar los bienes inmuebles de propiedad del hijo o hija, para lo cual habrán de demostrar que existe una causa de absoluta necesidad o evidente beneficio, previa autorización de la autoridad judicial y consentimiento de la niña o niño si tiene 12 años cumplidos o más.

Posterior a ello y si la autoridad judicial concedió licencia a quienes desempeñan patria potestad, para enajenar el bien inmueble perteneciente a la niña o niño, tomará las medidas necesarias para que el producto de la venta se dedique al objeto por el cual se concedió la autorización, y el resto, si lo hubiera se invierta en la adquisición de un inmueble o se deposite en una institución de crédito o se imponga con segura hipoteca en favor de la niña o niño, según sea más conveniente para ésta o éste.

Mientras se cumple con esto que le comento, el precio de la venta se depositará en una institución de crédito, procurando que la suma depositada reditúe el mayor interés y la persona que desempeña la patria potestad no podrá disponer de ese dinero sin orden judicial.

Amigo(a), sí es posible vender la propiedad de su hijo, pero es necesario que un juez lo autorice, y que sea por necesidad o un evidente beneficio.

Le recomiendo acudir con el notario de su confianza y obtener más información de acuerdo a la situación en particular.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas, y me reitero a sus apreciables órdenes, ¡enhorabuena amigos!

Envía tus dudas al Notario Amigo

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

http://www.notariatrece.com

LADA sin costo 01-800-507-3266

twitter: @nicomoyeda
11 Noviembre 2018 04:00:00
¿Tren Maya…? ¡No! ¿Sitios arqueológicos? ¡Sí!
Por Francisco Martín Moreno

El presidente López Obrador (nada de “electo” porque el otro ya se esfumó...) propuso construir un tren rápido en la ruta Maya (Cancún-Tulum-Calakmul-Palenque) con un objetivo turístico y cultural. La longitud de la línea ferroviaria sería de 880 kilómetros a razón de 100 millones de pesos por kilómetro, o sea 90 mil millones de pesos, financiados fundamentalmente con recursos públicos.

AMLO tiene toda la razón en su propósito de rescatar de la pobreza al sureste mexicano, en donde ya estalló en el año 1994 el movimiento de rebelión zapatista. Chiapas, por ejemplo, generó un retroceso al PIB nacional, ya que el ingreso anual per cápita chiapaneco escasamente llegó a los 45 mil, Yucatán a los 80 mil y Quintana Roo a los 125 mil, cifras todas en pesos, una tragedia social. ¡Claro que se requiere un gigantesco esfuerzo de salvamento de nuestros compatriotas abandonados a su suerte con todo y sus innumerables riquezas y bellezas naturales! ¿Cómo negarlo? Sólo que la receta está equivocada.

Veamos: si el precio del viaje del Tren Maya fuera similar al del Chihuahua al Pacífico, el boleto en clase económica costaría 5 mil 200 y 9 mil pesos en primera clase por persona de ida y vuelta, en el entendido que el costo de ambas tarifas sería más elevado que el aéreo en un trayecto similar. En esta realidad empiezan a presentarse las odiosas adversidades derivadas de un estudio a fondo.

Si el tráfico fuera de un millón de pasajeros al año, los ingresos serían insuficientes para cubrir los gastos de explotación, hecho irrefutable que conduciría al subsidio, para ya ni hablar de transportar en un tren turístico, sin carga, a 2 o 3 millones pasajeros, un supuesto imposible de alcanzar porque de los 10 millones de turistas que llegan el área de Cancún y Playa del Carmen cada año, el 30% tendría que tomar el tren, lo cual implicaría que dichos viajeros prolongarán su estancia a 7 días promedio para recorrer la ruta férrea, un objetivo difícil de alcanzar, y más complicado aún, porque sobre la base remota de que 3 millones de turistas compraran el boleto en primera clase, los ingresos sólo alcanzarían para recuperar una tercera parte de la inversión y serían insuficientes para el pago de la deuda y de los intereses a largo plazo.

¿Más? Estaríamos frente un proyecto suicida, ya que no sería autofinanciable. El proyecto en manos del gobierno, (un pésimo empresario, basta con estudiar Pemex y CFE) correría la misma suerte que los Ferrocarriles Nacionales de México, quebrados de punta a punta, una ruina que dejó incomunicado al país con enormes costos económicos. Recordemos las experiencias ferroviarias previas: ¿El proyecto del Tren Rápido Transpeninsular de Mérida a Punta Venado? ¡Cancelado por inviable! ¿El Tren Suburbano de Buenavista a Cuautitlán? Quebrado y absorbido por el Gobierno por falta de aforo. ¿El tren Interurbano del Bajío? ¡Cancelado por inviable! ¿El Expreso maya, un proyecto similar al propuesto por AMLO, 15 años atrás? ¡Fracasó! Las últimas corridas datan de finales de 2009 por razones mucho más que obvias.

¿Un plan de trenes interurbanos de pasajeros para el 40% de la población urbana nacional, con grandes posibilidades de éxito? La ruta México-Guadalajara pasando por El Bajío o la de México a Monterrey, comunicando Querétaro, San Luis Potosí y Saltillo, y Guadalajara a Monterrey pasando por Aguascalientes.

El tren maya está condenado al fracaso porque no sólo se debe considerar el costo de la construcción, sino los enormes subsidios necesarios para mantenerlo en ruta, recursos que bien podrían tener otro destino social. Va porque va, ¿aunque vayamos al abismo? Estudiemos y analicemos el uso de la mejor herramienta para ayudar a los millones de mexicanos marginados. Yo propongo una:

En México existen miles de sitios arqueológicos cubiertos por la selva en el magnífico mundo maya. Yo sugiero no cancelar, en ningún caso, el Consejo de Promoción Turística de México, en buena parte responsable del arribo de 40 millones de turistas en el país, mismos que aportaron una derrama de 21 mil millones de pesos en 2017. Una maravilla. Es un motivo de orgullo ver en el metro de Londres o de Pekín, los anuncios de Chi Chen Itzá...

Si dedicáramos 45 mil millones de pesos, la mitad del proyecto del Tren Maya, al descubrimiento de sitios arqueológicos enterrados por la selva después de cientos de años, tesoros insospechados, tal vez superiores en esplendor a Palenque o Bonampak, y se invitara a las cadenas hoteleras a construir sus instalaciones en esos nuevos recintos históricos, se crearían en el sureste una cantidad enorme de empleos permanentes en la hostelería y en la restauración, además de otras fuentes de riqueza. Parecería conveniente invitar a este proyecto al Gobierno guatemalteco, ya que dicho país guarda también grandes secretos mayas que al descubrirse de la misma manera, se crearía un gigantesco centro turístico de proporciones inimaginables.

Cancelar los fondos de la promoción exitosa de México en el exterior para dedicarlos a la construcción de un tren que nacerá quebrado y subsidiado, parece ser una idea, al menos descabellada, de acuerdo con la experiencia ferroviaria mexicana. Si se trata de crear empleos, detonar un polo turístico cultural de inmensas proporciones mundiales, erradicar la pobreza sin subsidios, entonces a crear, de inmediato, escuelas de arqueología, a asociarnos con otras entidades extranjeras especializadas en la materia, a armar un proyecto conjunto vigilado por el INAH para que los tesoros descubiertos no vayan a dar a museos internacionales y a aprovechar nuestra infraestructura carretera.

El aeropuerto de Palenque, inaugurado en 2014, casi duplicó el número de visitantes en la zona. Los hechos son tercos. No, no va porque va... Va si los estudios sensatos y a profundidad así lo recomiendan. No queremos más elefantes blancos, sino empleos. Descubramos el esplendor del mundo maya y llenémonos de turistas del mundo entero para beneficiar a nuestros compatriotas marginados. ¿Resumen? No al tren maya, sí, a los sitios arqueológicos sin subsidios y bienestar generalizado con millones de divisas...
11 Noviembre 2018 04:00:00
Lo que pasó en la elección de Monterrey
Por Gerardo Blanco

Primero el PAN, después el PRI, otra vez el PAN y por último ninguno de los dos. Así fue el cambalache respecto al ganador de la elección para la Alcaldía de Monterrey, que se celebró el pasado primero de julio.

Todo empezó cuando la Comisión Estatal de Nuevo León, tres días después de la jornada electoral, realizó el cómputo final de la elección, en el que concluyó que el PAN había obtenido 153 mil 35 mil votos y el PRI, 148 mil 356 mil (diferencia del 0.89%), declarando ganador el candidato del PAN, Felipe de Jesús Cantú.

Inconforme con el resultado, el PRI promovió un medio de impugnación local ante el Tribunal Electoral del Nuevo León, alegando múltiples violaciones a los principios constitucionales de certeza y autenticidad de las elecciones. Esta instancia, después de anular 177 casillas electorales por diversos motivos, declaró el cambio de ganador en favor de Adrián de la Garza, candidato del Partido Revolucionario Institucional; resolución que en su momento generó severas críticas al contemplarse, desde cualquier flanco, con escaso sustento jurídico.

Derivado de esto, el Partido Acción Nacional presentó un juicio de revisión constitucional ante la Sala Regional de Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), cuya resolución dejó sin efectos la nulidad de 187 casillas electorales –el órgano jurisdiccional se pronunció, sin causa justificada, sobre más casillas de las que originalmente se anularon (177)– revocando el cambio de ganador emitido por el Tribunal de Nuevo León, regresándole el triunfo al PAN.

Como última instancia, el PRI presentó un recurso de reconsideración ante la Sala Superior del TEPJF, en el cual las y los magistrados, con una votación mayoritaria, aprobaron anular la elección de la capital neoleonesa. A juicio de la mayoría, no existe certeza del resultado en 186 casillas electorales, principalmente, por violación a la cadena de custodia de los paquetes electorales correspondientes, es decir, que los paquetes no fueron entregados a la autoridad electoral, que no se encontraron en el espacio dentro de la bodega de resguardo o que no se entregaron ante el consejo electoral correspondiente. También por otras anomalías relativas a casillas que fueron computadas con los datos contenidos en los resultados preliminares o en las mantas colocadas al exterior de las casillas, y no con las actas oficiales.

Como consecuencia, la mayoría de los magistrados llegó a la conclusión de que la estrecha diferencia entre el ganador y su próximo perseguidor, constituye que las irregularidades resulten determinantes para el resultado de la elección. Esto quiere decir que existió la determinancia –como se le llama jurídicamente– la cual, de acuerdo con la sentencia, se actualizó en sus vertientes cualitativa y cuantitativa: la primera supone que se deben afectar de manera grave los principios constitucionales; la segunda, implica que debe afectar un número tal de ciudadanos igual o mayor a la diferencia entre el primero y segundo lugar.

Al existir una grave afectación al principio de certeza y, por ende, a los resultados de la elección, la Sala Superior ordenó a la autoridad electoral de Nuevo León convocar a elecciones extraordinarias en el referido municipio.

No es lo deseable, pero las elecciones se han anulado y se seguirán anulando, y eso no debe de asustar a nadie. Lo insólito del caso Monterrey es la disparidad, no sólo de los argumentos y criterios jurídicos emitidos por las dos primeras instancias, sino por la abrumadora inconsistencia entre el número de casillas impugnadas, las anuladas y las convalidadas, hecho que abonó a la incertidumbre de los resultados electorales; irregularidades que la Sala Superior denominó como “falta de certeza por parte de las autoridades en la cadena impugnativa”.

En síntesis, podemos decir que la nulidad de la elección se dio por irregularidades cometidas por los funcionarios de casilla, las autoridades electorales y por la incongruencia entre las sentencias de los órganos jurisdiccionales. Para sorpresa de todos, ahora no por actos y conductas violatorias de los partidos políticos. En fin.
11 Noviembre 2018 04:00:00
El proyecto NAIM
Antonio García


El proyecto de construir una obra de 15 mil millones de dólares,( NAIM) Nuevo Aeropuerto Internacional de México, la obra más grande en el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, fue cancelada gracias a una consulta ciudadana que hizo el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Una obra que tiene un 30% de avance, menciona AMLO que no es viable para la economía del país y a cambio propone otra alternativa que es de Santa Lucía, una ampliación del aeropuerto de Toluca costo de aproximadamente 3600 millones de dólares.

La decisión del AMLO analíticamente tendría pérdidas económicas devastadoras para el país, y más aun basándose en criterios populares, la intención puede ser buena, en cuento a que se tome en cuenta la voz de pueblo de México, pero siendo autocríticos la población a la que se le pidió su opinión no conocen del tema, y no sabe si realmente es necesario o no una obra de tal magnitud como la que empezó EPN, ni mucho menos comparar cual aeropuerto es conveniente para el país, si no se tienen los medios ni el conocimiento que esto requiere.

Existen circunstancias en la que opinión popular puede ser tomada en cuenta para las decisiones del poder, para esto tipo de obras que pueden dejar derrama económica, es mejor dejarlo en manos de: economistas, ingenieros, aeronáuticos y estadistas. Gente afín al tema que con su opinión profesional y mediante un estudio de mercado dan su perspectiva si es conveniente o no una obra de tal magnitud, ya entonces las autoridades competentes emiten su postura.

Con este precedente y con la mala reputación de los Gobierno de México, toda obra que impacte por un gasto millonario muy probablemente tendrá será rechazada por la sociedad sin importar la necesidad de la misma, si es sometida a consulta ciudadana.

No es razonable este tipo de consensos que hizo AMLO. Con la propuesta que él tiene de Santa Lucía, y las consecuencias del impacto de la cancelación del NAIM, sería un dinero tirado a la basura, además del incumpliendo por parte del gobierno a las partes involucradas de las mismas. El fracaso del NAIM estará en manos no de AMLO sino del sexenio del EPN por las fechas en que se canceló.

Los empresarios involucrados entre los que destaca el Ing. Carlos Slim manifestaron su desacuerdo con la cancelación del aeropuerto, comentó algo muy provechoso de mucha validez que tienen otros países como es el del canal de Panamá, que es una obra de ingeniería mundial, algo muy similar puede ser el NAIM donde habría flujo circulante que es benéfico para el país.

El nuevo estilo de ejercicio del poder que este implementado Andrés Manuel López Obrador puede ser mal tendencioso en el sentido de lo siguiente; llevar las riendas de un país implica responsabilidad y se tienen que tomar decisiones difíciles, y la mayoría de la veces las decisiones dudan de la credibilidad de su procedencia. Si se va a someter a consulta ciudadana las decisiones del sistema político mexicano y no funciona, se tendría a quien culpar y serían los ciudadanos.

Temas relacionados como la inseguridad, inteligencia, gasto público entre otros, también quedaran en manos de la sociedad? Todo esto cuando no se llegue a un acuerdo! Para eso se eligió un gobernante que nos represente y vea por los intereses de los mexicanos, escuchando desde luego opiniones pero con la responsabilidad de la toma de decisiones bajo una lluvia de ideas de parte de las personas con conocimiento y causa de lo que se planea hacer.

Una buena consulta ciudadano que no pone en tela de juicio la inestabilidad económica ni política del país, es la cancelación de recursos públicos a los partidos políticos, son gastos exagerados que se otorgan a las instituciones políticas donde este año en curso se erogaron 11,904 millones de pesos, en los que MORENA fue de los que se llevó mayor tajada.

Seguir un modelo norteamericano donde las campañas políticas se financian con recursos privados, puede ser buen método de un gobierno austero que tanto pregona AMLO.

Viajar en avión comercial, quitar pensiones a expresidentes son medidas mediáticas que aprovecha AMLO, pero la realidad es que nos desestabiliza como sociedad Mexicana.
10 Noviembre 2018 03:00:00
¡No, Salvador, tú no!
El sistema anticorrupción, en su versión nacional y local, fue creado para combatir la corrupción sumando a nuevos actores, como ciudadanos, catedráticos e integrantes de la sociedad civil organizada que darían transparencia y una credibilidad –que nunca ha tenido– al combate a este mal que ha aquejado a nuestro país y estado durante años.

Según lo que contempla la ley que regula la creación y funcionamiento del sistema, quienes integren sus distintos órganos deben ser personas de probidad y prestigio que se hayan destacado por su contribución a la transparencia, fiscalización, rendición de cuentas y combate a la corrupción.

Hace algunos meses, uno de los órganos (comisión de selección) que rigen el sistema anticorrupción de Coahuila dejó dos espacios vacantes que habían ocupado hasta entonces el actual secretario de Finanzas del Estado y la actual subsecretaria de Planeación Educativa, que por ocupar hoy un lugar en el Gabinete del Ejecutivo estatal, se volvieron incompatibles con la actividad del Sistema Estatal Anticorrupción y por presión de la bancada de Acción Nacional, renunciaron.

A partir de esto, se abrió una gran oportunidad para que el proceso de selección de estos dos integrantes –procedimiento que lleva el Congreso del Estado– estuviera plagado de conciencia ciudadana y vergüenza propia, para que verdaderamente se postularan ciudadanos ajenos a un partido político, destacados académicamente y por supuesto que hayan contribuido a lo largo de su carrera a los aspectos antes señalados.

Pero no, para sorpresa de muchos, el actual rector de la UAdeC, Salvador Hernández Vélez, pensó que a pesar de haber sido presidente del PRI estatal y municipal, diputado local y federal por el mismo partido, sería buena idea postularse a un cargo que por su carácter de rector de la máxima casa de estudios coahuilense, en teoría se permitiese, pero que por respeto y vergüenza jamás debió haber decidido enviar su papelería para ser considerado como integrante de esta importante comisión dentro de un sistema anticorrupción creado para ciudadanos, no para políticos.

Pero lo más grave no es que un político como él quiera infiltrarse en este sistema “ciudadanizado”, al menos sólo en concepción, si no que el actual rector, lejos de haber tenido una carrera que abonará a la transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción, cuando fue diputado de la 58 Legislatura, fue de los legisladores que aprobó y aceptó la megadeuda de Coahuila, sí, así como se lee, en el máximo acto de corrupción que ha vivido nuestro estado, fue partícipe el que hoy quiere tener una silla en la comisión de selección de un sistema anticorrupción que es ya de por sí gris y condenado al fracaso.

No, Salvador, no debes tener un lugar en un sistema que, a pesar de todo, hay quienes no pierden la esperanza de que funcione y castigue a los culpables de los grandes actos de corrupción que han lastimado a Coahuila, sé generoso y dale paso a ciudadanos de probidad que sí sueñan con una función pública sana.

Por: Gerardo Abraham Aguado Gómez
05 Noviembre 2018 04:00:00
La campaña de Trump y la disruptiva transición de gobierno en México
Por Rodrigo Alpízar Vallejo

Esta semana se define el contexto de la campaña presidencial en Estados Unidos con las denominadas elecciones de medio término, que renuevan la correlación de fuerzas en la Cámara de Representantes (baja) y el Senado en ese país, así como la elección de 36 gubernaturas. Esta elección marca el refrendo a la presidencia de Donald Trump o la consolidación de la oposición a su gobierno.

Los escenarios marcan que los republicanos mantienen la mayoría en el Senado y los demócratas recuperan el control de la Cámara baja, sin embargo, el resultado de la elección es definitorio en el futuro cercano. Y no es para menos, ya que las amenazas humanitarias, ambientales y económicas se materializan con consecuencias abrumadoras.

El neopopulismo marca la agenda con la retórica nacionalista y el neoproteccionismo. El enemigo externo “que abusa de las libertades del camino americano”, “países que se roban nuestros empleos con bajos salarios”, “naciones que reciben grandes cantidades de dinero de cooperación y asistencia humanitaria y que hacen poco o nada por sus aliados y filántropos”.

La retórica y las acciones de gobierno del presidente Trump tocan de frente con México. En la visión del mandatario estadunidense prevalece la consigna del “ajuste de cuentas”, de una corrección estratégica que se constata con mecanismos firmes de negociación.

La conclusión del T-MEC es un ejemplo claro en la construcción de esta agenda permanente que afianza las posturas del presidente Trump, le otorga un logro como negociador y aún así se mantienen las aranceles al acero y al aluminio en una negociación que corre en paralelo y que, de llegar a buenos términos, logrará el acceso del acero y aluminio mexicanos a los mercados de EU y Canadá mediante cuotas.

La construcción del muro es otro factor importante de la campaña permanente de Trump con una retórica que polariza mediante la estigmatización, la discriminación y el odio. La polarización construye un discurso antiinmigrante y, a su vez, la recriminación política y social hacia el Congreso de ese país, por no avanzar en leyes migratorias que refuercen su legalidad.

La caravana migrante agrava el panorama para México y sus autoridades, las cuales prácticamente se encuentran preparando la entrega, ante una contingencia humanitaria que rebasó sus capacidades de contención y atención. La caravana sigue con amplia cobertura mediática, solidaridad de la gente y las localidades que los reciben temporalmente, así como la vigilancia de múltiples actores que dan seguimiento a este proceso social.

Las respuestas del equipo de transición y del propio presidente electo de México han sido diferenciadas. Por un lado, el equipo financiero estableció nexos y comunicación con los mercados. Las negociaciones del T-MEC fueron otro espacio de incidencia directa con un resultado favorable a los intereses de Trump, quien cierra el capítulo con la muerte virtual del TLCAN como lo prometió a su base electoral.

Otro aspecto que destaca de la oferta del equipo de transición y del que todavía se sabe poco, es el programa regional fronterizo que busca generar condiciones de desarrollo en la frontera norte con incentivos fiscales que incluyen el ISR y el IVA, además de un salario mínimo oficial diferenciado del país, en una región que prácticamente se encuentra en condiciones de pleno empleo, con rotación de personal altísima y escasa mano de obra calificada.

El programa regional para el sur-sureste de México es otro frente de políticas públicas para generar condiciones de inversión y empleo en la región más rezagada del país. La lista de proyectos estratégicos es larga, pero no se visualiza todavía cómo se expresarán en el  Presupuesto de Egresos de la Federación. El equipo de transición entonces visualiza una estrategia de progreso en México como amortiguador del proceso migratorio.

De aquí se desprende la propuesta del presidente electo para diseñar, en conjunto con EU, una estrategia de cooperación económica para el desarrollo con los países de Centroamérica que contribuya a mejorar sus condiciones locales de progreso y bienestar, la causa raíz del fenómeno migratorio y la violencia extrema en algunas de esas naciones.

Mientras el presidente Trump sigue y seguirá en campaña, el futuro gobierno de México tendrá, a su vez, que articular su propia agenda. La agenda populista se afianzará con la contrarreforma educativa para dar más espacios de acción a los maestros, eliminar la evaluación y revisar de nueva cuenta el modelo educativo. La agenda neonacionalista se concentrará en el ámbito de los recursos naturales, en especial los hidrocarburos, donde se tienen dos frentes: el de los contratos generados por la reforma energética y el rescate de Pemex.

Independientemente del resultado de las elecciones de medio término en EU, la campaña del presidente Trump es y será permanente. De configurarse el escenario de que gane la mayoría en ambas cámaras, el énfasis de sus acciones se concentrará en las reformas legislativas y cambios de gobierno. En cambio, de enfrentarse al escenario adverso de perder el control del Congreso, su énfasis será más agudo en lo mediático, en el golpeteo a sus adversarios y en una agenda aún más disruptiva de cara a la carrera presidencial, así que no se descarta que MÉXICO se convierta en el villano favorito de nuestro vecino y asimismo el imperialismo yanqui puede ser el mejor motor para una agenda nacionalista del nuevo gobierno. Tiempo al tiempo.
04 Noviembre 2018 04:00:00
Del error de octubre al caos
Por Francisco Martín Moreno

Ningún presidente de la República, electo o no, tiene derecho alguno para atentar y destruir el ahorro de los mexicanos, menos aún si México es un país pobre en el que más de 50 millones de compatriotas subsisten penosamente sepultados en la pobreza, sin perder de vista que dentro de esta cifra escalofriante, otros 8 millones calientan su comida con madera, devastando los bosques y selvas del sureste mexicano. ¿Cómo etiquetar a quien desperdicia el ahorro de los mexicanos?

Cuando López Portillo expropió la banca en un arrebato demagógico culposo, otra atrocidad económica y política, la nación tardó hasta el día de hoy en superar los severos daños derivados de la burocratización del sistema bancario, de la misma manera que ha sido imposible trascender a la burocratización de la energía, como es el caso de Pemex y CFE, quebradas de punta a punta y con severas consecuencias para el equilibrio financiero de la nación.

Insisto: ¿qué derecho tiene López Obrador de desperdiciar 200,000,000,000 millones de pesos, una salvajada, por decir lo menos, que le reportarían a México el tránsito de 70 millones de pasajeros, millones de toneladas de carga y una gigantesca derrama de divisas derivadas del turismo y del comercio, recursos de los que ahora ya careceremos? (Digo “tiene” porque todavía podría revertir su decisión suicida al carecer de facultades como presidente electo para detener la construcción del aeropuerto de Texcoco). ¿Qué derecho tiene de cancelar de un plumazo 450 mil puestos de trabajo, peor aún si se trata de un supuesto líder de izquierda que debe ver por el bienestar de los desposeídos? ¿Se trata, entonces, de impedir el arribo de divisas, perjudicar a la economía deprimiendo el turismo y el comercio y dañando tan perversa como inexplicablemente la creación impostergable de fuentes de riqueza tan necesarias en México? ¿Y todo esto por un capricho irracional, como todos los caprichos, que pagaremos todos los mexicanos? ¿Por qué no concesionarlo a la IP y recuperar los recursos públicos?

Si López Obrador contaba con evidencias de corrupción en la obra, tenía que haber investigado a los culpables y encarcelarlos, en lugar de dinamitar y hundir un barco lleno de ratas para acabar con los roedores. Jamás se había visto una decisión más estúpida, decían los diarios ingleses. ¿Cómo reparar el daño de la venta masiva de acciones emitidas por empresas mexicanas colocadas en bolsas extranjeras que perdieron 17,500,000,000 de dólares (dólares) en una sola jornada solo para dejar constancia de la llegada de AMLO al poder y del anuncio de nuevos tiempos que llaman a una nueva debacle mexicana de dimensiones impredecibles? Los tenedores foráneos escupieron los títulos mexicanos no porque nuestras empresas estuvieran mal administradas, no, sino porque su sano desarrollo y solvencia estaban comprometidos en el nuevo gobierno. Los inversionistas extranjeros tienen, claro está, memoria de elefante y patas de conejo, más aún si no olvidan la traumática experiencia cubana y venezolana. Adiós a los empleos que se iban a crear en México con esas divisas que no volverán. ¿Otra metáfora? Aquí va: López Obrador disparó una escopeta en una plaza pública llena de palomas. Estas huyeron despavoridas, a ver cuánto tiempo tardarán en volver...

No sólo se desperdiciarán miles de millones de pesos enterrados en el suelo de Texcoco, sino que se devaluó el peso, se cayó la bolsa de valores, se desplomó el precio de los 6,000,000,000 de bonos verdes con los que se empezó a financiar la obra, se dañó gravemente a las líneas aéreas mexicanas y se impulsó el crecimiento de las extranjeras por medio de los “hubs” de Dallas, Miami, Atlanta y Panamá que se tronaban los dedos para que fracasara Texcoco para arrebatarnos los beneficios de la riquísima conectividad. Lo peor no son los tremendos efectos financieros, no, lo verdaderamente grave es asistir a la muerte de la esperanza ya antes de que López Obrador tome el poder, quien parece montar, sentado al revés, a un caballo desbocado, con los ojos vendados y agarrado de la cola de la bestia. ¿Cuánto tiempo tardará cabalgando de esa manera? Los perjuicios de una caída los pagaremos todos.

Cuando AMLO sostiene que no supeditará su gobierno a la opinión de los mercados, una opinión obnubilada que podría refutar un párvulo, no tardará en padecer, junto con la sociedad mexicana, el peso insoportable de la realidad, sobre todo que Trump está decidido a cancelar las compras de petróleo a Irán, por lo que el precio del crudo podría dispararse y con ello el valor de las gasolinas que México importa a razón del 80%, gracias a la burocratización de la energía. ¿López Obrador va a subsidiar el precio del combustible o asestará un “gasolinazo” en contra del bolsillo de los electores?

Si cada punto que suban las tasas de interés le costará a México 70,000,000,000 de pesos y las tasas están subiendo en el mundo, ¿no se va a supeditar a los mercados y va a llevar a cabo una consulta popular para expropiar los recursos de las AFORES, propiedad de los trabajadores mexicanos y financiar el pago de sus respectivos intereses por medio de la contratación de más deuda, o va a acabar con la autonomía del Banco de México para saquear las reservas mexicanas en divisas, con tal de cumplir sus promesas de campaña a como dé lugar?

De golpe la llamada “cuarta transformación”, un proyecto nonato, nacerá muerta por haber violado el principio de la “sagrada” honestidad con una “consulta popular” espuria y traicionado al electorado con una futura reforma constitucional llamada a decapitar nuestros anhelos republicanos, misma que habrá de conducir a la destrucción de nuestra naciente democracia y, por supuesto, al caos que comenzó con la pérdida de confianza a partir del funesto error de octubre que acabará dañando a quienes, supuestamente, más se deseaba proteger al no haber aprendido ni una sola palabra de la experiencia económica y política de México.
04 Noviembre 2018 04:00:00
El Salvaje llegó a Monclova
Por Gerardo Blanco

El sábado pasado tuve la oportunidad de visitar la Feria del Libro de Monclova 2018, gracias a la invitación que sus organizadores me hicieron para presentar uno de los libros más fascinantes que he leído en mi vida.

Son pocas las instituciones privadas que se preocupan por difundir la cultura en Coahuila. Una de ellas es la Fundación Pape, que organiza, desde hace aproximadamente 20 años, el referido evento literario. La Fundación, encabezada por el licenciado Gerardo Benavides Pape, hace, año con año, una fuerte inversión de recursos privados con el fin de que las mejores editoriales del país expongan su material literario, así como para que escritoras y escritores de talla nacional e internacional presenten sus libros al público de Monclova y de otros municipios vecinos como Castaños, Frontera y Sabinas. Además, realiza importantes acuerdos de colaboración con instituciones educativas con el objetivo de implementar cursos y talleres en distintos ámbitos culturales.

Como decía, en el marco de esta Feria tuve la fantástica experiencia de presentar El Salvaje junto con su autor, el escritor mexicano Guillermo Arriaga, y con uno de los personajes principales de la historia, Sergio Avilés, quien encarna a un excéntrico domador.

El libro contiene dos historias paralelas que, con el sello característico del autor, convergerán de manera inesperada. La primera de ellas se desenvuelve en el México de los años 70; en el México de los gobiernos autoritarios, represores e intolerantes que caracterizaron esa época. El escenario es la colonia Unidad Modelo, de la delegación Iztapalapa, donde asesinan a Carlos, hermano mayor de Juan Guillermo, personaje principal y narrador de la historia. Dentro de los 4 años siguientes a este suceso mueren también sus padres, su abuela, su perro. El espiral de la muerte persigue a Juan Guillermo hasta dejarlo completamente solo. El personaje reflexiona y actúa para salir del abismo en el que se encuentra; suceden decenas de acontecimientos inesperados, como su amor desmedido por Consuelo y su devoción por Colmillo. La presencia de un grupo de católicos de ultraderecha, fanáticos e intolerantes; la policía, la pandilla de los nazis, el domador Avilés y una seria de personajes fascinantes juegan un papel fundamental para el engranaje preciso de la trama.

La otra historia gira entorno a Amaruq, un cazador indígena inuit que habita en las montañas del Yukón, Canadá, y que se obsesiona con cazar un lobo. El lobo que ha decidido cazar hace recorridos imprevisibles que lo llevan a perseguirlo hasta territorios inhóspitos y desconocidos que le exigen sobrevivir en condiciones extremas. Esta historia, como lo dije antes, terminará por estrecharse con la primera.

El libro cautiva desde su primera página. Profundiza en los laberintos de la condición humana; sus personajes reflexionan y vacilan entre la justicia y la venganza; los celos y el amor; la traición, el sexo, el miedo, la soledad, la religión, la amistad, la esperanza.

La estructura del libro presenta aspectos novedosos. Un claro ejemplo son los pasajes culturales, filosóficos, históricos y literarios que contiene el final de cada capítulo. La tipografía se utiliza, en apartados específicos de la historia, para que Juan Guillermo exprese sus sentimientos, emociones y tormentos; es decir, el tamaño de las letras, el espacio entre las mismas, su colocación vertical, diagonal, circular o desordenada involucran al lector íntimamente con el humor del narrador.

Como se acaba el espacio, no queda más que advertir la necesidad de visitar la Feria del Libro de Monclova para disfrutar de los eventos culturales y literarios que pone frente a nosotros. También, como no podía ser de otra manera, recomiendo ampliamente la lectura de El Salvaje, un libro que en su corta vida se ha posicionados en la mayoría de los países de América Latina y Europa. Sus temas contemporáneos conduce al lector por un periplo que lo invita a poner la mirada donde no lo ha hecho y, al mismo tiempo, le abre horizontes insospechados que dejan una fuerte resonancia mucho tiempo después de haber concluido su lectura.
04 Noviembre 2018 04:00:00
¿Qué tan tardado es tramitar un permiso notariado para que un menor viaje no acompañado?
Nicanor Moyeda


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un servidor y ustedes lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escriben unos padres que no nos proporcionan sus nombres, lo siguiente:

“Notario Amigo, nuestro hijo estuvo viviendo con sus tíos en Estados Unidos y dentro de un mes volverá a México en un vuelo y nosotros lo esperaremos acá en el aeropuerto, nos dicen que tenemos que mandar un permiso notariado para poder subirse al avión porque es menor de edad. ¿Qué tanto se tarda eso? Y ¿qué se necesita?”.

El trámite notarial al que ustedes amigos hacen alusión, es muy común, toda vez que cuando un menor viaja sin sus padres, quienes operan los medios de transporte donde viajará un menor no acompañado requieren una autorización especial.

Una de las facultades de los notarios es la de consignar actos o dar fe de hechos cuando así se les solicite.

Las actas fuera de protocolo o también conocidas como actas notariales sirven para hacer constar un hecho que suceda en presencia del notario, se autoriza con su sello y su firma.

Estas actas fuera de protocolo se entregan en original a quien la solicita y además se envía una copia a la Dirección de Notarías.

El reglamento de la ley de Migración establece que cuando algún menor viaje con alguien que no sean sus padres o quienes ejerzan sobre él la patria potestad, deberán presentar un documento a través del cual, quienes ejerzan la patria potestad o tutela autorizan su salida de territorio nacional y que este documento sea otorgado ante un fedatario público.

Por costumbre también en Estados Unidos al tratar de ingresar a ese país un menor sin la compañía de sus padres, también le es solicitada una autorización de los padres para viajar a ese país o bien, como es el caso, salir de aquel país para llegar al nuestro.

Como vemos, tanto en nuestro país como en Estados Unidos, las autoridades verifican que los menores viajan con autorización de quien debe darla; esto también debemos de reconocerlo como una medida de seguridad para los menores.

En su caso específico yo le recomiendo acudir con el notario de su confianza y se informe sobre el otorgamiento de este permiso para verificar la disponibilidad del notario para recibir su comparecencia y le informe los requisitos.

El documento debe contener el nombre completo del menor (como aparezca en su pasaporte), los datos de a dónde habrá de viajar y acompañado de quién lo hará, y que conste la autorización de quienes la otorgan.

Ese “permiso notariado” al que ustedes se refieren, es un acta fuera de protocolo donde habrá de constar el permiso de los padres o quienes ejerzan la patria potestad para que su hijo viaje de Estados Unidos a México, dicho documento habrá de portarlo quien acompañe al menor en aquel país.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas y me reitero a sus apreciables órdenes, ¡enhorabuena amigos!

Envía tus dudas al Notario Amigo
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.notariatrece.com
twitter: @nicomoyeda
04 Noviembre 2018 04:00:00
Seguro Popular
Antonio García


Este organismo desconcentrado, nace de un cabildeo de la Cámara de Diputados en el año 2003, en el sexenio del expresidente Vicente Fox. Con el fin de otorgar servicios de salud a las personas que no estén afiliadas a los servicios de seguridad social. Como lo son, el Instituto Mexicano del Seguro Social o el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del Estado.

Dependiente de la Secretaría de la Salud Federal, coordina la atención de salud a través de los regímenes estatales de protección social en salud.

Cuenta con una afiliación de más de 58 millones de mexicanos, personas que son atendidas de las enfermedades más comunes.

Las mujeres embarazadas son las que más se han beneficiado de este programa, los índices aumentan ya que no cuenta con otro servicio social para ser atendidas.

Los requisitos son los básicos: comprobante de domicilio, acta de nacimiento, cubrir la cuota familiar en el módulo de orientación y afiliación correspondiente, no ser derechohabiente de la seguridad social ( IMSS, ISSSTE), toma de huellas digitales.

De la cámara de diputados, se aprueba el presupuesto de salud, y de ahí se va hacia las entidades federativas para su uso.

Para el año 2015 para la función de salud se otorgó el 2.85 del PIB.

Particularmente en Piedras Negras, el año pasado existía un total de 33,200 familias afiliadas al Seguro Popular, lo cual representa más de 70 mil derechohabientes.

Se les otorga una póliza con una vigencia de 3 años el cual es válido en todo el país, y debe estarse renovando para poder seguir contando con este servicio.

Hemos visto que los servicios de salud han mermado para todos los derechohabientes del IMSS, ISSSTE, y el Seguro Popular. El desabasto y la insuficiencia de los medicamentos y el equipo necesario para trabajar del hospital son la principal causa.

Constantes han sido las quejas, por parte de los beneficiados del Seguro Popular que no son atendidos como debe ser, la pregunta que nos debemos de hacer es…. ¿realmente se está utilizando todo el recurso en materia de salud que percibe el Estado?

El hospital general Salvador Chavarría cuenta con una infraestructura muy amplia dimensionalmente hablando, entonces por qué no se cuenta con lo necesario para poder trabajar?

Ni los médicos ni las enfermeras son culpables de no poder otorgar un servicio de calidad, ellos laboran con lo que tienen, tampoco es justo la criminalización hacia el doctor por no poder atender situaciones de urgencias si no se tienen las herramientas necesarias para poder trabajar.

A mi sentir creo que no fue necesaria la reubicación del centro de salud, Debemos analizar los impactos que tuvo el cambiar de sede del Hospital General, todos los comercios a su alrededor que dependían de la clientela del hospital, quebraron por falta de ingresos, llámense farmacias, puestos de comida, consultorios médicos.
03 Noviembre 2018 03:00:00
El círculo vicioso de la gasolina
Por: Gerardo Aguado

La liberación en los precios de la gasolina, que dejó a estos sujetos a las referencias internacionales durante 2017, trajo consigo incrementos que generaron inflación, y a su vez aumentos en los costos de la canasta básica. Todo esto a pesar de que las autoridades federales se comprometieron a implementar medidas para mitigar al máximo las fluctuaciones de los precios de los combustibles. Desde luego que factores como la volatilidad cambiaria impactaron aún más.

Para este 2018, las autoridades hacendarias anunciaron que los precios serían liberados plenamente, dejándolos sujetos a elementos de la cadena productiva como el costo del petróleo, transporte, almacenamiento, oferta y demanda, y por supuesto el tipo de cambio; abandonando los controles administrativos y fiscales que se habían mantenido hasta el año 2017.

A raíz de lo antes mencionado y como se ha ido dando a conocer, nos estamos enfrentando a una serie de incrementos en todo lo que va del año, inclusive estos variando dependiendo de la región o el municipio y hasta la gasolinera. La SHCP, como medida principal para tratar de mantener estables los precios, mantiene mes con mes un paquete de estímulos fiscales al IEPS.

Lo más grave de este asunto es que afecta directamente al comercio, ya que este funciona por el transporte de mercancías principalmente. Si el costo de movilizar los insumos y productos aumenta, entonces el comerciante o empresario se ve obligado a incrementar los precios de los productos que ofrecen para balancear pérdidas y costos de operación (imagínense esto agregando las altas tarifas de la Luz, pero de eso hablaremos la próxima semana). Entonces esto se vuelve un círculo vicioso en donde hay aumento generalizado de bienes y servicios, personas que pagan más por sus satisfactorios pero ganando el sueldo de siempre.

El Gobierno federal, conforme a sus atribuciones, tiene el deber y obligación de hacer todo lo que esté a su alcance para no sólo estabilizar los precios de este combustible fósil, si no para fomentar el empleo y proteger el consumo de los más necesitados que ante esta inflación les cuesta más acceder a sus insumos de primera necesidad.

De igual forma, el Congreso de la Unión tiene plenitud de atribuciones para actuar al respecto y eliminar o disminuir considerablemente el famoso Impuesto Especial por Producción y Servicios (IEPS) a través de reformas a la ley que regula todo lo referente a este impuesto.

Si no se hace algo pronto este incremento seguirá haciendo daño al país, pero debemos también estar conscientes de que no sólo debe frenarse la alza, si no revertir los precios y estabilizarlos hasta un punto medio justo y realista con la economía nacional. Fórmulas para poner remedio a esta desmedida alza existen, lo que en apariencia falta es un ingrediente de primera necesidad: voluntad política.


02 Noviembre 2018 04:00:00
China y Japón, ¿amigos?
Claudia Luna Palencia


Si algo ha hecho posible la asunción de Donald Trump a la Casa Blanca es que hasta los polos opuestos en la geopolítica actual empiezan a buscar alianzas y nuevos canales de entendimiento, a manera de desmarcarse, respecto del discurso incendiario que pretende desmontar el multilateralismo.

Hasta la canciller germana Angela Merkel se ha acercado por conveniencia a su homólogo ruso Vladimir Putin; las dos Coreas, viejas antagonistas desde 1953, trabajan por un acuerdo de paz y de vinculación; Israel por vez primera desde que se creó como Estado ha buscado un acercamiento con Omán (país que no lo reconoce como tal) en aras de encontrar un punto de entendimiento para la paz en Medio Oriente; y lo inimaginable también ha sucedido con el más reciente acercamiento bilateral de comercio e inversiones entre Japón y China.

Al menos en apariencia ha quedado atrás el distante encuentro en 2014 entre el presidente chino Xi Jinping y el primer ministro japonés Shinzo Abe durante la Cumbre de la APEC; en el photocall del evento que tuvo como sede Pekín, el apretón de manos entre ambos mandatarios si bien fue cortés no dejó de ser distante e impostado.

En la APEC, los dos convinieron en trabajar por reforzar y relanzar sus relaciones bilaterales…. hasta ese momento sin mucha prisa; pero Trump ha cambiado el ritmo de los tiempos en parte por las sanciones de 250 mil millones de dólares impuestas a 6 mil 213 artículos y mercancías importadas desde China.

Hace unos días, el presidente Abe fue recibido con honores en una visita oficial en Pekín… hacía siete años que ningún otro líder de su país había acudido a China, y llevaban años esquivándose. “Quiero comenzar una nueva era para Japón y China con el señor Xi”, dijo ante la prensa.

Para su anfitrión es una oportunidad “para no amenazarse ni agredirse” y fundamentalmente para “mantener una relación entre China y Japón estable a largo plazo, algo que beneficiará también a la estabilidad de la región”.

Bajo ese marco acordaron: 1) Mejorar la cooperación en financiación, innovación o propiedad intelectual; 2) coadyuvar a la desnuclearización de la Península de Corea; 3) avanzar en proyectos de infraestructura; 4) fueron signados 500 acuerdos entre empresas chinas y niponas; y 5) recuperación del mercado cambiario de divisas entre ambas naciones.


A COLACIÓN

Este es el relato en carne viva de cuando David se enfrentó a Goliat y terminó conquistándolo y ocupándolo a lo largo de 14 años desde 1931 hasta 1945.

Además es la prueba de que en una guerra no siempre gana el que tiene mayor población ni mucho mayor territorio: Japón es tan pequeño que su territorio cabría veinticinco veces en China, no obstante, ni su extensión geográfica ni su densidad demográfica fueron óbice para dominar –contra todo pronóstico- al gigante asiático.

La realidad es que las heridas de la guerra siguen supurando agriamente en pleno siglo XXI: Alemania, una nación democrática, cada año pide perdón a los judíos por el Holocausto.

Empero, no son los únicos agraviados, miles de millones de chinos rememoran de generación en generación la devastación nipona en su territorio, una historia escrita, letra a letra, con sangre y lágrimas derramadas por cientos de miles de civiles masacrados por el Ejército Imperial Japonés.

En Asia Oriental, se pretende que los libros de texto y de Historia no escondan el dolor infligido contra terceros países por apetitos de ambición y de avaricia; durante décadas China ha protestado porque considera que los libros de Historia de los escolares japoneses no testimonian ni plasman fehacientemente todo el daño en devastación territorial y destrucción de la vida humana provocados por Japón en las guerras inmediatas pasadas del siglo XX.

China ha reclamado siempre la matanza en Nanking de más de 300 mil civiles, no obstante, Japón reconoce que fueron 250 mil soldados chinos caídos en batalla; aunque hace más de una década, el gobierno de EU desclasificó sendos archivos en los que, según la prensa china, refieren a dicho episodio con datos de medio millón de civiles “exterminados salvajemente” por los nipones.

Durante la guerra con China y su ocupación desde 1937 hasta 1945 no hizo falta que los japoneses liderados por el emperador Hiroito edificasen campos de exterminio, como los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, porque ni siquiera se tomaban con miramientos clasificar a la población.

Nanking es la piedra angular en las relaciones diplomáticas entre China y Japón, es la amargura, la impotencia, la rabia y el desconsuelo de varias generaciones. ¿Podrá China finalmente dejarlo atrás?

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales

@claudialunapale
01 Noviembre 2018 04:00:00
El poder de la publicidad
Por Jesús Carlos Mena

Una buena campaña publicitaria genera emociones o sentimientos en los consumidores por la creatividad con la que se realiza y se presenta al público. Sus costos no son baratos, quien ha contratado publicidad lo sabe y es aquí donde nace uno de los principales frenos para los negocios.

A la publicidad, una parte importante de los negociantes la considera más un gasto (dinero que no regresa) que una inversión (retorno de dinero), ya que piensa que no es efectiva o que no vuelve con creces el dinero aplicado. Sin embargo, poner a creativos a realizar una campaña publicitaria no es nada barato porque no basta sólo un anuncio, sino toda una estrategia para saber a qué público se va a llegar.

Por ejemplo, qué tan sencillo o complicado resulta vender libros en México si es un país en el que al año se leen 1.5 libros. Bueno, la librería Gandhi salió con anuncios de fondos amarillos y letras negras con frases como “Tenemos libros de superación nacional”, textos cargados de ironía, verdad y sarcasmo, que resultaron todo un éxito publicitario. O quizá algunos recuerden ese anuncio que incluía la frase “La rubia que todos quieren”, refiriéndose a la cerveza Superior y que empleaba a una mujer rubia muy atractiva para decir que la cerveza era clara. Fue una campaña de 1985 que a la fecha aún se recuerda.

Los comerciales o anuncios deben ir acompañados de toda una estrategia de posicionamiento de la marca en la mente de las personas y ello incluye acciones a realizar. Un ejemplo fue la acción que realizó la marca de huevo San Juan, que obsequió maletas a viajeros que utilizaban cajas de huevo como maletas en la central de autobuses Tapo, en la Ciudad de México. Sí, les cambiaron su caja de huevo por una maleta nueva, con lo que San Juan se posicionó y dejó una acción en la mente de su consumidor.

La publicidad se trata entonces de creatividad absoluta, necesidad de estar presente en la mente de los consumidores a través de acciones que promuevan su recuerdo, de ahí que sea un servicio no barato.

Hoy, los medios de comunicación tienen en las redes sociales toda una diversidad de públicos impresionante, en donde el lenguaje con el cual se van a dirigir debe ser diferente al que se emplea en una versión impresa de un diario o de un comercial de televisión.

Vale la pena invertir en la publicidad; claro que sí se va a desembolsar un recurso, sí, pero a cambio se tendrá una acción muy valiosa: estar en la mente del consumidor, que es el activo más costoso que un medio de comunicación puede ofrecer.

Transformar un negocio es también trasmutar la mente que tenemos para ver las posibilidades que podemos obtener a través de la publicidad que se compra en la radio, televisión, periódico o internet. Hoy los canales para llegar a los consumidores se han multiplicado, sólo se requiere tener claro a quién se desea llegar.

La publicidad no es un gasto, es una inversión que vale lo que cuesta porque ofrece posicionamento de un elemento muy valioso del negocio como es su marca, a la que le sumará valor en el mercado por el reconocimiento en la mente del consumidor que le generará, el elemento más valioso de una campaña publicitaria.
30 Octubre 2018 04:00:00
¿Esa mujer soy yo?
Por Iveth Luna Flores

Cuarenta años fueron suficientes para que la poeta Gloria Gervitz escribiera, reescribiera y formara Migraciones (Editorial Mangos de Hacha en coedición con Secretaría de Cultura, 2017): un poema que comenzó a nacer en 1976. Un poema que parte del deseo y el miedo por parirse a sí mismo, “porque con la poesía una siempre está intentando”, dice la autora en una entrevista con Irene Zoe Alameda (2013). ¿Qué significa estar despierta? Estar despierta, nos sugiere Migraciones, preguntar, mantenerse lúcida e intuitiva en cada etapa de la vida, a través de la exploración del propio ser, el ser femenino.

La forma en la que conectamos –inicialmente, a veces no– con nosotras mismas es por medio de lo físico: la piel. Una niña se mira desnuda, se toca, explora, encuentra el punto de placer y ahí se queda, comienza a desbocarse corporal y verbalmente. De dónde viene el lenguaje si no es de lo epidérmico. Pero además, ¿dónde comenzamos a formarnos? Fuera de los labios de nuestra madre, lejos de su calor corporal y simbólico: ¿cómo generar nuestro propio calor? Gloria Gervitz tensa –durante 40 años– la cuerda de la que se sujeta la angustia humana: ¿es posible un lenguaje propio? ¿Dónde lo ancestral, dónde nuestro núcleo familiar? ¿Cuáles y quiénes son nuestras pérdidas?

Migraciones es un poema extenso dividido en fragmentos, capítulos que se publicaron paulatinamente, fragmentos que se corrigieron una y otra vez, pero sólo de la “panza”, como llama Gloria Gervitz a la parte de en medio de este poema, porque asegura que el principio y el final del poema están intactos. Frente a un mundo que migra a velocidades apresuradas, donde queremos pescar certezas y arrojarlas en papel y espacios digitales, frente a la dictadura tradicional de las voces de los poetas mexicanos que lanzaban y siguen lanzando “verdades” sobre el amor, el erotismo masculino, la mujer, el cosmos y la cotidianidad, Gloria Gervitz respira, respiró e inyectó de oxígeno a su poema, lo hace crecer y medita junto a él: “y yo quería saber/ pero sólo me fue dado preguntar”.

Un ejercicio de duelo, de traducir la ausencia de las cuidadoras: madre, abuela, nana. Al aceptar que apostamos por el amor desmedido hacia quienes nos procuraron y enseñaron, recordamos, nos nombramos en la vulnerabilidad y recibimos ese rebote de afecto: “y en lo sola/ y conmigo/ en lo solo terco/ y vanidoso/ esta yo/ a la que tanto quiero/ y tanto me quiere”. Enunciar la presencia es también señalar lo que se fue de nosotras con ella: “¿y si me quedo sola/ sola en lo solo/ de este cuerpo solo?”. Al ser lúcidas de nuestras propias carencias podemos ser conscientes y humanizar a nuestra primera mujer amada: “y mi madre tiene más miedo que yo/ y está más huérfana que yo/ y yo traigo su miedo”.

En el límite del miedo y del deseo de la voz poética de Migraciones está la pulsión constante de lo que fue y no, lo que es y lo que será. El reclamo injusto que hacemos a nuestras madres, al pasado, la exigencia de quienes estamos siendo, monitoreadas por esa mirada maternal, constantemente severa, que no es más que la vara del patriarcado con la que ellas también se midieron. Ir hacia el encuentro de nuestra niña loca que nos mira desde adentro: “ábrete al placer de estar preñada de lo que no puede decirse/ date a luz a ti misma/ empújate hacia afuera”.
28 Octubre 2018 04:00:00
Una bofetada a la nación
Por Francisco Martín Moreno

He dedicado gran parte de mi vida al estudio de la historia de México y no recuerdo el nombre de ningún presidente electo o en funciones, que se burlara abiertamente y en términos tan infamantes de la inteligencia nacional con independencia de la magnitud que el lector quisiera concederle a este último enunciado. 

AMLO ha venido distrayendo en los últimos dos meses a la sociedad mexicana con el NAIM, un proyecto indispensable e inaplazable que reportaría beneficios irrefutables al país, en lugar de explicar su estrategia para resolver los complejos problemas nacionales, aportar las claves para construir un estado de derecho, proponer su táctica para erradicar la corrupción, crear cientos de miles de empleos, atacar la informalidad y la desigualdad social, así como elaborar planes para financiar el pago de los crecientes intereses de la deuda pública y enfrentar la amenaza ya presente derivada de la robotización, entre otras acechanzas que deberían alarmar al nuevo gobierno. 

¿Por qué, entonces, crear una espesa cortina de humo en esta coyuntura que debería aprovecharse para crear estabilidad y certidumbre y no zozobra, si es que en realidad desea convertirse en el mejor presidente de la historia de México. 

¿A la “honestidad valiente” le es irrelevante que la consulta sea ilegal de acuerdo al Artículo 35 de la Constitución? ¿No importa que la Cámara Nacional de Autotransportes, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores, el Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados para la Aviación, Corporación Mitre, la Organización de Aviación Civil Internacional, el Colegio de Pilotos Aviadores de México, el Colegio de Controladores de Tráfico Aéreo, el Colegio de Ingenieros Mexicanos de Aeronáutica, entre muchas otras autoridades aeronáuticas más, hayan aprobado el aeropuerto de Texcoco y descartado el de Santa Lucía? Si quienes nos oponemos a la consulta, según él, somos “corruptos”, ¿cómo calificar entonces a quien abusa de la ignorancia y de la buena fe de la ciudadanía al llamarla a tomar una decisión cuyas consecuencias desconoce? 

La consulta, una burda manipulación practicada por quien se erigió como el patriótico y luminoso defensor de la legitimidad electoral, constituye una estafa desde el sitio Mexicodecide.com, porque no funciona, los interesados pueden votar cuantas veces les venga en gana y la tinta, supuestamente indeleble para impedir posteriores sufragios, se borra de inmediato. El voto no es secreto, las casillas fueron colocadas tendenciosamente en municipios de concentración morenista, sin tomar en cuenta a quienes sí utilizan los servicios aéreos. Morena es juez y parte.

¿Y si las últimas elecciones hubieran sido organizadas como la actual consulta y hubieran ganado Meade o Anaya? 

¿Más? ¡Sí, claro! Las casas encuestadoras y diarios como Enkoll, Mitovsky y El Financiero, entre otros más, confirmaron a través de encuestas de opinión, la posición mayoritaria ciudadana de continuar con Texcoco, conclusión compartida con diversas organizaciones de reconocido prestigio internacional, como ALTA, Latin American and Caribbean Air Transport Association, OACI, Organización de aviación civil, Naco, Airport Consultancy and Engineering, IATA, Asociación Internacional de Transporte Aéreo y ARUP, Arup Group Limited, empresa especializada en dichos temas, entre otros tantos más.

Ni la opinión de expertos mexicanos y extranjeros, ni la de las cámaras, asociaciones, centros, corporaciones, organizaciones, colegios y otras autoridades aeronáuticas más, ni las encuestas ni las posiciones de peritos publicadas en los diarios, lograron hacer entrar en razón a AMLO y a su futuro secretario de Comunicaciones, este último, ya acusado de alterar peritajes internacionales a favor de Santa Lucía. 

No importaron los probables litigios entre empresas y gobierno ni contó la imposibilidad de amortizar los bonos verdes con valor de 6 mil millones de dólares, ni alarmó el daño a la imagen pública de la próxima administración renuente a cumplir los contratos ya firmados ni preocupan los obstáculos futuros para obtener financiamiento exterior para construir el tren maya ni se consideró el costo de la incertidumbre económica que podría aumentar las tasas de interés de la deuda pública, con lo cual se podría desfondar el próximo gobierno. Ningún argumento conmovió a AMLO…

Según la opinión de quien suscribe esta columna, López Obrador ha descubierto una abundante fuente de diversión al comprobar el revuelo nacional originado en sus declaraciones en los medios de difusión y le produce una intensa alegría jugar con la incertidumbre pública como si México fuera su juguete favorito. Una prueba de su inmensa dicha consiste en observar sus fotografías exhibiendo enormes sonrisas sin ostentar la menor preocupación, así como la inmensa felicidad que mostró al votar en blanco con el propósito de exhibir una ridícula, como inexistente objetividad. Él es el presidente, manda en el país, hace lo que desea y lo demuestra con la presente consulta…

El lunes AMLO anunciará a los medios que el proyecto en Texcoco va a culminarse y la consulta será desechada, porque finalmente la iniciativa privada se hará cargo de la obra sin la necesidad de invertir recursos públicos, obstáculo que, en buena parte había justificado la llamada “consulta”.

Si ya se había decido continuar con el aeropuerto de Texcoco, ¿cuál era la necesidad de jugar con la opinión pública y mentir con el insultante argumento de que el pueblo es sabio y experto también en cuestiones aeronáuticas?¿Por qué tener en jaque al país, a las calificadoras y a la inversión nacional y extranjera? ¿Tenemos acaso a un presidente travieso y juguetón con todos nosotros, un político que apuesta en forma insensata su capital político movido por una sorprendente y novedosa proclividad egocéntrica, hasta ahora desconocida en él?

Si todo estaba resuelto de antemano y se jugó con la opinión pública y Texcoco va, malo, muy malo; ahora bien, si no se trató de una burla y Santa Lucía va, bienvenidos entonces a otro sexenio sin palabra de honor,en el que se ignorará la fuerza impulsora de las razones y de la realidad. 

El error de octubre de cualquier forma ya se dio y consistió en el anuncio de la destrucción ética de la “cuarta transformación”, una bofetada a la nación…Por
28 Octubre 2018 04:00:00
¿Partidos sin ideología?
Por Gerardo Blanco

Un breve pasaje del Antiguo Testamento reza : “…han salido hombres indignos de en medio de ti y han seducido a los habitantes de su ciudad, diciendo: ‘Vamos y sirvamos a otros dioses’”. (Deuteronomio 13:13). Así como en este par de líneas, encontramos diversos pasajes bíblicos que hacen referencia a los apóstatas, aludiendo a aquellos hombres que después de ser fervientes creyentes del cristianismo, renunciaron para repudiar todos y cada uno de sus postulados. El mismo nombre llevan en cualquier religión, cuando desertan los fieles al sentirse traicionados, desilusionados o abandonados.

Semánticamente dicho vocablo también se utilizó para fines políticos, esto es, para distinguir a los militantes y candidatos que saltan de un partido a otro por oportunismo y conveniencia política. Sin embargo, en años recientes se le denominó de otra manera: transfuguismo político o electoral. El transfuguismo consiste, en términos generales, en que los militantes renuncien a un partido político para enlistarse en las filas de otra fuerza en busca de un beneficio personal, como una candidatura o cargo público. En el caso de México, esta práctica se empezó a utilizar en mayor medida con el desmoronamiento que el Partido Revolucionario Institucional comenzó a experimentar a finales de los años 80.

Resulta trascendente recordar que cuando los ciudadanos deciden afiliarse a cualquier partido político, hacen una manifestación de adherirse voluntariamente a sus documentos básicos por congeniar –supuestamente– política, ideológica y moralmente con los mismos. Entre dichos documentos se encuentra la Declaración de Principios, instrumento donde se estipulan los postulados ideológicos del partido político, cuyo contenido nos ilustra si la doctrina del partido es conservadora, liberal o, como en algunos casos, se posiciona en el centro de ambos extremos.

Sin embargo, cuando menos en los últimos dos años, la práctica del transfuguismo la hemos visto ejercerse de manera masiva a partir de que Morena se posicionó como favorito para arrasar en las votaciones del pasado mes de julio y, en la misma proporción, una vez que ganaron de manera contundente la elección presidencial.

Esto provocó que gran cantidad de políticos pertenecientes a las filas de otros partidos –principalmente del PRI y del PAN–, con astucia, destreza y oportunismo, optaran –y sigan optando– por involucrarse en Morena, no por identificarse genuinamente con sus posturas ideológicas, sino por mero pragmatismo primitivo cuyo objetivo fundamental es participar en el reparto de los cargos del partido concentrador del poder. Para los apóstatas, lo que antes resultaba un movimiento unipersonal inspirado en principios autoritarios, ahora es el partido democrático que solucionará todos problemas de nuestro país.

Los apóstatas políticos modernos suelen acordar en privado su admisión en el nuevo partido para después manifestar públicamente su dimisión con el pretexto de siempre: “Mi partido se alejó de sus principios e ideales”; lo que se traduce en que no obtuvieron el cargo o la candidatura que deseaban. Al apóstata no le importa luchar por democratiza los procedimientos internos de su partido, tampoco reflexionar en la soledad del apartidismo, solo le urge acomodarse en el fuerza que ostenta el poder.

Bajo esta lógica, es conveniente plantearnos las interrogantes siguientes: ¿podemos tener un progreso social, político y económico sin la existencia de doctrinas e ideologías divergentes? Dicho de otra manera, como sociedad democrática, ¿lograremos un cambio auténtico sin posiciones contrapuestas que generen diálogo, deliberación de ideas, oposición y consensos? La respuesta de ambas preguntas, desde la perspectiva de quien esto escribe, es no. Una democracia que se encuentra en proceso de maduración necesita de un sistema de partidos robusto, plural, con fuerzas políticas ideológicamente consistentes y con una oposición crítica. Desgraciadamente, los apóstatas nos hacen transitar hacia el rumbo opuesto. ¿Quién se irá mañana a Morena?
27 Octubre 2018 04:00:00
Mesillas, el fracaso de otra privatización
Por Arturo Rodríguez García

En la cúspide de su política securitaria, el presidente Felipe Calderón Hinojosa decidió concesionar la construcción de ocho centros penitenciarios a empresas privadas, emulando así la política que en Estados Unidos ha favorecido a una cierta clase política y empresarial.

Las fórmulas son coincidentes. En Estados Unidos, entre 2001 y 2009, Dick Cheney se convirtió en el vicepresidente más poderoso de la historia de ese país, principalmente, por su notable influencia en la política de seguridad nacional, los sectores energía y la industria militar.

Contra la opinión más o menos generalizada en México de que los procesos políticos, sociales y aun judiciales en los Estados Unidos, son más limpios, profesionales y eficaces que acá, la sola presencia de Cheney en la administración Bush era prueba de lo contrario.

Cheney, estaba involucrado en grandes trasnacionales de la energía y la seguridad como Halliburton y Lockheed Martin que, además de estar relacionadas con los negocios de la guerra (el período de Afganistán e Irak), adquirió contratos para la administración de penitenciarías y centros de detención migratoria. Como en México, al más alto nivel, los negocios al amparo del poder.

El discurso securitario se relacionaba con la amenaza terrorista que se endilgó a Osama bin Laden y a Sadam Hussein. Mientras se imponía la lógica del terror, hubo grandes negocios para los fabricantes de armas, renta de mercenarios, administración de instituciones, consultorías y, encima de todo, negocios energéticos tras las invasiones.

El gobierno de Felipe Calderón hizo más o menos lo mismo: anunció una “guerra contra el narco”, estimuló la violencia militarizando, como no tenía más industria militar que la estatal optó por convertirse en cliente de las trasnacionales y, finalmente, lanzó las licitaciones para que empresas privadas administraran penales.

Y si en Estados Unidos era claro el conflicto de intereses, en México los gobiernos son campeones para eso. De los ocho penales concesionados, el de Coahuila quedó en manos de Tradeco, la empresa consentida del calderonismo, contratista de las obras emblemáticas del sexenio como el puente El Baluarte.

Dicha empresa era dirigida por Federico Martínez Salas, un magnate sexenal de la construcción, vinculado con las élites panistas, en especial desde que Felipe Calderón fue secretario de Energía y tan cercano, que fue el cerebro del diseño del Programa Nacional de Infraestructura (PNI) 2007-2012, del que a la postre sería beneficiario como constructor.

Son muchas las obras que del período de Calderón quedaron pendientes a Tradeco. Por ejemplo, la ampliación a cuatro carriles de la carretera La Pera-Cuautla, ruta de alta afluencia en Morelos, estaba programada para concluir a mediados de 2012 y es fecha que no va ni al 50% de realización. Finalmente, fue sancionada en 2016.

Pero sin duda, el caso que tendría que ser más escandaloso es el del penal de Mesillas, en Coahuila, obra que se le concesionó y que tampoco pudo terminar hasta que en 2016 el gobierno de Peña Nieto le canceló el contrato. Para sustituir a Tradeco, se eligió al fondo trasnacional Black Rock, relacionado con proyectos energéticos, mineros y de infraestructura –la especialidad de la corrupción mexicana– con una cercana relación con el peñanietismo entonces en auge, hoy agonizante.

Casi una década después desde que fue planeado, el reclusorio se terminó y, previsiblemente, su operación debe ser motivo de escrutinio porque los negocios son eso, nada de readaptación ni de los objetivos del Estado para los que se supone existen ese tipo de instalaciones.
27 Octubre 2018 02:02:00
Caravana migrante
Por Gerardo Abraham Gómez

Las opiniones respecto al contingente humano denominado “caravana del migrante” son divididas, a muchos les resulta amenazador que miles de centroamericanos atraviesen nuestro país con la meta de llegar a los Estados Unidos y que al no obtener éxito, sobre todo por las intimidantes estrategias anunciadas por el presidente Donald Trump para frenar dicha caravana, estos opten por quedarse en México en busca de mejores condiciones de vida, sin embargo, en un país donde las oportunidades escasean hasta para los de casa, las posibilidades de que algunos migrantes terminen delinquiendo o siendo reclutados por el crimen organizado se antojarían altas.

La realidad es que México debe asumir una postura clara y no ser el muro de contención de Donald Trump, lo mínimo que como país debemos garantizar es que se les respeten todos sus derechos y la protección que les confieren todos los tratados internacionales a la especial situación de estas personas.

México es un país que históricamente se ha caracterizado por dar asilo a las personas por motivos políticos o sociales, esto no sólo ha ocurrido con centroamericanos, también con españoles, chilenos, argentinos, cubanos y de otras nacionalidades. A la vez, somos un país de migrantes, millones de los nuestros diariamente buscan oportunidades y una mejor calidad de vida en los Estados Unidos o Canadá. Por lo tanto este fenómeno migratorio no debería dividirnos tanto en opiniones.

Este grupo de personas conformado por hombres, mujeres y niños nos pone ante un escenario excepcional en el ámbito político migratorio, pues se trata de un grave problema social en su país de origen. La violencia, la pobreza, la inseguridad y la poca esperanza de vida para ellos y sus seres queridos, amerita que los tratados internacionales se activen y que estos problemas sean analizados por las autoridades, organizaciones y tribunales internacionales. Hacer lo contrario significaría cegarse ante la realidad y puede propiciar no sólo que el problema prevalezca sino que crezca.

Es lamentable la actitud de los Estados Unidos ante el problema, pero en tanto no establezcamos políticas migratorias claras, nosotros los mexicanos debemos predicar con el ejemplo y apoyar a estas personas con todo lo que esté a nuestro alcance.
25 Octubre 2018 04:00:00
Horario de verano
Por Jesús Carlos Mena

Estamos a pocos días de pasar del horario de verano al horario de invierno. Con el argumento de ahorrar energía, este esquema fue adoptado por las autoridades federales hace 22 años para unirse a otros 90 países que buscan capitalizar que en verano hay más tiempo de luz natural, mientras que en invierno la disponibilidad de luz del día se limita.

El argumento gubernamental: de acuerdo con cálculos elaborados por el Fideicomiso para el Ahorro de Energía (Fide), con información de la Comisión Federal de Electricidad y la valoración del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, la aplicación del horario de verano en el país en 2017 permitió un ahorro en el consumo de energía eléctrica de 899.75 gigawatts hora (GWh), cantidad suficiente para abastecer a 563 mil casas habitación durante todo un año (con un consumo promedio de 266 KWh al bimestre).

En términos económicos, estas cifras significan un ahorro estimado de mil 332 millones de pesos, considerando un costo medio de la energía de 1.48 pesos el kilowatt hora para los usuarios domésticos. En materia ambiental, el ahorro generado por el horario de verano evitó la emisión de 408 mil toneladas de bióxido de carbono, el equivalente a la quema de mil 146 barriles de petróleo crudo.

Sin embargo, el efecto que este cambio le provoca al reloj biológico del ser humano es desgastante y expone su salud física, emocional y mental, de acuerdo con especialistas en salud.

En Europa, España hizo un referéndum entre su población para saber si continuaban con el horario de verano e invierno, y los resultados fueron que la población quiere vivir el día a día con el huso horario normal. En Alemania, la ciudadanía se inclina por un horario normal, que no se tenga que ajustar una hora menos o una hora más, pues el cuerpo se desajusta con ese movimiento.

En el caso de México, en 1996, por decreto, se impuso el horario de verano y el de invierno, pero desde hace 22 años los ahorros en energía eléctrica y consumo no se reflejan en una mejora en la economía del hogar y menos en la del país.

El horario en México cambia casi a la par que en Estados Unidos y algunos economistas aseguran que el horario de verano es para ajustarse a la apertura y cierre de los mercados financieros en la Unión Americana. Y la interpretación no es descabellada, en Estados Unidos el cambio de horario sucede exactamente una semana después que en México. ¿Coincidencia?

“En 1992, cuando se llevaron a cabo las primeras reuniones de trabajo a fin de estudiar la conveniencia de establecer el horario de verano en México, se puso de manifiesto el impacto benéfico de esta medida en todos los niveles y ámbitos: cuidado de la energía, ventajas en cuanto a los intercambios turísticos, aeronáuticos y financieros con nuestros principales socios comerciales en el extranjero, así como la conveniencia de disfrutar de luz natural en horas avanzadas de la tarde”, fue el argumento oficial en su momento. ¡Más claro ni el agua!

Ahora usemos el sentido común. ¿Verdaderamente consumimos menos energía eléctrica? Si usted tiene el hábito de levantarse a las 5 de la mañana en un horario normal, que es el de invierno, cuando llega el de verano en realidad se pondrá en pie a las 4:00 horas, es decir, usted o yo utilizaremos más energía eléctrica porque el horario se alarga.

Cuando se da el cambio de horario, ¿cuáles trastornos vive? Primero, tiene que modificar su hora de dormir: cuando son las 21:00 horas, su cuerpo le dice que son las 22:00 horas y es tiempo de dormir; cuando desayuna a las 8:00 del horario de verano, en el invierno son las 7:00 y su cuerpo le pide comer y usted no le da porque es muy temprano. ¿Qué sucede con las personas mayores? Sus hábitos están tan arraigados que dos cambios de horario al año trastornan su carácter, su estado emocional y el físico por los ajustes a realizar.

Me parece que a 22 años de que Ernesto Zedillo decretara el cambio de horario es tiempo de preguntarnos si realmente es benéfico en lo económico para las familias y el país, porque en ninguno de los dos es evidente ese bien que la autoridad gubernamental esgrimió para su aplicación, mientras que los efectos nocivos en la población son cada vez más evidentes. Naciones de otros continentes ya no quieren los cambios de horario y en México, ¿qué haremos?
22 Octubre 2018 04:00:00
Los retos geopolíticos y la transición tecnológica
Por Rodrigo Alpízar Vallejo

El escenario para México no podía estar más cargado de cambios y escenarios complejos por venir, que reclamarán enormes esfuerzos de comunicación y complejos procesos de toma de decisiones, que parten de procesos inéditos y amplios espacios de deliberación y discusión pública.

El acuerdo comercial con EU y Canadá también presenta complejidades geopolíticas y un cerco para conglomerar valor agregado, contenido regional, mejores salarios y mecanismos que fomentarán la integración de las cadenas de valor, la migración tecnológica y las nuevas tecnologías en la región.

En relación con EU se perfilaron un conjunto de temas críticos que pueden encender la retórica, las amenazas y las represalias. Por un lado, el tema del muro y todas sus connotaciones como política de seguridad fronteriza y seguridad nacional; por otro, la migración que viene del sur y en donde México presenta un cuadro de debilidad estructural, cumplimiento regulatorio y derechos humanos.

Asimismo, la agenda política en EU, que permite a su vez una narrativa antiinmigrante, la lucha contra la delincuencia organizada mediante esfuerzos focalizados y un nuevo enfoque de seguridad nacional con alcances comerciales, de cooperación y de presión política para lograr sus intereses regionales.

Resalta en paralelo el índice de competitividad del capital humano del Banco Mundial y su reciente informe sobre el futuro laboral en 2019, en el que establece con claridad los retos en habilidades, destrezas y aptitudes de los recursos humanos del futuro. En línea con los diagnósticos derivados de la cuarta revolución industrial y los efectos de las tecnologías y los nuevos modelos de negocio, bajo plataformas digitales en mercados crecientes, el reto para México se centra en la juventud, sus calificaciones y competencias para el futuro cercano.

La contrarreforma educativa, el bono demográfico y la transición tecnológica obligarán al nuevo gobierno a configurar una estrategia muy amplia y de gran envergadura para enfrentar el reto que el plano sociolaboral configura para nuestro país. No es de extrañar los despidos de miles de trabajadores de empresas de servicios que ya comenzaron con la simplificación, integración digital y automatización.

La geopolítica actúa en un mercado amplio, donde las agencias de cooperación internacional de las grandes potencias inducen temas en la transición tecnológica, por ejemplo en el caso de las energías renovables y su difusión en el contexto de prácticas de eficiencia energética, que a menudo encontramos en los catálogos de cooperación de Japón, EU, Unión Europea, Alemania y Gran Bretaña. También China es un atractor de tecnologías y plataformas de producción y consumo en medio de una guerra comercial cuya motivación es el equilibrio, la reducción de enormes déficits comerciales y, por supuesto, la seguridad nacional.

La transición tecnológica está acelerando las disputas y la vulnerabilidad de las naciones y la privacidad de las personas. Los escándalos de Facebook y Twitter con relación a la difusión de noticias falsas, el acceso a datos personales y la manipulación de las elecciones en EU se avivan en el escenario geopolítico que pone a Rusia como eje de los ciberataques, paro también se incluye a otros países, incluido China.

En México ya contamos con una buena batería de temas geopolíticos y prácticamente nos encontramos en el ojo del huracán en nuestra frontera con EU. La complejidad creciente de la realidad fronteriza ha propiciado un programa del nuevo gobierno para consolidar una zona franca de desarrollo y bienestar en esa región del país.

No sólo se tendrá que propiciar el desarrollo en la frontera norte, sino también en la frontera sur para servir de amortiguador de los flujos migratorios de Centroamérica hacia EU. El “debido proceso” quedó rebasado con la caravana de migrantes hondureños y una buena parte de su contingente se internó en el país sin mediar trámite migratorio y seguirá su trayectoria con fuertes presiones políticas para México desde el Gobierno de EU, pero también de una buena parte de ciudadanos que reclaman se imponga el estado de derecho y se cumpla con la ley.

Por otro lado, en la geopolítica de los derechos humanos, también nos encontramos otras posturas que parten de una crisis humanitaria y otorgar calidad de “refugiados” y “desplazados” a dicho contingente para asegurar su tránsito seguro hacia su destino en EU.

También está la postura intermedia que reconoce el enfoque integral de derechos humanos y el marco legal para atender con oportunidad, coordinación y diplomacia una crisis humanitaria que se recrudece ante la dureza de las políticas migratorias.

Por último, destaca la postura del “sospechosismo” y la manipulación política de intereses dentro de EU, tanto de republicanos como demócratas, que insisten en que se trata de un montaje político para las elecciones intermedias en ese país. Lo cierto es que México y sus políticas están a prueba.
18 Octubre 2018 04:00:00
La cosecha de
Por Jesús Carlos Mena

La modificación del clima en el mundo tiene efectos devastadores entre la población y no se necesita ir muy lejos para ver los impactos económicos en las comunidades y la sociedad misma.

El 8 de diciembre de 2017 cayó una nevada en Saltillo y quemó miles de plantas y afectó a miles de árboles; en abril pasado, una granizada temprana se precipitó en la sierra de Arteaga y acabó con miles de árboles de manzano, durazno, membrillo y ciruelo. Mientras, en Parras de la Fuente, los Cinco Manantiales y la Comarca Lagunera tuvieron un clima benigno y la cosecha de nuez este año será muy favorable, tan buena que los precios de 2017 no se repetirán en 2018, ya que serán hasta 50% más bajos. Así que lo que vemos es una afectación de un solo lado, la económica: los productores de manzana de Arteaga no tendrán más que 10% de su cosecha, según la Asociación de Productores Frutícolas y Manzaneros.

Este año los productores de manzana vivirán uno de los peores de su vida porque la granizada acabó con la posibilidad de ingresos por la venta del fruto. Más de mil hectáreas de manzano se perdieron en 2018 y las comunidades El Diamante, El Tunal, Los Lirios, San Antonio de las Alazanas, Jamé, Mesa de las Tablas y la Carbonera no tendrán cosecha.

Debido a ese desastre natural, 90% de la producción de manzana se perdió y 6 mil personas en las diferentes comunidades ejidales quedaron sin empleo y sin ingresos económicos. En fin, 2017 nada tendrá que ver con 2018, pues mientras el año anterior fue próspero, en este no tendrán nada debido al mal clima.

En tanto, los productores de nuez en las diferentes regiones del estado se preparan para tener una cosecha superior a las 17 mil toneladas. Aquí no se dio una granizada en ninguna de las regiones en donde los nogales tienen su sede, así que este 2018 se tendrá una producción más elevada que en 2017, de acuerdo con comercializadores de nuez, quienes en dos semanas esperan tener producto nuevo en sus anaqueles.

Sólo que ahora compradores chinos no visitaron Coahuila para adquirir la cosecha de nuez y el clima favoreció la producción del fruto de manera que su valor este año puede ser hasta 50% inferior conforme al conocimiento de consumidores mayoristas del almendro.

Las diversas variedades de nuez, como la western, puny, cheyenne y wichita, que son las más comercializadas en Saltillo y que llegaron a precios de entre 250 y 300 pesos por kilo en 2018, no alcanzarán esos niveles por la abundancia del fruto. Así que la ley de la oferta y la demanda estará aplicada en este almendro y contraerá su valor en el mercado.

Ahora es posible observar cómo el cambio climático tiene efectos devastadores en la naturaleza y la economía para los productores del campo, y los consumidores de las urbes pagarán un mayor precio por la manzana y uno menor por el de la nuez, siempre y cuando los intermediarios no abusen.
16 Octubre 2018 04:00:00
El ornitorrinco de la prosa
Por Edgardo Valero

Decía Alfonso Reyes que el ensayo es el centauro de los géneros porque en él hay de todo y le cabe todo. La crónica, por su parte, no es un poderoso animal mitológico, sino uno muy extraño que por fortuna existe y habita en lagos y lagunas de Australia. Hablo por supuesto del ornitorrinco, un peculiar mamífero que pone huevos, tiene cuerpo de castor, pico de pato y, por si fuera poco, es venenoso.

La crónica, afirma Juan Villoro, es el ornitorrinco de la prosa porque al igual que el mamífero australiano toma prestado de otras partes para existir. Toma, por ejemplo, elementos de la novela, del cuento, del ensayo, del teatro, del reportaje y de la entrevista. Así lo explica Darío Jaramillo Agudelo en el prólogo de Antología de Crónica Latinoamericana (Alfaguara, 2012), el libro que él mismo editó y que muestra lo mejor de un género que se ha adaptado muy bien al contexto latinoamericano.

Apunta Jaramillo Agudelo que hoy los periodistas y escritores encontraron la manera de hacer arte sin necesidad de inventar nada, “simplemente contando en primera persona las realidades en las que se sumergen sin la urgencia de producir noticias”.

Carlos Monsiváis sostenía que la crónica es “la reconstrucción literaria de sucesos o figuras, género donde el empeño formal domina sobre las urgencias informativas”, algo muy cercano a lo que Juan Pablo Meneses señala que es la diferencia entre un periodista y un cronista. “El verdadero periodista sueña con ser el primero en llegar. El verdadero cronista sueña con ser el último”.

“La crónica suele ser una narración extensa de un hecho verídico, escrita en primera persona o con una visible participación del yo narrativo, sobre acontecimientos o personas o grupos insólitos, inesperados, marginales, disidentes, o sobre espectáculos y ritos sociales”, define Jaramillo Agudelo.

Existen distintos tipos de crónica y tienen que ver con el lugar que ocupa el reportero en los hechos. Se puede hablar de la crónica de inmersión o periodismo gonzo, un estilo que fue definido por Hunter S. Thompson en Miedo y Asco en las Vegas (1971), en la que el escritor plantea una situación y escribe su experiencia sobre ello. También están las crónicas de reporteo, de intimidad o de perfil con entrevista o sin entrevista.

No se podría hablar de este genero sin mencionar los nombres de Tom Wolfe, Gay Talese, Norman Mailer, Gabriel García Márquez, Elena Poniatowska y Tomás Eloy Martínez, quienes han sido escuela para los cronistas que hoy integran este volumen y que contiene plumas como la de Martín Caparrós, Leila Guerriero, Juan Pablo Menses, Gabriela Wiener, Alejandro Alamzán, Pedro Lemebel, Juan Villoro, Diego Enrique Osorno, Sabina Berman, Boris Muñoz, Alejandro Zambra, Andrés Felipe Solano, Fabricio Mejía Madrid, entre otros.

La antología comienza con Un Fin de Semana con Pablo Escobar, un texto famoso en el que el periodista colombiano Juan José de Hoyos relata su encuentro con el máximo capo de las drogas en enero de 1983 y que permitió conocer en aquellos años el lado familiar del narcotraficante que cimbró a Colombia por la violencia que era capaz de desatar.

El argentino Martín Caparrós nos habla de los muxes en Juchitán, Oaxaca, en una crónica llena de color. Cuenta en particular sobre la vida de Amaranta Gómez Regalado y de su experiencia en un pueblo donde ser transgénero es un regalo de los dioses.

A Gabriela Wiener su esposo le dio permiso para ser infiel. En Dame el Tuyo, Toma el Mío (Aventuras en un Club de Intercambio de Parejas), la periodista peruana y especialista en el subgénero gonzo se mete a un club swinger y hace lo que tiene que hacer ahí: experimentar con los esposos de otras mujeres, mientras su marido experimenta con las esposas de otros hombres. Todo con permiso, claro.

En la antología también se incluye Seis Meses con el Salario Mínimo, una extensa crónica de Andrés Felipe Solano y que es otro maravilloso ejemplo de lo que es el periodismo gonzo. Aquí el escritor se planteó vivir –como el título lo dice– seis meses con el salario mínimo en Colombia. Es un retrato bastante emotivo de la clase trabajadora de ese país, sus carencias y sus aspiraciones.

Esto es tan sólo un poco de lo que se puede encontrar en esta antología de crónica. Vale bastante la pena ir de principio a fin sobre este volumen que incluye lo mejor del periodismo narrativo latinoamericano de los últimos años.

15 Octubre 2018 04:00:00
Tendencias globales y transición de gobierno
Rodrigo Alpízar Vallejo

Estas semanas han dado cierto protagonismo a la agenda global por varias razones. Primero por la consecuente negociación del acuerdo comercial de América del Norte, que actualiza al TLCAN para dar paso a un instrumento comercial sin tarifas, aranceles, cuotas y otros aspectos cuantitativos de comercio, pero también entrando a las materias de mayor impacto como la propiedad intelectual, la economía digital, los servicios de telecomunicaciones y el big data, el comercio electrónico y la bioseguridad. Este acuerdo comercial también marca la pauta de una estrategia comercial diferente, más dominada por el neoproteccionismo, el neonacionalismo y el neopopulismo.

Otro aspecto que prevalece en la conversación global se refiere a la volatilidad financiera y monetaria que pone como protagonista a la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y su tendencia a aumentar las tasas de interés en un contexto de crecimiento económico, inversión y cambio tecnológico. Se reaviva la discusión de la laxitud monetaria para acelerar y mejorar la calidad del crecimiento económico. El debate de inflación versus crecimiento se aviva cuando se dimensionan los costos financieros de las deudas soberanas de los estados, la volatilidad financiera y una mayor incertidumbre.

Los mercados de valores y las bolsas del planeta se vieron también comprometidas por las expectativas y el retiro de utilidades, lo mismo cayeron las bolsas en EU que en México y Canadá, pero también en Europa y Asia. Parte de esta desconfianza es la expresión de las políticas proteccionistas y la guerra comercial que EU activó en contra de China.

Las expectativas de crecimiento económico han bajado y se perfila un serio cuestionamiento al Fondo Monetario Internacional por su poca incidencia en la problemática que genera incertidumbre global y volatilidad en los tipos de cambio de la mayoría de las monedas del planeta con influencia económica y financiera.

Otro fenómeno que afecta la matriz energética y las finanzas públicas en el caso de México, es el aumento del precio del petróleo, que afecta en cadena los precios del sector, en especial los de los combustibles que se importan, ocasionando un mayor impacto inflacionario real. Los nubarrones en la economía global persisten y en la próxima reunión del G20 se dimensionará con más detalle los estragos en las expectativas, los mercados y la confianza de los inversionistas causados por la guerra comercial emprendida por EU.

En estos días también tuvo lugar una reflexión sobre las políticas para la micro, pequeña y mediana empresa, organizada por la CEPAL en Argentina, en la cual se reconoce el poco interés en el diseño y evaluación de estos instrumentos de política pública para combatir la desigualdad, provocar el cambio tecnológico y redistribuir mejor los factores de la producción en el territorio mediante enfoques regionales. Por supuesto, en este escenario ya se habla -sin ningún pudor- sobre Política Industrial y, es más, se sostiene que por falta de ella, América Latina está estancada con pobres niveles de crecimiento, ahorro e inversión.

Lo que realmente marcan estas tendencias, es la poca credibilidad y la elevada incertidumbre política que ensombrece las perspectivas del comercio mundial, la cooperación para el desarrollo, la atención coordinada del fenómeno migratorio y el cambio climático, del cual se informó también en estos días que el calentamiento global ya rebasa 1 por ciento. El estudio detalla los efectos que tendría un incremento de temperaturas de 1.5 y los compara con los de una subida de 2 grados. Anteriormente se pensaba que al mantener el calentamiento por debajo de 2 grados este siglo se podrían manejar sus efectos en el planeta, ahora ir más allá de los 1.5 grados es poner en riesgo la viabilidad de la Tierra.

El largo periodo de liquidez y bajo costo financiero ha estimulado el endeudamiento mundial y los desequilibrios financieros que ya se cobran en las bolsas de valores de todo el mundo. Las crecientes tensiones geopolíticas fomentan políticas aislacionistas de tipo unilateral que, sumadas a los elevados endeudamientos de las naciones, podrían retrasar el repunte de la inversión y la productividad a escala mundial.

A nivel internacional, la transición de gobierno en México se visualiza como un paso de madurez y confianza en el país, pero también genera cierto escepticismo ante probables virajes de política pública en materia de inversiones como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y los contratos derivados de la reforma energética. Ante la magnitud de los nubarrones y el poco conocimiento de sus efectos, la transición de gobierno tendrá que abundar en los detalles para estar en posición de establecer las medidas necesarias para contener sus efectos en la economía nacional y no pagar los platos rotos de la “herencia maldita” de la “bancarrota del gobierno” y un contexto global desfavorable.
15 Octubre 2018 04:00:00
Quiero estipular en mi testamento que las esposas no accedan a la herencia
Nicanor Moyeda


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un Servidor y Ustedes Lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe un(a) amigo (a) que no nos proporciona su nombre lo siguiente:

“Amigo Notario, quiero hacer mi testamento, pero quiero que quede escrito que los bienes que voy a dejar son solo para mis hijos y no para las esposas, sino que ellos no puedan vender. ¿Será mucho problema?”.

Amigo (a) sin el ánimo de adelantar la respuesta antes de la explicación, debo decirle que los bienes que son adquiridos por una herencia, no son susceptibles de la sociedad conyugal.

El matrimonio es un contrato por el cual creamos derechos y obligaciones con nuestros cónyuges, existen dos tipos de regímenes en el matrimonio que son la separación de bienes y la sociedad conyugal; en el régimen de separación de bienes lo que adquiere cada cónyuge es su propiedad sin tener acceso la pareja y sin necesitar del consentimiento del otro para poder venderla o donarla o disponer de cualquier modo de sus bienes, y a diferencia en la sociedad conyugal, todos los bienes que se adquieren durante el matrimonio por los cónyuges pertenecen a ambos.

Me gustaría dejar muy claro este punto, me refiero a bienes que adquiere uno de los cónyuges sin la comparecencia del otro o sin aparecer en la escritura, ya que es muy común que se presenten los titulares o compradores ante los notarios y tengan el deseo de vender ese bien, pero al haber adquirido casados y de ser que sea por sociedad conyugal, ambos cónyuges tienen que comparecer para otorgar la escritura.

Los bienes que son adquiridos por cualquiera de los cónyuges por herencia o por donación no son susceptibles de la sociedad conyugal, o sea que el cónyuge no accede a la propiedad en estos casos.

Ahora bien, recapitulando lo que de inicio le comenté, los bienes que Usted heredará a sus hijos, no son parte de la sociedad conyugal, o bien, no serán para las esposas.

Amigo (a) le recomiendo acudir con el notario de su confianza y aún y que ya ha terminado el mes del testamento, despejar todas sus inquietudes.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas, y me reitero a sus apreciables órdenes, enhorabuena Amigos!

Envía tus dudas al Notario Amigo
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://www.notariatrece.com
twitter: @nicomoyeda
14 Octubre 2018 04:00:00
¿El aeropuerto?  ¡Una cortina de humo!
Por Francisco Martín Morena

Según el diccionario, una cortina de humo consiste en el diseño de una estrategia con la que se pretenden ocultar las verdaderas intenciones de un proyecto político, o bien, en el deseo de desviar la atención del público para impedirle saber o ver una realidad inconveniente de cara a los gobernados.

La afirmación anterior resulta inevitable ante la enorme efervescencia nacional que se ha producido como consecuencia wde la construcción del aeropuerto internacional de la Ciudad de México, la obra de infraestructura más importante en la historia de la ingeniería mexicana de todos los tiempos. Muy a pesar de que el centro aéreo resultará un gran negocio, tanto para el Gobierno como para los inversionistas, todavía se cuestiona en términos absurdos y demagógicos la posibilidad de continuar o no con su edificación, en la inteligencia de que cuando concluya su edificación, los mexicanos contaremos con un eficiente y poderoso detonador de la economía nacional. Ante las evidencias incontestables, resulta curioso y paradójico que un proyecto tan generoso que habrá de reportar inmensos beneficios a la sociedad mexicana en todos sus niveles sea cuestionado con pretextos ingrávidos o hasta inconfesables, tal vez, con el propósito de distraer a la opinión pública de los temas que verdaderamente le importan al electorado que elevó López Obrador a la máxima responsabilidad de la nación.

La rentabilidad del aeropuerto es incuestionable en la inteligencia de que tampoco se requiere del financiamiento público para concluir la obra. La expansión turística también es incuestionable, como lo es el gran negocio de la carga de beneficios incalculables. Sobre esta base, ¿cuál puede ser la razón de proponer una consulta popular que, además de ilegal, constituye todo un atentado en contra de la inteligencia de la nación?

¿No hubiera sido mucho mejor a lo largo de este interminable interregno, que va del 1 de julio al 1 de diciembre de este año, haber dedicado esos 5 meses a la construcción de acuerdos y a llevar a cabo los amarres necesarios para continuar con gran eficiencia todo un proyecto social, jurídico, financiero y económico, orientado a la creación de empleos y al saneamiento de los aparatos de impartición de justicia? En lugar de acondicionar exitosamente una densa cortina de humo para distraer a la opinión pública con la construcción de un aeropuerto en Santa Lucía y desperdiciar miles de millones de pesos al abandonar irresponsablemente la obra actual, a la nación le hubiera convenido que AMLO nos explicara finalmente cómo erradicará la corrupción, ese terrible cáncer que devora a México por todos los costados y que consume las más caras energías con las que se podría construir un México mejor. La declaración de López Obrador en el sentido de que a su llegada al poder, el próximo 1 de diciembre, la corrupción desaparecerá como por arte de magia, no solo no tranquiliza al electorado, sino todo lo contrario, lo enerva la ausencia de definiciones al no saber cómo se atacará uno de los principales problemas que irritan, enfurecen o deprimen a la sociedad mexicana, saqueada impunemente por una o unas pandillas de bandidos. ¡Qué sentimiento tan gratificante hubiéramos experimentado los doloridos gobernados si se nos hubiera presentado un plan para purgar al sector público de presupuestívoros, en lugar de que López Obrador insistiera en nombrar a un fiscal carnal a modo, desvinculado de los deseos superiores de la sociedad!

En lugar de la densa cortina de humo y de viajar por la República para agradecer el voto popular, mejor presentar el plan tan esperado y deseado para, si no acabar con la inseguridad y la violencia, por lo menos disminuir agresivamente los alarmantes índices de criminalidad que aterran a la nación y espantan a la inversión proveniente de todas las latitudes. Que el Ejército y la Marina a las calles no, que el Ejército y la Marina a las calles, sí, que la guardia nacional sí, y que la guardia nacional siempre, no. ¡Basta! ¿Dónde están las estrategias para reducir los delitos y cambiar los sistemas punitivos junto con las escuelas de derecho? ¿Qué tiene que ver el aeropuerto con la erradicación de violencia? ¿Las amnistías acabarán con los narcotraficantes y estos se convertirán, otra vez, como por arte de magia, en carmelitas descalzas dedicadas a aprender cómo hacer el tejido de punto en el convento? En lugar de viajar por la República para agradecer el voto popular y de cancelar algunos foros de la paz, era mejor, mucho mejor, conocer un plan eficiente y progresista para erradicar la desigualdad y la pobreza, sin caer en el histórico error económico de recurrir al regalo de dinero, estrategia que en el mundo entero y en México, ha creado parásitos y cínicos especialmente hábiles para estirar la mano sin producir ni sumar absolutamente nada al PIB.

En lugar de la densa cortina de humo y de viajar por la República, nos hubiera encantado conocer la estrategia diplomática que se instrumentará para enfrentarnos al peleador callejero que vive en la Casa Blanca. Buena, excelente idea, la de llevar a cabo un plan Marshall centroamericano, pero queremos más, mucho más, que un debate o una consulta popular para detener o no una obra que representará enormes beneficios a México.

Es hora de cancelar la cortina de humo, de viajar por el país para dar las gracias y de abrir, de nueva cuenta, los foros de la paz y de demostrar los tamaños de estadista que debe exhibir López Obrador para terminar con la corrupción, la violencia, la inseguridad, la desigualdad y la pobreza. Estos 18 años de lucha por el poder deben implicar la existencia de sesudos planes para cambiar el rostro de México, en lugar de distraer a la nación con un aeropuerto que creará decenas de miles de empleos, generará prosperidad, ampliará la oferta turística y comercial en beneficio de la sociedad.

No más cortinas de humo. ¡Resultados!
14 Octubre 2018 04:00:00
Voto electrónico: el caso de Brasil… y Coahuila
Por Gerardo Blanco

La semana pasada, la cobertura mediática en el escenario político internacional fue acaparada por la elección presidencial que se celebró en Brasil. El viraje en las preferencia electorales en favor de Jair Bolsonaro, candidato de ultraderecha que se ha pronunciado públicamente en favor de la dictadura militar de los años 80, sorprendió a propios y extraños al obtener el 46% de lo votos; por lo que participará en una segunda vuelta el próximo 27 de octubre junto al candidato del Partido del Trabajo, Fernando Haddad, que logró el 29% de los sufragios.

Más allá de lo interesante que resultaría analizar los posibles escenarios que se avizoran para la segunda vuelta, también es cierto que resulta trascendental escrutar uno de los mecanismos tecnológicos que demuestran la modernidad del sistema electoral brasileño, como lo es en este caso, el voto electrónico.

Y es que, desde 1996, Brasil emprendió un ambicioso proyecto cuya finalidad era involucrar al universo de los electores en la emisión del voto por medio de un dispositivo electrónico. Ahora, el sistema electoral brasileño presume de tener un sistema integral de votación electrónica que abarca a los más de 145 millones de electores de ese país y que, además, ha demostrado, en los más de 20 años de implementación, ser un instrumento confiable, rápido y seguro.

En el caso de otros países de América Latina como Argentina, Ecuador, Perú e incluso Panamá han evolucionado en la implementación de instrumentos para recibir y procesar el voto de manera electrónica, sin lograr aún la cobertura de la totalidad de los electores.

El caso de México resulta menos alentador. El Instituto Nacional Electoral, autoridad facultada para desarrollar un mecanismo de voto electrónico, ha manifestado, de manera reiterada, la necesidad de implementar el voto electrónico en el futuro inmediato; sin embargo, tampoco se vislumbra un proyecto sólido, estructurado y con suficiencia presupuestaria para pensar que así será.

Coahuila es pionero en el uso de modelos electrónicos para recibir el voto, ya que cuenta con uno de los prototipos de urna electrónica más avanzados del país, misma que fue desarrollada e impulsada a principios de la década anterior por el extinto Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Coahuila. Esta urna electrónica ha evolucionado de manera vertiginosa que ahora puede presumir de encontrarse en su quinta generación, y, sin duda, podría ser un modelo a seguir para un eventual proyecto a nivel nacional. Esta urna es altamente segura y eficaz para recibir, procesar y contabilizar los votos. Sin embargo, su costo podría considerarse alto, al rondar en aproximadamente en 2 mil dólares por equipo.

La urna electrónica coahuilense ya ha sido utilizada en elecciones constitucionales en la entidad, pero su funcionamiento cotidiano se ha enfocado en ejercicios universitarios, escolares y en procedimientos internos de partidos políticos. También en elecciones ciudadanas para fomentar los valores democráticos y la participación de las niñas y niños. Implementar un mecanismo de urna electrónica ayudará a disminuir el excesivo barroquismo del sistema electoral mexicano, y además, entre otras cosas, aportará a lo siguiente: a) difundir resultados de manera más rápida y transparente; b) disminuir los agotadores recuentos de votos; c) aminorar las excesivas horas que pasan los funcionarios y los representantes de partidos políticos dentro de las casilla; d) reducir la probabilidad de manipular paquetes electorales; e) disminuir la nulidad involuntaria del voto; f) evitar la improbable, pero no imposible falsificación de boletas; entre muchos otros detalles técnicos, logísticos y operativos.

Sin duda los mecanismos electrónicos de votación tienen cuestionamientos serios respecto a la vulnerabilidad de su seguridad o frente a la posibilidad de sucumbir frente a un hackeo de medidas incontrolables. Pero las experiencias vividas tanto a nivel internacional como en el caso de Coahuila, nos invita a apostar por este modelo para el futuro inmediato de las elecciones que, seguramente, rendirá mejores frutos –organizativos, económicos y políticos– de los que muchos pudieran imaginar.
13 Octubre 2018 04:00:00
La sociedad de la transparencia
Por: Gerardo Abraham Aguado Gómez

Desde el punto de vista de un servidor, en México ha incrementado la cultura de la transparencia, lo que ha permitido dar a conocer escándalos de desvíos por miles de millones de pesos y ha dado cuenta de innumerables actos de corrupción. Los organismos creados para este fin –el de transparentar y permitir el acceso a la información– tienen por obligación promover a toda costa políticas de gobiernos abiertos que permita a los ciudadanos involucrarse en la vida pública y fomentar la cultura de la transparencia.

El acceso a la información pública es un derecho fundamental, que permite a los ciudadanos solicitarla e investigar y obliga a los entes públicos a difundirla, esto ha contribuido a que los ciudadanos encuentren esa apertura que incentive y genere el gusto por involucrarse en la cosa pública, a interesarse por las decisiones de sus gobernantes y levantar la voz con lo que no estén de acuerdo. Nos encontramos ante la sociedad de la transparencia.

Sin embargo, el impacto de la transparencia no es meramente en materia de corrupción y libertad de información. Dice el filósofo y ensayista surcoreano Byung-Chul Han que “la trasparencia es una coacción sistémica que se apodera de todos los sucesos sociales y los somete a un profundo cambio”. Aquí es donde viene la controversia con el ensayista en cuanto a su percepción de transparencia, aclaro que lo aquí plasmado tiene la finalidad de ponernos a pensar y filosofar sobre un tema que, en teoría y en la práctica, estoy convencido que ha transformado para bien la vida pública del país: la trasparencia y acceso a la información, pero ¿hasta qué punto?

El argumento de nuestro ensayista dice que “más información no conduce necesariamente a mejores decisiones... un menos saber de información produce un más. La política es una acción estratégica. Una trasparencia total la paraliza, necesita lo arcano e indescifrable como una empresa necesita de sus secretos comerciales”.

La sociedad de la trasparencia y esta nueva generación que busca la democracia participativa fue fundada por una razón muy simple, las cosas en el servicio público no andaban bien, había opacidad, y aún la sigue habiendo, pero antes era grosero cómo se manejaban las cosas, con total discrecionalidad, y no creo que ese secretismo le haya hecho bien a aquel México donde los funcionarios públicos construían grandes mansiones, presumían poder, pertenencias y excesos sin reserva alguna, esto orilló a una sociedad indignada a pedir cuentas, a vigilar y, por consecuencia, natural la opinión pública y la apertura comenzó a pisar con fuerza.

No quedó más remedio a la clase política que crear una ley que otorgara el derecho al ciudadano a obtener información del quehacer público, porque seguir haciendo política y tomando decisiones por debajo de la mesa hubiera sido la ruptura de un delgado hilo llamado tolerancia y urgía tener gobernabilidad.

Comenzó así una etapa distinta, la ciudadanía empezó a involucrarse, se sabía más y se ignoraba menos, comenzaron a presentar iniciativas de ley, a opinar y publicar documentos en redes sociales, a organizar movimientos a través de asociaciones civiles que exigen resultados y además obtienen una apertura nunca antes vista. ¿Era impostergable hacerlo? Totalmente.

Creo que en este momento estamos en un punto medio, sano, sin duda; celebro ver gente interesada como nunca, preocupada por su entorno, es una sociedad menos egoísta, que exige resultados. Lo importante entonces será ver cómo evoluciona esta sociedad de la transparencia, hacia qué camino nos lleva. ¿Será cierto lo que dice nuestro ensayista surcoreano acerca de que la política podría llegar a su fin cuando se acaben los secretos y que la acumulación de información por sí sola no es transparencia ni genera verdad? No lo sé, tiempo al tiempo, lo que sí sé es que en el presente la sociedad involucrada y participativa, solo por el hecho de ser así, ha obligado a los gobernantes a cuidar y medir sus pasos.

Pero no nos equivoquemos, sigue habiendo falta de información y corrupción, considero que apenas vamos en una primera etapa, vamos avanzando; la segunda etapa con esfuerzo de todos será mejor y no sé si la tercera o cuarta sea como lo percibe Byung-Chul Han. Lo importante radicará siempre en evolucionar, adaptarse y seguir adelante.


@GerardoAguado


13 Octubre 2018 04:00:00
Contra el federalismo
Por: Arturo Rodríguez García

Reivindicado por los historiadores locales, incrustado en el discurso de algunos gobernadores desde hace tiempo, el ideal federalista suele verse como legado de Miguel Ramos Arizpe. Asunto histórico, reliquia del sistema, o en el mejor y más actual de los casos, argumento para el reclamo exclusivo de orden fiscal.

Sin embargo, desde hace unos seis años, el retroceso en la soberanía de estados y municipios, se hace patente en prácticamente todos los rubros que el centralismo reclama para consolidar proyectos políticos de largo alcance, mientras los gobernadores se han quedado sin fuerza para resistir.

La razón para que eso ocurra tiene que ver con el desajuste provocado por el fin del antiguo modelo hegemónico, cuya supremacía presidencial se fundaba en el ejercicio de un poder metaconstitucional por encima de la ficción jurídica.

En un país donde no había elecciones democráticas, la designación del candidato del PRI a gobernador era imposición presidencial, oferta política para la simulación, con capacidad de remover del cargo a quien el presidente decidiera como ocurrió, por ejemplo, con Carlos Armando Biebrich, en Sonora; Óscar Flores Tapia, en Coahuila; o Sócrates Rizzo, en Nuevo León, sin contar los numerosos casos de entidades como Guerrero y Chiapas.

Con el arribo de Vicente Fox a la Presidencia, los gobernadores asumieron mayoritariamente sus funciones, defendieron su autonomía, se desmarcaron del
presidente.

La oportunidad de consolidar el avance democrático se sumió en lo que ya la filosofía política ha expresado desde la Escuela de Turín, en el axioma “el problema de la política es el problema del poder”. Así que más proclives al equilibrio y los consensos metaconstitucionales, optaron por la consolidación de su fuerza y replicaron el modelo de control sobre su ámbito de influencia, es decir, los municipios.

Aún peor. Una vez creadas las instituciones para el avance democrático, simularon de nueva cuenta el cambio, pero tomaron para sí organismos como el electoral y el de transparencia, cancelando así la posibilidad de que se concretara el ejercicio de dos derechos políticos fundamentales: democracia electoral y acceso a la información.

Mantuvieron el control sobre la información, valiéndose no sólo del dinero como suele plantearse, pues en muchos casos fue con amenazas, hostigamiento, agresión y violencia, de manera directa o a través de los grupos civiles armados, con el caso del Veracruz de Javier Duarte como el caso más brutal de no libertad de expresión.

Cuando se supuso que la educación debía adaptarse a la identidad de cada región, la descentralización del sector no generó el desarrollo local, pero si una importante fuente de recursos económicos, materiales y humanos, para asentar en eso las estructuras electorales.

Cuando se dieron cuenta de que podían contratar créditos, se excedieron. Sin contrapesos, hubo corrupción. Y entonces, el centralismo autoritario encontró la ocasión perfecta para revertir soberanías:

Impuso al INE y al INAI sobre los organismos locales; asumió la rectoría sobre el sector educativo; impuso la idea de la militarización y del control sobre los recursos de las entidades federativas.

Lejos de que los estados y sus poblaciones alcanzaran, digamos, su mayoría de edad, hoy se piensa en normas generales, en más controles, inclusive –novedad de la Cuarta Transformación– en la imposición de cogobernadores con manejo de programas sociales y la intervención de las auditorías superiores. Para muchos eso es necesario y hay que dar el voto de confianza a un hombre, cuando la historia demuestra que la confianza debe ser en la institucionalidad democrática y que esta pasa necesariamente por el federalismo, que se ha quedado sin defensores.


www.notassinpauta.com

12 Octubre 2018 04:00:00
Menos violencia,  más amor
Por Ricardo Perret

México está viviendo los tiempos más violentos en su historia moderna, los secuestros, asesinatos y extorsiones siguen en crecimiento; somos el país con mayor incidencia de bullying en el mundo; alrededor de 40% de las mujeres han sufrido algún tipo de maltrato por parte de su pareja; el acoso en el mundo laboral produce más de 40 mil denuncias al año. Mientras tanto el sistema de justicia rebasado, minimizado, corrompido, ausente.

Yo soy un pacifista, no creo que la violencia sea la solución para la violencia; por el contrario, se ha demostrado que la violencia y la intolerancia generan más agresión. La intención de un Estado queda en evidencia desde el lenguaje que utiliza alrededor de este tema tan fundamental para la vida de un país. Cuando el Gobierno dice “vamos a hacerle la guerra y atacar con toda la fuerza al crimen organizado”, el crimen reacciona armándose hasta los dientes para contrarrestar el ataque. Cuando directivos escolares hablan de “darle pelea al bullying” la agresividad se incrementa en las
escuelas.

La justicia debe de aplicarse conforme a la ley, sin distinción y de forma expedita, pero siempre de manera humana. Pero en paralelo, hay mucho que podemos hacer como sociedad, comenzando en casa, asumiendo nuestra responsabilidad, para disminuir la violencia desde la paz y el amor. La agresividad de los padres se contagia a los hijos y estos la trasladan a sus compañeros; es hora de que los padres entiendan que sus hijos absorben sus emociones y replican, de manera inconsciente, sus acciones. El enfoque prioritario de los padres en objetivos materiales, de acumulación, de conquistas profesionales, provoca en ellos un gran estrés que después vierten en la dinámica familiar. Hombre y mujer que, en el entorno laboral, nutren su ego más que sus virtudes humanas y su espiritualidad, convierten el hogar en un ring de egos, en lugar de un espacio de confianza y convivencia.

El sistema educativo se ha enfocado mucho en construir habilidades técnicas y profesionales, pero se ha olvidado de promover los valores, la paz y las virtudes. La competencia se ha vuelto el esquema más recurrido en temas educativos en lugar de la cooperación; es el ego y la mente los que dominan y no el corazón. Los maestros, que viven un gran estrés en sus casas y en el mismo entorno gremial o profesional, vierten sus emociones, en ocasiones tóxicas, en sus estudiantes. Los niños y adolescentes no saben discriminar lo bueno y lo malo, toman de la autoridad lo que en ellos ven y lo integran a su vida sin filtros.

Recientemente organicé, en conjunto con la Asociación Civil México Sí Merece, de la que soy parte, un panel titulado Menos Violencia, Más Amor, en el que siete expertos en estrategias pacíficas para disminuir la violencia presentaron sus casos. Una experta en meditación nos compartió las técnicas que comparte al interior de los reclusorios, con grandes resultados; otra experta en temas de diálogo y cooperación habló sobre la capacidad para entendernos primero a nosotros mismos para después ser capaces de escuchar y ser empáticos con lo demás. Un experto de la sierra de Oaxaca nos ilustró con las grandes ventajas del Yoga para disminuir la violencia en uno mismo y llevar paz a nuestros entornos. Un gran nutriólogo nos comentó sobre el gran vínculo que existe entre la calidad de los nutrientes y el nivel de agresividad de una persona, en donde a mayor azúcar, grasas animales e hidrogenadas, mayor tendencia a la violencia en un niño y un adulto, y a más frutas, verduras, granos y semillas, mayor paz interna.

Creo profundamente que la paz de una nación comienza con la paz interna de los seres humanos que la integran y la confianza que existen entre los ciudadanos. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Valores en Práctica 2018, que México Sí Merece AC lanzó hace unas semanas, la confianza entre los mexicanos y mexicanas está en un nivel crítico. En general, desconfiamos del Gobierno en sus tres niveles y en sus tres poderes, de las empresas, del sistema educativo, de la justicia, incluso hasta de los religiosos y del Ejército. Muchos incluso desconfían de algunos de sus familiares y vecinos. Cuando no hay confianza no hay relaciones constructivas, cuando no hay relaciones constructivas no hay organizaciones sólidas y por ende no hay desarrollo.

Un estudio en los Estados Unidos siguió a 238 personas a lo largo de 75 años de su vida para buscar entender cuál era el secreto de una feliz, y concluyó que la clave de la felicidad era tener RELACIONES EMOCIONALES Y SIGNIFICATIVAS.

Múltiples estudios han concluido, por su parte, que la clave para construir relaciones emocionales y significativas es la CONFIANZA entre las partes. Así, si no hay confianza entre los mexicanos y mexicanas, sus instituciones, las organizaciones, el potencial de paz y felicidad estará limitado.

Ricardo Perret

Se dedicó por 18 años a la innovación empresarial. Ha realizado más de 200 proyectos de investigación e innovación en 12 países. Desde hace 5 años se dedica a la innovación y transformación personal. Ha escrito 11 libros. Fundador de La Montaña, Centro de Transformación y de la AC, México Sí Merece.
11 Octubre 2018 04:00:00
¡Precios a rajatabla!
Por Jesús Carlos Mena

En el mundo comercial existen dos palabras desgastadas hasta el hastío: ahorro y oferta. No hay hasta el momento ningún creativo que haya conseguido liberar al mundo de los negocios al menudeo de los grilletes que por decenas de años los han esclavizado.

Recuerdo a un locutor de la XEQ, Humberto G. Tamayo, que era un creativo nato para construir el texto para los comerciales. Uno de ellos era “Precios a rajatabla”, aludiendo que eran costos muy competitivos. Pero los tiempos cambian y hay que buscar palabras que nos ayuden a vender y no usar en exceso la palabra ahorre, ahorre, ahorre como hoy se emplea en las tiendas.

Primero, usted y yo a una tienda no vamos a ahorrar, vamos a gastar, porque tampoco es una inversión, dado que no hay un retorno de lo desembolsado en un comercio De seguro usted, al pagar su despensa en un supermercado, en su ticket lee “Usted ahorró tantos pesos”, sin embargo, le pregunto: ¿En su cartera, bolso o monedero, lleva ese recurso? No. Por lo tanto, la palabra ahorro es un gancho, un engaño mercadológico que le hace tener la sensación de que aplicó en forma correcta su juicio y efectivamente no gastó más dinero, sino que ahorró.

¿Qué es ahorrar? Reservar una parte de los ingresos ordinarios, guardar dinero como previsión para necesidades futuras, evitar un gasto o consumo mayor. Ahorrar agua, papel, energía, dinero ahorrado o guardado para un uso futuro. Esto es ahorrar, no lo que vamos a hacer a una tienda.

Ahora que, para no emplear más la palabra ahorro en las tiendas, se puede proponer economizar, no gaste de más, compre más y gaste menos, agresivos precios, bajos precios, no desfalque su monedero, gaste lo justo, no pague de más, frases que pueden emplearse para dejar de usar la palabra ahorro que tan desvirtuada está ya en el aspecto comercial.

La palabra ahorro se usó por vez primera en México en la tienda Sears ubicada en Insurgentes, en la Ciudad de México, allá por el año de 1949, y a partir de allí se popularizó y comenzó a usarse en el resto del sector comercial.

Ahorre es un gancho, pero en la época actual la gente ya está cansada de que le digan ahorre, ahorre, por lo que se pueden emplear otras palabras como preciazo, bara, ganga; la clave es buscar nuevas formas para vender, no repetir lo de siempre.

La creatividad del mexicano es tan grande que puede idear nuevas formas de expresión para darle un significante de ahorro en un lenguaje absolutamente popular y de entendimiento generalizado. Como las frases “Aquí tenemos precios bien picudos”, “Que no le saquen los ojos”, “Compre con su feria lo necesario”, “Aquí hay precios pa’l pueblo”, “Aquí no nos vamos al baño con el precio”, entre otras.

Lo importante es ofrecer creatividad, innovación, para poder vender al cliente y que esté convencido de que no se le engaña con la palabra ahorro que se usa en todas las tiendas departamentales, porque recuerde usted: ahorro es economizar, guardar, atesorar, conservar o reservar, y la oferta es una propuesta, ofrecimiento, proposición y una promesa. ¡Tenga usted una compra llena de artículos bara, bara!
10 Octubre 2018 04:00:00
¿Quién es el Bolsonaro mexicano?
Jorge Castañeda.- Varios observadores han subrayado en días recientes los paralelismos entre el resultado de la primera vuelta de la elección brasileña (a saber, una probable victoria del neo-fascista Jair Bolsonaro), y el surgimiento de líderes o coaliciones “populistas” en diversos países a lo largo del último par de años. Estados Unidos, Italia, México, Filipinas, antes Putin, Chávez y Maduro, la ultra-derecha alemana, Orbán en Hungría y el régimen derechista en Polonia, se esgrimen como ejemplos de esta tendencia mundial.

Es evidente que existen similitudes. Todos los personajes y los movimientos mencionados encierran tendencias autoritarias, nacionalistas, antisistémicas, antimigratorias (en Europa y en Estados Unidos) y contra la corrupción (aunque sean corruptos), en mayor o menor grado. Unos en efecto son de izquierda (o así se presentan), otros claramente conservadores, pero todos enarbolan las causas de la “gente” contra el “establishment”, del pueblo contra el “sistema”, del país contra la “globalización. Son fieles representantes de la “mano dura” contra la violencia, la criminalidad, la ilegalidad y el desorden.

México no cuadra del todo en este esquema. Por buenas y malas razones. Si nos acercamos al ejemplo de Brasil, paradójicamente, podría parecer que López Obrador no es Bolsonaro. Más bien podría convertirse en un Lula, una Dilma Roussef y un Partido de los Trabajadores. No en el buen sentido que algunos piensan, es decir, como contraste ante Chávez, Maduro, Ortega y los Kirchner. Sino más bien en el peor sentido: Lula y el PT como los que le pusieron la mesa o le tendieron la cama a Bolsonaro. Si López Obrador es consecuente con sus promesas, puede generar un caos tal que prepare el camino a un verdadero Bolsonaro mexicano. ¿Quién podría ser?

Debe ser alguien que ya sea muy conocido en el país, o se convierta en ello fácilmente. Tendría que ser un político de fuera del sistema por su pasado, a diferencia de AMLO (y en parte de Bolsonaro, que logró convencer a sus partidarios de ser un outsider por militar, aunque lleva casi dos décadas como diputado federal). Se necesita un personaje simple y simplista, ignorante, rústico, irreverente y hasta insolente, sin ideología obvia, pero que sepa apelar a los peores sentimientos de la gente.

He comentado en este espacio que una de las sorpresas de la elección del 1 de julio consistió para mí en un hecho consignado por todas las encuestas de salida. Más del 60% de los votantes con educación superior (sin precisar exactamente qué se entiende por eso) sufragaron por López Obrador. En algunos casos, hasta 10 puntos porcentuales más que su promedio general. Más allá de lo que esto nos sugiera sobre la naturaleza de la educación superior (pública y privada) en México durante el último medio siglo, el dato es revelador de una poderosa tentación por parte de los sectores más informados y educados del país.

Pues bien, hace un par de semanas, Consulta Mitofsky de Roy Campos publicó una encuesta de salida levantada en el estado de Morelos. Como se sabe, Cuauhtémoc Blanco ganó la Gubernatura con 51% del voto. Lo interesante de Mitofsky fue que, por escolaridad, 35% de los electores con escolaridad primaria o menos votaron por el exseleccionado; 41.5% de aquellos con secundaria o prepa lo hicieron también. Pero casi 45% de los morelenses con educación universitaria y más, que sufragaron ese día, lo hicieron por el exfutbolista. Entre más educados los habitantes de Morelos, más votaron por Blanco.

¿Tiene madera de Bolsonaro? Me temo que sí. Cumple con casi todos los requisitos. Si la aventura de la 4-T sale mal –y hay muchas razones para pensar que así será– el país no va a voltear hacia el PRI o el PAN, mucho menos hacia un sucesor salido de las filas de Morena, sino en dirección de un personaje providencial, autoritario, simplista y básico. Ese personaje no es AMLO, que parece un sabio renacentista comparado con Blanco. Es Cuauhtémoc. Acuérdense.

09 Octubre 2018 04:00:00
Después del fuego
Por Juan Iván González

Una ciudad corroída por la muerte es lo que describe la novela Humo (Nitro Press, 2017), del regiomontano Efrén Ordoñez. En este Monterrey surreal, la desaparición de sus habitantes es un hecho cotidiano, al punto que se contratan recolectores exclusivamente para limpiar la enorme cantidad de cadáveres de las calles.

Completando este panorama, Ordoñez describe una sucesión de calles, cuyos nombres cambian hasta perderse en el olvido, repletas de las cenizas de cuerpos quemados y habitadas por una población en el hastío. Un lugar donde se da por hecho que cualquier noche un ser querido no vendrá a casa, sin que se pueda hacer nada al respecto.

El enfoque de la historia es un eco a 1984. Seguimos a un maestro cuya esposa simplemente no regresa un día a casa.

No hay explicaciones o certezas en esta ausencia. Según la costumbre de esta ciudad, el maestro debe aceptar esta tragedia de forma estoica y sin explicaciones. En vez de hacer esto, el hombre decide tomar un trabajo como recolector con la esperanza de hallar el cuerpo de su mujer.

Al paso de los días emprende una búsqueda por toda la ciudad, una suerte de viaje a través de un inframundo lleno de camionetas siniestras donde la gente aborda para nunca volver, antros que aparecen y desaparecen como por acto de magia y muchísimas mujeres anónimas –fantasmas inciertos de la silueta de aquella que busca el protagonista.

Esta es una novela lenta y melancólica, su estilo da la sensación de avanzar a lo largo de páramos grises. Aprecio muchísimo el que Ordoñez use ciencia ficción, en este caso una distopía, para llevar a sus límites la situación del norte de México.

considero que el mayor logro de esta novela fue su atmósfera de vacío e impotencia, aunque si llegué a sentir que había segmentos algo redundantes.

Creo que necesitamos más novelas como esta, que buscan entender el Norte de México mediante ficciones que se alejan de la realidad inmediata. Humo habla de la sensación que la violencia crea en una ciudad, de un sentimiento de pesadez en el aire.

la narración Capta esa desesperanza de no poder hacer nada para cambiar tu destino y nos muestra algo que quizás no pueda ser, pero que se siente real.
08 Octubre 2018 04:00:00
¿Discuten demasiado? Tips para mejorar la relación
Por Marco Puente

Esta pregunta es enviada por un amigo de Facebook. Es natural que después de los años, por mucho amor que se tengan, pasen por una crisis, específicamente cada 5 a 7 años, debido a que el amor además de sentimientos es un negocio donde ambos obtienen un beneficio de su pareja, sin embargo los objetivos de tener hijos en común, casa, pareja estable ya se cumplieron.

Es necesario renegociar los objetivos y cláusulas del contrato.

Además, las ganas de comerte a besos a tu pareja cambian conforme pasa el tiempo, al inicio hay una combinación química en tu cerebro que te impulsa de manera natural a desear a tu pareja, tener erecciones frecuentes, firmes y duraderas con solo estar juntos, después te aburres de tener sexo con tu pareja, no del sexo en sí.

Si agregamos que la vida en pareja conlleva un aumento en la confianza y la sensación de seguridad de que no se irá de tu lado, caemos en la comodidad, lo cual mata la pasión.

Por ejemplo, antes salían solos una vez por semana, solos sin los hijos en caso de que los tengan; llevabas rosas, chocolates, tal vez unos aretes, detalles que a ella le gustaban cuando eran novios, las palabras románticas, los mensajes bonitos en el celular, se cambiaron por obligaciones, presiones y pagar cuentas.

El exceso de estrés reduce considerablemente la libido, por darle a los hijos una mejor calidad de vida, una casa en un lugar más seguro, buena educación, ropa de marca, etc., tienes que trabajar tiempo extra, cuando menos te das cuenta ya trabajas el sábado tiempo completo y en periodos de alta demanda, hasta el domingo.

Es natural que tu cerebro de hombre responsable active tu instinto protector y trates de darle a tus hijos lo que no tuviste, o que por un tiempo trabajes en exceso para conseguir un estatus más alto, la superación no es negativa en sí misma, sin embargo el exceso de trabajo te vuelve peor amante cada vez.

No le dedicas tiempo al amor, llegas cansadísimo, te sientas en la mesa y exiges una buena comida, si tienes un conflicto en el trabajo en ocasiones es imposible dejar de pensar en ello, así que a la menor provocación gritas o te enojas.

En un día complicado quieres relajarte, así que al llegar juegas en tu celular, ves televisión o checas tus redes sociales, mientras tu esposa hace la cena, ayuda a los niños con la tarea, los baña y alimenta, etc., independientemente de que trabaje fuera del hogar o no, ella también esta exageradamente cansada, ambos necesitan un relax.

El estrés provoca inflamación, dolor, rigidez, colitis, gastritis, neuritis, etc., son señales fisiológicas de que necesitan descanso. Cuando alguno de los dos empieza a reclamar cosas, en lugar de pedirlas como un favor, dejas de escucharla, te pones a la defensiva y tu cerebro busca argumentos reales o imaginarios para ganar la batalla.

Ahora tu pareja es tu rival, no tu compañera de equipo; se insultan, se humillan, disminuye la confianza y sientes que tal vez ya no te ama o que te equivocaste al elegir pareja, no necesariamente es así.

Esto se pudo evitar si ambos invirtieran tiempo en buscar a su pareja a solas, es decir intimidad emocional y sexual.

Algunos tips rápidos para dirigir la energía que utilizan en las discusiones hacia el amor son: Cordinar tu agenda con tu pareja, es importante incluir por semana una cita sexual, donde puedan tener mínimo 45 minutos a solas, que no vayan a llegar los niños, que no tengan prisas, estén relajados, descansados. Descansa, rechaza trabajar el domingo, gasta menos y no necesitarás el tiempo extra, ¿De qué te sirve tener una residencia si la tendrás que vender después del divorcio? No estás en lo correcto, en este tipo de crisis ambos sienten que dieron demasiado y que están haciendo las cosas bien y que tu pareja no hace su parte, si tu relación está en crisis es que ambos dejaron de poner el amor como prioridad y base de su relación, es natural, a todos nos pasa, la crisis es inevitable, la separación es sólo una opción. Hay estrategias para superar la mala racha. ¿Quieres saber más? Facebook: el químico del amor. (Información gratuita).

¿Quieres superar la ruptura? ¿Cerca de los 29 y no has encontrado el amor? ¿Quieres mejorar la relación? Separa tu cita 844 100 0 862. Protege a tus hijos del suicidio por amor, embarazo no planeado, de un novio(a) violento o adicto. Conferencias para escuelas y eventos privados.
08 Octubre 2018 04:00:00
No es lo mismo evitar que exentar
Nicanor Moyeda


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un servidor y ustedes lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe nuestro amigo Juan José que no nos proporciona su apellido, lo siguiente:

“Notario Amigo! Mi mujer y yo hemos puesto en venta nuestra casa que compramos hace algunos años, pero nos comentan que hay forma de no pagar impuesto sobre la renta cuando se vende la casa donde vivimos. ¿Qué tan complicado es evitar ese impuesto? Pues no queremos que el dinero que nos paguen se vaya en impuestos”.

Efectivamente cuando vendemos nuestra casa habitación, es posible exentar el impuesto sobre la renta, por lo que enseguida le explicaré algunos pormenores.

Cuando nosotros enajenamos o vendemos, se causa un impuesto que es el “ISR” (Impuesto Sobre la Renta), este impuesto es pagado cuando se obtienen ganancias por la venta del inmueble, lo podemos entender como la diferencia de lo que se pagó por el inmueble y en lo que se está vendiendo.

Después de esto Amigo, al usted comprar en un precio y vender en otro precio puede ser que se genere una ganancia en la venta de su casa y por ello tenga que pagar Impuesto Sobre la Renta.

Ahora bien, en lo relacionado a la exención de este impuesto, existe una disposición legal dentro de la misma Ley del Impuesto Sobre la Renta en la que se exenta del pago de este impuesto cuando la venta es de la casa habitación del que vende.

Este es un tema que deben de consultar con su notario cuando esté realizando el trámite de compraventa, pues existen ciertos requisitos que hay que cumplir, entre otras particularidades le comento lo siguiente:

1.- Según la Ley del Impuesto Sobre la Renta, si su casa tiene un valor menor a 700,000 unidades de inversión (Udis), se puede solicitar al notario que se haga la exención de este impuesto.

2.- Se puede solicitar la exención siempre y cuando no se haya solicitado otra en los tres últimos años.

3.- Se debe acreditar al notario que el inmueble que se venderá es la casa habitación del vendedor y contribuyente con cualquiera de los siguientes documentos:

a) La credencial de elector.

b) Los comprobantes de los pagos efectuados por la prestación de los servicios de energía eléctrica o de telefonía fija.

c) Los estados de cuenta que proporcionan las instituciones que componen el sistema financiero o por las casas comerciales o de tarjetas de crédito no bancarias.

Estos documentos que he enumerado deberán estar a nombre del vendedor y contribuyente, de su cónyuge o de sus ascendientes o descendientes en línea recta (abuelos, papás, hijos, nietos, etcétera).

4.- Esta exención no tiene un costo ante las autoridades fiscales, es un beneficio específico para las enajenaciones de casa habitación.

Espero con este comentario le sea de mayor facilidad la comprensión de cómo exentar el Impuesto Sobre la Renta, y me gustaría aclarar, no es evitar pagar impuestos, sino un derecho que la ley prevé para el caso de vender nuestra casa habitación..

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas y me reitero a sus apreciables órdenes, ¡enhorabuena amigos!


Envía tus dudas al Notario Amigo

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

http://www.notariatrece.com

twitter: @nicomoyeda
07 Octubre 2018 04:00:00
¿El fracking? ¡una maravilla!
Por Francisco Martín Moreno

López Obrador descartó ayer en San Luis Potosí la posibilidad de extraer petróleo y gas natural a través de la técnica del fracking: “De una vez les digo que, en todo el sexenio, no va a haber fracking en México”. En su administración “se reforzará la extracción de petróleo en tierra y en aguas someras, pero mediante el método de perforación tradicional que emplea barrenos. Vamos a sacar el petróleo con el sistema de siempre”. ¡Horror, no, por favor, no!

Grave, gravísimo error, similar a su declaración relativa a los “ventiladores” en La Rumorosa, cuando se opuso a la instalación de poderosos aerogeneradores en un parque eólico en la Sierra de Juárez, Baja California, porque “afectaban el medio ambiente de la zona”.

Al respecto debe aclararse que un aerogenerador aprovecha la fuerza y velocidad del viento, para producir electricidad en el contexto de una fuente limpia y renovable de energía, porque en su operación no se utilizan combustibles fósiles (generadores de gases de efecto invernadero, que son los responsables del calentamiento global y, por ende, del cambio climático), y porque el viento es un recurso considerado inagotable, renovable. El supuesto daño ecológico es falso, según se ha demostrado en Europa, en Japón y en Estados Unidos y, por otro lado, el beneficio social es importante en función de la generación de empleos y del abaratamiento sensible del precio de la electricidad doméstica, comercial e industrial.

¿Otro error de la misma naturaleza? Crear una zozobra nacional e internacional con los cuestionamientos, en su mayoría, infundados, respecto al aeropuerto capitalino, un gigantesco “HUB”, la obra de ingeniería civil más importante en la historia de México, que moverá a 70 millones de personas y transportará más millones de carga, todo ello en beneficio de la nación.

Volvamos al “fracking, un proceso usado para extraer petróleo y gas natural de reservorios históricamente inaccesibles que implica la perforación de pozos a altas presiones para fracturar rocas y liberar hidrocarburos. La década pasada, Norteamérica, y más específicamente los Estados Unidos, ha experimentado un auge en la producción de gas natural, ha creado miles de empleos en todo el país, al tiempo que proporciona una fuente de energía significativamente más limpia que el carbón.

Gracias al fracking Estados Unidos empieza a ser reconocido como “Saudi América”, al ser prácticamente autosuficiente para cubrir sus necesidades de gas, con enormes ganancias para su economía, pues cesan las importaciones de insumos energéticos, dando lugar además a la posibilidad de electricidad más barata, lo cual incidirá positivamente en la industria y en la competitividad internacional. En cuanto al petróleo, el futuro se torna muy promisorio, tanto que la Agencia Internacional de Energía (IEA) predice que Estados Unidos podría convertirse en el mayor productor de petróleo en el mundo para el 2020, sobrepasando a Arabia Saudita y a Rusia, y en el más grande exportador de crudo, lo cual tendrá también una extraordinaria repercusión económica y eliminará la alta dependencia actual en materias tan estratégicas como los hidrocarburos.

Paralelamente, Estados Unidos está avanzando en la utilización de fuentes de energía renovable, como la solar y la eólica, que ya comienzan a tener un relativo peso en el total de la producción energética, pero aún con costos relativamente elevados.

¿Resumen? ¡Va! En México no se estudia ni se copia la revolución tecnológica que permitió a Estados Unidos aumentar su producción de crudo de 5 millones de barriles diarios en 2008, a 10.5 millones en marzo de 2018. Una proeza industrial, financiera y económica por donde se vea. Mientras que la Unión Americana ya está exportando 3 millones de barriles diarios petróleo y se enfila a ser el primer productor de crudo y gas del mundo, todo ello gracias al fracking, en tanto su producción de gas natural subió de 16.8 billones de pies cúbicos en 1986 a 28.8 billones en 2017, y cuentan con un millón de pozos de fractura hidráulica. En México, López Obrador prohíbe el uso del fracking, que implicaría, en el corto plazo, no sólo la posibilidad de lograr la autosuficiencia energética del país, sino también de recuperar nuestra plataforma petrolera para volver a exportar 3 o 4 millones de barrilles al día, en lugar de un millón 900 mil del primer semestre de 2018, sin poder contener la escandalosa caída de producción de gas de 7 millones en 2009 a casi 5 en nuestros días.

Los problemas que surgen con el fracking son errores de implementación. Las fugas y el uso del agua son problemas que pueden solucionarse simplemente con protocolos de ingeniería estrictos y una eficiente regulación gubernamental, se trata de los mismos riesgos de perforación de cualquier otro pozo petrolero.

Más resúmenes: mientras que en buena parte del mundo desarrollado se instalan poderosos aerogeneradores para producir masivamente energía limpia y barata para millones de personas y empresas, López Obrador sostiene que “es absurdo instalar ventiladores de energía eólica” al ser “invasiones a reservas naturales que benefician a minorías rapaces”. Mientras que en China se construyen simultáneamente 50 aeropuertos, en México se cuestiona la conclusión de una magnífica obra aeropuertaria mediante una encuesta populista y ridícula, que de llegar a resultar contraria a la obra, se cancelarían beneficios incalculables a millones de mexicanos, además de los consecuentes perjuicios a la economía nacional.

¡Claro que debemos instrumentar estrategias inmediatas para aprovechar tecnologías como el fracking, las eólicas y las solares con el objetivo de lograr, como en Estados Unidos, la autosuficiencia energética con sus enormes beneficios. Los argumentos ecologistas deben atenderse sin olvidar que bien pueden provenir de intereses creados inconfesables, reñidos con el bienestar del país. ¿Fracking? ¡Va! ¿Energía eólica? ¡Va! ¿Energía solar? ¡Va! Es un suicidio económico, un atentado en contra de la nación, el hecho de dar un portazo a las nuevas tecnologías con sus innumerables ventajas en todos los órdenes…
07 Octubre 2018 04:00:00
Pasado y presente de la disolución social
Por Gerardo Blanco

Fue en 1941, en pleno desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, cuando el general Manuel Ávila Camacho, Presidente de la República, mandó una iniciativa la Cámara de Diputados para efectos de regular el delito de disolución social en el Código Penal, con el fin de sancionar a todo aquel que quebrantara la “paz social”.

La exposición de motivos de la iniciativa, entre otras cosas, manifestaba la imperiosa necesidad de regular el delito de disolución social por el supuesto peligro que representaban para México los sistemas totalitarios en el mundo. Es decir, se buscaba proteger la seguridad exterior e interior de la nación y, por ende, la soberanía e independencia del Estado mexicano.

Evidentemente la citada reforma atentó contra las garantías individuales de los mexicanos (como aquel entonces se refería la Constitución federal a los Derechos Humanos); sin embargo, el Presidente temía que se hicieran realidad las presuntas amenazas que significaban ideologías y movimientos como el comunismo, el fascismo y el nazismo, por lo que, a su juicio, era necesario salvaguardar nuestra soberanía.

Con el paso del tiempo quedó constancia de que dicha disposición penal nunca fue utilizada por esas razones, sino que presidentes como Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines la utilizaron de manera discrecional para sofocar y disuadir movimientos que planteaban disidencias frente al Gobierno. No se diga Gustavo Díaz Ordaz, quien fue el que más empleó dicha figura y quien la derogaría a finales de su sexenio.

Todo lo anterior viene a cuento porque este diario, en su edición del pasado 2 de octubre, publicó es su primera plana: “Estudiantes van contra reforma antiprotestas”. La nota explica, de manera clara y concisa, que un grupo de estudiantes de la Facultad de Jurisprudencia, de la Universidad Autónoma de Coahuila, encabezado por el alumno Daniel Héctor Saldívar Olvera, elaboró una iniciativa ciudadana que pretende reformar el Artículo 319 del Código Penal del Estado de Coahuila, mismo que establece sanciones de hasta tres años de prisión y multa de 100 a 300 días o de seis meses a dos años de libertad supervisada y de 100 a 200 días de multa por realizar manifestaciones públicas que detengan el flujo vehicular.

La iniciativa de reforma fue elaborada íntegramente por Daniel Saldívar, estudiante de tercer año en la Facultad de Jurisprudencia, quien dedicó varios meses a estudiar y analizar el Artículo 319 del Código Penal, para concluir, de forma muy acertada, que la norma vulnera los derechos humanos de asociación, reunión y libertad de expresión, por coartar el derecho de los ciudadanos coahuilenses a manifestarse pacífica y libremente.

He tenido la oportunidad de leer todas y cada una de las páginas que componen el proyecto de iniciativa ciudadana. Puedo decir que el documento expone, de manera fundada y motivada, por qué el referido artículo penal transgrede los derechos humanos ya mencionados. El autor esgrime criterios sólidos, basados en argumentos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, respecto a la obligación que tienen los gobiernos democráticos de construir sociedades donde se proteja y salvaguarde el pluralismo y la libre circulación de las ideas; además, abunda en la relevancia que tiene la libertad de expresión como fundamento para poder ejercer otras libertades.

En conclusión, la exposición de motivos de la iniciativa demuestra la excesiva regulación de la legislación penal en Coahuila, al establecer que una manifestación pública que afecte la “libertad deambulatoria” de los ciudadanos, constituye un delito de carácter penal. Más cuando estos casos suponen ser sobrellevados tanto por las autoridades como por la población con un alto grado de tolerancia.

La iniciativa ciudadana ya está en el Congreso del Estado. Esperemos que las y los diputados le den el trámite correspondiente y, dentro de los plazos legales, aprueben la reforma penal propuesta, cuyo único objetivo es maximizar los derechos humanos y las libertades de los coahuilenses.
06 Octubre 2018 04:00:00
Combate a la corrupción
Por: Gerardo Aguado Gómez

La corrupción dentro del servicio público son aquellos actos cometidos por funcionarios, representantes populares o autoridades públicas que abusan de su cargo y poder para hacer un mal uso intencional de los recursos financieros públicos a los que tienen acceso, anticipando el interés individual al colectivo, acción que ha hecho mucho daño a nuestros país y estado por su omnipresencia.

La corrupción no es un tema fácil de abordar, a pesar de que es una práctica por todos conocida y aunque nos cueste aceptarlo, en la que la mayoría de la población incurre.

Pero, ¿qué significa la corrupción? Un día leí algo breve pero contundente y con esa definición me quedaré: La destrucción de la vida institucional, el desprecio de la legalidad, el triunfo de la ilegitimidad y de la inmoralidad. Es por eso que el tema ha sido prácticamente agenda de todos los partidos políticos y gobiernos, aunque para algunos esto signifique sólo simulación y nada de soluciones de raíz.

En el año 2015 se realizó la reforma constitucional que creó el Sistema Nacional Anticorrupción, que en teoría constituiría un instrumento operativo que permitiría denunciar, corregir, sancionar, investigar y hasta resarcir el daño por delitos por hechos de corrupción cometidos por funcionarios o particulares.

El combate a la corrupción dejaría de ser tarea de un ministerio público o un subprocurador para hacerlo “potente, incluyente y transparente”, con comités de selección integrados por académicos y facultados para nombrar a su vez a ciudadanos de probidad e imparciales, sin intereses políticos y con capacidad para crear políticas públicas y mecanismos de medición en el combate a la corrupción, para que formaran parte del Consejo de Participación Ciudadana.

Todo esto dirigido por un comité coordinador interinstitucional y claro con la rediseñada fiscalía especializada en la materia dotada de autonomía técnica y de gestión.

Es así, que primero se crearía el sistema nacional y posteriormente los estados de acuerdo a sus necesidades crearían su propio sistema estatal anticorrupción.

Está por cumplirse 1 año y 3 meses de que se haya creado el sistema estatal anticorrupción en Coahuila, previo a esto, todos nos frotábamos las manos y pensábamos que vendría un festín de denuncias por aquellos famosos actos de corrupción que tanto daño habían hecho a nuestro estado, un suculento banquete de detenidos por los no pocos delitos cometidos y que seguían impunes desde hace casi tres lustros, un sistema que nos hacía pensar que los culpables por falsificar documentos de la “mega deuda” o dejar pasar las empresas fantasma, la pagarían. Nos equivocamos. Al momento tenemos un elefante blanco, dejado a medias…a propósito pareciera.

Pero contamos con una solución, no tener paciencia, no esperar más, se debe “infiltrar” el combate a la corrupción, en la medida que los ciudadanos se involucren, participen y comiencen a ocupar aquellos espacios que fueron creados para ellos, y que es la carta de presentación del nuevo modelo de combate a la corrupción. Nada peor que la desesperanza y la apatía, a eso le apuestan algunos, a llenar los espacios con gente que no representa los intereses de las mayorías. Para resultados contundentes, acciones contundentes.

En los próximos días, en el Congreso del Estado estaremos nombrando a dos integrantes de la Comisión de Selección y a cinco contralores de organismos públicos autónomos de suma importancia: Fiscalía General, Instituto Coahuilense de Acceso a la Información, Tribunal Electoral, Tribunal de Justicia Administrativa y Auditoría Superior del Estado, es una gran oportunidad para comenzar con esta ciudadanización –la real no la de discurso– y con el fortalecimiento de un sistema que a Coahuila le urge. Como decía Frederick Douglas, “Sin lucha, no hay progreso”.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / Twitter: @jorgemelendez



06 Octubre 2018 03:00:00
Hablemos del USMCA
Por: Verónica Rendón Rodríguez

Ante los cambios en el escenario del tratado comercial de América del Norte ahora llamado USMCA (Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá), quiero resaltar algunos puntos de los que hasta hoy conocemos que quedaron en el Acuerdo y esperemos sean benéficos para los tres países.

En cuestión de automóviles será más costoso que los fabricantes utilicen piezas de fuera de América del Norte, y especialmente de China, además de que la cantidad de vehículos que Canadá y México acordaron exportar a Estados Unidos tiene un cupo de 2.6 millones de unidades anuales, esto en el el caso de que Trump imponga aranceles de 25% a las compras de autos por motivos de seguridad nacional. Asimismo, se requerirá que para poder exportar sin aranceles, 75% de un vehículo tiene que ser producido en uno de los tres países (en la actualidad se exige 62.5 por ciento).

En tanto, en el mercado lácteo, Canadá acordó brindar a los productores de Estados Unidos acceso a 3.5% de su mercado doméstico de productos lácteos, de aproximadamente 16 mil millones de dólares al año, sin embargo, tendrá que ofrecer una compensación a sus productores que salgan perjudicados con el Acuerdo.

El USMCA tendrá una duración de 16 años, pero será sometido a revisión cada seis, no acarreará la amenaza de expiración automática -como lo había propuesto originalmente EU- y permitirá renovar el pacto por otros 16 años (es aquí donde desaparece la “cláusula sunset” que proponía terminar con el acuerdo cada cinco años). Además, en el apartado de derechos laborales se incluye un anexo para adoptar normas y prácticas conformes con lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo, a hacerlas cumplir y a no derogarlas de su legislación, así como también se acordó mantener los tipos de cambio determinados por el mercado y no incurrir en manipulación cambiaría, y combatir la corrupción.

Definitivamente cada país mantiene sus intereses de que esto se arreglara y llegar a un acuerdo para los tres, y aunque aún es muy temprano para juzgar, creo que nuevamente nos encontramos ante una estrategia del señor Donald Trump, ya que puede ser que esté ganando terreno para las próximas elecciones de Estados Unidos al ganar de nueva cuenta una buena negociación para su país, porque sin lugar a duda logró que tanto México como Canadá acordaran algunos puntos tal y como él quería. Y sin temor a equivocarme, uno de los puntos principales de Trump, es reducir la brecha que existe entre las importaciones y las exportaciones de Estados Unidos, ya que hoy en día las importaciones superan a sus exportaciones, lo que ha provocado un déficit en su balanza comercial que asciende a 244 mil 760 millones de dólares y este punto ha sido el principal detonante de la escalada proteccionista que ha desencadenado su Presidente.

Espero que por parte de México sean muy buenos nuestros negociadores y logremos agrandar nuestras exportaciones, pero que al mismo tiempo sean buenos estrategas. Recordemos que “los grandes negociadores se hacen, no nacen”; de igual manera, las negociaciones no se dan solas, se hacen. ¡Hasta la próxima!


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


04 Octubre 2018 04:00:00
Medicamentos y sus precios
Por Jesús Carlos Mena

Padecer una enfermedad grave y no tener un seguro de gastos médicos mayores es tanto como una sentencia de muerte. Los costos de los fármacos representan el veredicto: el desahucio del paciente.

Tener la membresía del IMSS, ISSSTE o Seguro Popular tampoco es garantía de nada. Y es que a las instituciones de seguridad social el dinero no les alcanza para comprar la cantidad de medicinas necesarias para los padecimientos crónico-degenerativos. Pero estos son casos extremos. Cuando usted o yo vamos a una consulta médica y nos recetan medicamento de patente, cotizamos en la farmacias que conocemos y cuando nos dicen el precio, nos vamos de espalda y hasta la cartera se achica. Entonces nos vamos a las farmacias del doctor Simi, en donde el valor de los fármacos es tres veces menor y el dinero que se lleva en la bolsa o cartera alcanza y hasta sobra.

Los laboratorios invierten en promedio unos mil millones de euros en el proceso de creación de un medicamento, según la consultora KPMG, lo que significa que el valor de una sustancia médica para el ser humano tendrá un costo elevado al momento de salir al mercado. Y lo que realmente aumenta el costo es el hecho de que 90% de los medicamentos que comienzan a probarse en las personas no llega al mercado porque no es seguro o es ineficaz. Esto significa que el precio de un medicamento de patente tiene implícito una carga de fracasos asumidos en la investigación. Así que el primer precio que se asigna a un medicamento de avanzada al salir al mercado se cotiza en dólares y euros, lo que significa que en México el valor será más elevado y prohibitivo para un enfermo con una limitada capacidad económica.

Ese primer costo del fármaco estará vigente por un periodo de 10 años en el cual ajustará su valor al alza conforme al proceso inflacionario y la relación peso-dólar o peso-euro. Así que el laboratorio que emite el medicamento de entrada tiene un periodo de 10 años para recuperar su inversión y obtener las ganancias respectivas, lo que significa que aplicará el mayor de los costos al medicamento a costa de la salud de millones de personas en el mundo.

Después de los citados 10 años, la sustancia activa o la molécula contenida en el medicamento digamos que es de dominio público y se convierte en un medicamento genérico cuyo valor disminuye de manera dramática. Al ser genérico, el precio de un fármaco es posible encontrarlo con un valor muy al alcance de la población con recursos limitados, caso en el que está 90% de la población mexicana.

Pero las firmas farmacéuticas no dejan escapar el dinero de los clientes después de los 10 años que tuvieron para recuperar su inversión y obtener sus ganancias, crearon una farmacia de genéricos a través de la cual venden su propio medicamentos a precios bajos y ahora la firma tiene bajo su control el medicamento de patente y el genérico, de manera que sus ingresos continúan.

No obstante, debemos de considerar que en el caso de un medicamento de patente o genérico el precio final al público incluye la tarjeta del ahorro o el de un monedero, entonces ¿cuál es el precio real de una medicina? Según una breve conversación con un socio de una empresa instalada en Ramos Arizpe dedicada a la producción de medicamentos, desde la creación de un comprimido hasta que está en su caja y distribuido en la farmacia, el medicamento genérico cuesta de 8 a 15 pesos según su proceso total, así que todo lo que supere ese valor es ganancia pura. De manera que cualquier individuo que con receta en mano acude a una farmacia está expuesto a pagar tres conceptos diferentes: el valor original del medicamento, el precio con una tarjeta o monedero de descuento, y el valor máximo al público. La industria farmacéutica nunca pierde.
02 Octubre 2018 04:00:00
De fusilamientos
Por: Fernando Bañuelos

A finales de cierto año, un periodista se entera de un intento fallido de ejecución extrajudicial masiva ocurrido unos meses antes. Encuentra dos, cuatro, siete sobrevivientes. Todos eran inocentes. Cuenta una y otra vez su historia y la de los poderosos que los mandaron ejecutar hasta que, 20 años después, él mismo es herido y detenido por uniformados. Hoy sigue desaparecido.

Esto pasó en Argentina el 9 de junio de 1956. Esta es la historia de la Operación Masacre, que Rodolfo Walsh investigó y escribió en menos de un año y que no dejó de revisar hasta su desaparición forzada el 25 de marzo de 1977.

Operación Masacre fue el primer libro de Walsh después de su etapa como novelista policiaco y el primer ejemplar de ese género disforme que hoy llamamos New Journalism, nueva crónica de Indias, novela de no-ficción, etcétera, y que se ha expandido por toda Hispanoamérica y el mundo.

No quiero insistir en este punto (ni llamarlo “clásico”) porque le da un aire de abuelo bonachón que no merece. Operación Masacre es un libro joven, marcado por la rabia. Al principio y al final se agregan los apéndices que el autor fue añadiendo en las sucesivas ediciones y revisiones del libro. Juntos, cuentan otra historia, igual de conocida para los latinoamericanos las ejecuciones y desapariciones forzadas: la verdad probada e ignorada, los años en busca de reivindicación, el eventual desencanto. En palabras de Walsh, “los muertos, bien muertos; y los asesinos, probados, pero sueltos”.

La narración equilibra la empatía con las víctimas y el rigor periodístico. Walsh cree los testimonios y está claro de qué lado está, pero revisa cada hueco y cada contradicción causada por el pánico y el aturdimiento. Cuando la versión oficial choca con los testimonios no la descarta sino que busca demolerla, y casi siempre lo logra. Es lírico sin ser cursi y no sacrifica velocidad narrativa a favor de sentimentalismos fáciles. El resultado es una condena implacable contra las mentiras, la impunidad y la violencia arbitraria de las dictaduras militares.

Es surreal, por eso, lo reconocibles que son para el lector mexicano las situaciones y escenas que presenta este libro. Es una lástima que sólo pueda conseguirse a través de descargas electrónicas ilegales o ediciones inciertamente compradas por internet (ambas repletas de errores, por cierto). Cada dos o tres páginas hay una frase o un episodio entero que se ofrece como espejo distorsionado de nuestro presente: enfrentamientos con las fuerzas armadas que dejan como saldo solamente civiles muertos, esposas y madres en calvario, preguntando dónde están sus desaparecidos (y funcionarios que saben la respuesta y se niegan a darla), altos mandos que se esconden tras investigaciones falsas y el fuero militar.

Con todos sus méritos literarios y periodísticos, tal vez lo más valioso hoy de Operación Masacre sea el recordatorio que guarda acerca del color real del terror en Latinoamérica: no rojo sangre sino verde oliva.
01 Octubre 2018 04:00:00
El papel de la LXIV Legislatura ante el cambio
Rodrigo Alpízar

El Congreso de la Unión ha sido protagonista de diversas legislaturas que modelaron el andamiaje legal y político del país. Su conformación es determinante para organizar su agenda, sus comisiones de trabajo y su operatividad plena.

La nueva correlación de fuerzas también se combina con la diversidad de posturas y visiones de país, algunas más progresistas y otras populistas con visiones retrógradas. La distribución de las comisiones determina también el rol de las diversas fracciones parlamentarias en los temas prioritarios, el gran reto es enriquecer la agenda con especialistas y mucho oficio político en un Congreso primerizo y, por qué no decirlo, con muchas ideas ocurrentes que no siempre aterrizan en un bienestar de país. 

La lógica de voto disciplinado y partidista que ha mantenido el Congreso se espera que se mantenga, haciendo valer la mayoría del partido en el próximo gobierno. La mayoría mecánica permitirá un conjunto de cambios anunciados en materia de salud, educación, derechos humanos, economía, trabajo, proyectos presidenciales y otros temas que irán cobrando fuerza e incluso empoderando cada vez más al Poder Ejecutivo en contrapesos tan importantes como el Banco de México. Mucho cuidado con la lectura que los mercados tienen de estas acciones. 

No es de extrañar que los primeros asuntos desahogados se refieran al marco legal de la austeridad republicana en la Cámara baja y la ratificación del convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo en la Cámara alta, tema de alta relevancia no sólo por su polémica aprobación sino por los efectos en la vida de los sindicatos nacionales y en la confianza que tantos años costó construir en materia de estabilidad laboral. 

La transición de gobierno, en cambio, más allá de los nombramientos anticipados, ha creado un par de agendas antagónicas con el gobierno saliente: por un lado, la contrarreforma educativa, y por el otro, la consulta sobre el nuevo aeropuerto y sus alternativas.

Los procesos consultivos están en operación y la conversación pública ha sido variada, pero con una carga de escepticismo ante el entusiasmo del grupo que llega al poder y sus simpatizantes.

Nos encontramos también en la nueva agenda el aniversario de los sismos y la ratificación de que el Estado y la IP han sido incapaces de atender adecuadamente la emergencia y que la reconstrucción será un proceso de largo plazo. En otro orden, se encuentra el aniversario de la desaparición forzada de los normalistas que irrumpen en la conversación, en la interlocución y se hace presente en el Congreso, con el presidente electo y con la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

También se encuentra el tema de la violencia y las evidencias de que un Estado rebasado no ha podido revertir la percepción de inseguridad y el nivel de victimización reportado por Inegi que llega a 23 millones de víctimas y más de 300 mil millones de pesos en costos.

La narrativa del escepticismo y el desencanto también se expresó en la salud económica del Estado mexicano que el gobierno saliente heredará al nuevo gobierno y las dudas acerca del adecuado manejo de las finanzas públicas, la deuda externa y el control de la inflación.

También amaga en la confianza pública la implantación del sistema nacional anticorrupción y su eventual reconfiguración. El nombramiento del fiscal y su relación con el titular del Ejecutivo será una decisión compartida con el Senado de la República.

Es así que la agenda del cambio necesariamente pasará por el Congreso de la Unión y la amplia discusión de los temas, ante una vitrina pública que hoy ve a las y los legisladores con el mismo recelo que marcan las encuestas de aprobación de los políticos y que los maniatan en el sótano de las preferencias y el reconocimiento.

Tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, la mayoría ejercerá control de su agenda y sus actitudes; cohesión política y capacidad técnica serán claves para la productividad legislativa, la cual hasta el momento es bajísima, en comparación con otras legislaturas.

Sin duda, existe la amenaza de sobrecargar al Estado con múltiples atribuciones y facultades derivadas de nuevas leyes y sistemas de gestión pública, pero la limitación presupuestal es evidente, así como la factibilidad de hacer más grande al gobierno contradice el horizonte de la austeridad republicana.

Las y los legisladores en esta legislatura -que a las primeras de cambio ofrece más de lo mismo, pero con otros actores- tendrán que cambiar las formas, las reglas no escritas y sus privilegios para acercarse a la ciudadanía, que tiene altas expectativas.

Las y los ciudadanos tenemos amplias expectativas de la Legislatura. Los sectores productivos esperan estabilidad y confianza en los mercados. El equipo de gobierno requerirá de consensos y mayorías para avanzar en el plan de gobierno. Los medios de comunicación esperan información de las comisiones y del trabajo legislativo, en suma, traducir la agenda del cambio en leyes sistémicas será el reto de la Legislatura.
30 Septiembre 2018 04:00:00
La puerta que se abrió
Por Gerardo Blanco

Las calles de la ciudad están atiborradas de soldados. Los signos de rebelión son sometidos, callados, sofocados. Puede ser a patas o, de ser necesario, con culatazos en la sien. Los de cabello largo son trasquilados. Cuba, Rusia y China representan, a juicio del Presidente, el comunismo que quiere asediar el país. Simbolizan la intervención extranjera. Todo lo que parezca la reencarnación del “Che”, hay que aniquilarlo de tajo.

Es la despejada mañana del 30 de julio. El bazucazo truena la puerta colonial de la Preparatoria numero uno. La puerta de madera labrada, joya del siglo XVIII. Los estudiantes, atrincherados tras ella, vuelan con el sonido del estruendo. Corre la sangre. Hay cuerpos tirados; unos están heridos, otros muertos. El Ejército detiene y encarcela a los que considera unos revoltosos. “Son presos políticos”, dicen los líderes del Consejo Nacional de Huelga.

El movimiento juvenil se resiste con dignidad. La marcha es en silencio, pero retumba en los tímpanos de toda la sociedad. Nadie usa la voz y la afonía provoca un ruido que se escucha por todas las avenidas y rincones, que se traslada por el viento y por las nubes para hacer estremecer el país entero. Penetra por las fisuras de Palacio Nacional y aturde los oídos del Presidente Díaz Ordaz. “El Mandril”, como le apodan los estudiantes. “Le decimos así por su aspecto físico”, se burlan algunos. “No, no es por eso, es por su retrógrada y primitiva forma de pensar”, acotan otros.

El cielo del 2 de octubre de 1968 contempla el vuelo de los helicópteros sobre la plaza de Las Tres Culturas. Están listos los tres anillos de seguridad perfectamente planeados por Echeverría y García Barragán. Primero el Ejército, después el Batallón Olimpia y por último el Estado Mayor Presidencial. Los francotiradores están pecho tierra en los techos de los edificios. Los policías del Batallón, vestidos de civil, luciendo un guante blanco en la mano izquierda para no ser confundidos con los estudiantes, están en posición. Las bengalas son la orden para disparar a los desarmados estudiantes. Bueno, no traen armas bélicas, pero sí políticas e ideológicas; sí creencias, ideales y convicciones. Esas armas que representan la mayor amenaza para los gobiernos autoritarios. Gobiernos autoritarios como el de Díaz Ordaz, como el del partido de Estado, como el de México. Se escuchan los disparos y empieza la masacre. Decenas de cuerpos caen uno tras otro. Los sobrevivientes corren para refugiarse en los departamentos del edificio Chihuahua. Pero no es un refugio, es una trampa. El Ejercito captura masivamente a los estudiantes y los traslada al Colegio Militar número uno; los aísla en celdas militares para golpearlos, torturarlos, humillarlos.

Empiezan los desabridos Juegos Olímpicos y los líderes estudiantiles son encarcelados en la prisión de Lecumberri. Los muros son fríos y los barrotes impenetrables. Las bolsas en la cabeza suspenden la respiración. Los toques en los genitales son insoportables, pero insuficientes para inculpar a los compañeros del Movimiento. La prisión no calla las voces, por el contrario, es testigo de cómo nacen las letras de Los Días y los Años, de González de Alba; escucha la sigilosa voz con la que Elena Poniatowska hace las entrevistas que le darán vida a los testimonios de La Noche de Tlatelolco, y, además, contempla las madrugadas en que José Revueltas escribe sus mejores versos.

El Movimiento sólo busca la libertad, que la sociedad ejerza genuinamente sus derechos civiles, sociales y políticos. En pocas palabras, desea erradicar el régimen autoritario. Los estudiantes quieren ser escuchados por un Gobierno sordo e intolerante. Esa intolerancia que se traduce en el primer signo de desmoronamiento del nacionalismo revolucionario encarnado en el partido hegemónico. El Gobierno representa, sin más, la intransigencia, la represión y el anhelo de una sociedad con opinión uniforme y sumisa.

Cincuenta años después, volviendo la mirada hacía atrás, la barbarie sigue siendo imborrable, pero a la vez, se entrevé una luz fuerte y deslumbrante que simboliza, entre otras cosas, el Movimiento Estudiantil que, por primera vez, abrió la puerta para emprender un lucha social que, con el paso de las décadas, consiguiera un régimen más democrático, plural y accesible.
30 Septiembre 2018 04:00:00
Bravo, presidente Zedillo, bravo
Por Francisco Martín Moreno

¿Usted había oído o sabido de un político mexicano que reconociera la comisión de un error, porque casi siempre invariablemente tienen una disculpa por lo que hicieron y otra por lo que no hicieron… Por lo general, culpan a las “fuerzas del mercado de ser las causantes del desastre” o “grupos perversos internos nos saquearon y no nos volverán a saquear”, o “no nos dejaremos vencer por los emisarios del pasado”, entre otros tantos ejemplos inoportunos en el contexto de esta breve columna. Sin embargo, cuando la semana pasada, el expresidente Ernesto Zedillo aceptó haberse equivocado en la estrategia de combate en contra del narcotráfico, no voy a confesar el inicio de un proceso de reconciliación con la política mexicana, una auténtica “coprocracia”, por donde ésta se analice, pero sí admito la presencia digna de un líder que siempre estuvo, además, a la altura de las circunstancias. ¿Ejemplo? En el primer año de gobierno de Zedillo, el PIB se desplomó a un -6.3% a raíz de la crisis del año 1994, pero durante el último año de su mandato, México creció, mejor dicho detonó, a un +7.5%, un porcentaje de crecimiento económico que no hemos vuelto a ver ni mucho menos a disfrutar.

¿Qué tal cuando Zedillo afirmó recientemente que México debería regular las drogas para bajar los índices de corrupción y violencia, e hizo un llamado a favor de la eliminación de la prohibición? Acto seguido dejó constancia en el informe Regulación: El Control Responsable de las Drogas: “las políticas que tenemos en Estados Unidos y México han sido consecuencia de posiciones ideológicas, de conveniencias políticas de coyuntura y han estado inspiradas en la discriminación y en el desprecio a la salud pública y los derechos humanos”. ¿Más? Sí: “Estas políticas han fracasado rotundamente y prácticamente en todos los lugares en los que se han aplicado”.

Cuando Roosevelt decidió acabar con la famosa prohibición, Estados Unidos no se convirtió en un país de ebrios. Se construyeron hospitales para atender a los adictos, en lugar de más cuarteles de policía. Se acabó la violencia. Ese el camino al día de hoy o perderemos la batalla…

El sanguinario y devastador tráfico de estupefacientes no es un conflicto mexicano, lo es de carácter global y como tal debe ser atendido. ¿De qué nos servirá aprehender a los grandes capos, a recluirlos en cárceles de altísima seguridad, a expatriarlos a cárceles extranjeras, a colaborar en la lucha antinarcóticos con la ayuda económica, policiaca y militar del Tío Sam, a recibir sofisticados helicópteros, dólares, aviones equipados con complejos sistemas de radar, a cubrir con barcos y acorazados nuestros mares patrimoniales, a trabajar en concierto con policías internacionales, a emplear lo más selecto y honorable del Ejército Mexicano y de la Marina, para perseguir a poderosos delincuentes, quienes en su conjunto pueden contar con un poder económico y de fuego en ocasiones superior al de nuestras Fuerzas Armadas? ¿En qué nos beneficiará la instauración de la pena de muerte, para quien trafique con enervantes o legislar para impedir el lavado de dinero, si el kilo de heroína vale en México 5 pesos, (un precio a título solo explicativo) y en la calles de Washington, de Nueva York o San Francisco se vende en una cantidad superior a los 100 dólares? Conclusión: Estados Unidos debe participar en el proceso de regulación y acabar con la prohibición como lo hiciera, en su momento, en los años 30, el presidente Roosevelt. Pero, oh, sorpresa!, Estados Unidos sabe que el mercado de narcóticos vale en su territorio, 300 mil millones de dólares anuales, dinero negro de gran influencia y poder en su economía, por lo que no sólo se negarán a la regulación, sino que se opondrán al control de los opiáceos de gran poder destructivo de la salud. Los capitales, vengan de donde vengan, son los capitales y ellos tienen la palabra, por más que en la Unión Americana ya próximamente, se podrá comprar la mariguana por medio de las compañías de mensajería.

Nunca escuchamos que se aseste un rudo golpe al narcotráfico en Estados Unidos, tal y como se asesta, sin duda, en México, en forma por demás recurrente. Nunca vemos fotografías de capos norteamericanos arrestados y enfundados en sus chamarras azules del FBI con las manos y pies esposados, chalecos y cascos antibala, además de una numerosa escolta policiaca para evitar cualquier atentado en contra de sus vidas que impidiera la delación de la identidad de sus socios y movimientos...

¡Ya sé! En EU las drogas se trafican “solitas”. Los enervantes son dejados en las fronteras norteamericanas por “camellos” mexicanos o latinos y llegan “solitos”, como por arte de magia, a las manos de los consumidores. Sucede que la mariguana se siembra solita, se corta solita, se distribuye solita y el dinero obtenido se lava solito...

¿Usted conoce el nombre de un sólo capo norteamericano de nuestros tiempos? Por supuesto no me refiero a los famosos “gangsters” de los años de la prohibición alcohólica en Estados Unidos como sin duda lo fueron Capone, Dillinger y Frank Nitti, entre otros tantos personajes del bajo mundo que encontraron en nuestros vecinos del norte el caldo de cultivo necesario para desarrollarse hasta alcanzar “prestigio” internacional…

Estados Unidos va a luchar con todo su poder económico, diplomático y militar con tal que México no logre la despenalización de ciertos narcóticos. Hay mucho dinero en juego, de ahí que las declaraciones del presidente Zedillo tengan tanta actualidad y valentía civil: “las políticas que tenemos en Estados Unidos y México han sido consecuencia de posiciones ideológicas, conveniencia política de coyuntura y han estado inspiradas en la discriminación y en el desprecio a la salud pública y los derechos humanos”.

Por elemental congruencia ideológica, me declaro a favor de la posición asumida por López Obrador y por Olga Sánchez Cordero, quienes se han mostrado a favor de la regulación y en contra de la prohibición, con sus consecuentes límites.

¡Otro bravo al presidente Zedillo!
30 Septiembre 2018 03:05:00
El Estado Benefactor
POR: Gerardo Aguado

Muchas veces nos hemos preguntado acerca del rol que juega el Estado en la economía de los ciudadanos, hasta qué punto debe repartir subsidios y ayudas sociales sin que éste se convierta en el estado benefactor y controlador que reparta a diestra y siniestra con tal de mantener el control electoral, si, como pasa en Coahuila.

A lo largo del tiempo las ideas sobre el papel económico del Estado han evolucionado. En el siglo XVIII se pensaba que el estado debía fomentar activamente el comercio y la industria, posteriormente en el siglo XIX decían que se debía dejar que el sector privado hiciera su parte y se encargara de la parte económica, sin intervención emergente del Estado.

A raíz de diversas crisis económicas en el mundo, varias teorías prefirieron inclinarse por la idea de que el estado no sólo debía intervenir para enfrentar los problemas económicos dentro de la sociedad sino directamente establecer mecanismos que promovieran el desarrollo económico.

Para responder a la depresión económica, los gobiernos no sólo asumieron en aquel momento un papel más activo con tal de regular la economía de las familias, si no que se aprobaron medidas legislativas como: subsidio al desempleo, seguro social, programas asistenciales, etcétera.

A partir de ese momento comenzó una historia que ya todos conocemos, el Estado cómodo de controlar parte de la economía de manera indirecta, se dio cuenta cómo podía influir sobre quienes necesitaban de estos beneficios. Fue así que al poco tiempo teníamos un Estado Benefactor que repartía dádivas y se había olvidado de impulsar el Desarrollo integral. Hoy en día esta personalidad que adoptó el Estado no sólo figura en México o en Coahuila, si no que se ha convertido en el “modus operandi” en muchas administraciones de cualquier orden de gobierno en muchas partes del mundo para así lucrar con la escasez.

La economía actual lo que sugiere es establecer un diagnóstico puntual de las causas de desempleo y así establecer políticas públicas que reduzcan los incentivos por no trabajar y aumentar las posibilidades de auto empleo, así como la búsqueda por parte del Estado de inversiones que generen empleos, ya que el crecimiento de un estado o nación se da en la medida que exista un mayor acceso laboral con salarios reales y por ende una mejora en el nivel de vida de las personas. Mientras el Estado no tenga interés por hacerlo, seguirá siendo el benefactor que le permita tener dominio político y que tanto daño hace a las democracias.

¿Y qué tiene que ver la economía con la democracia? Mucho, porque en México y en el caso de Coahuila, durante años se han diseñado políticas económicas con orientación oportunista o partidista, y esto sin duda ha incidido en el resultado de muchas elecciones en el país.

Dentro de todo hay una buena noticia, el pasado resultado electoral nos dio cuenta de que el país está evolucionando y que se vislumbra una luz electoral; la del voto razonado. Dejando de lado la hegemonía de papá gobierno.

¿Qué queda entonces? Muy fácil, que el gobierno encamine sus esfuerzos - cuando se dé cuenta que poco a poco y cada vez más dejará de influir sobre el electorado- a establecer políticas económicas que privilegien ante todo el desarrollo económico del Estado y entonces sí la generación del Bien Común

Gerardo Abraham Aguado Gómez

@GerardoAguado
29 Septiembre 2018 04:00:00
Estrategia: Guerra Comercial
Por: Verónica Rendón

“Toda negociación comienza con un NO. Por lo tanto, comienza siempre pidiendo más de lo que quieres y ofreciendo menos de lo que puedes ofrecer” y “En la vida no obtienes lo que quieres, sino lo que negocias”, son algunas frases de Donald Trump.

Casi transcurridos dos años de ocupar la Presidencia de Estados Unidos, fuimos testigos de cómo una persona como Trump negoció su campaña y, ya siendo Presidente, ha movido toda una estrategia económica en todo el mundo, y si bien no tiene experiencia diplomática, sí la tiene de empresario. En esta columna nos enfocaremos en la estrategia denominada Guerra Comercial.

El primer paso fue encontrar algún motivo: la inmigración y el muro, desde ahí se enfocó y encontró la “excusa” para iniciar su presión a México y luego sacó a relucir el déficit comercial que tiene EU con México de 60 mil millones de dólares (casi una tercera parte de las reservas internacionales del país) y de ahí se empezaron a mover las piezas. La siguiente fase fue la renegociación del TLCAN, pero esta pieza movería mercados en todo el mundo, ya que el TLCAN es el tratado comercial más grande del mundo y se encuentra en América del Norte.

Por otra parte, desde hace varios años Estados Unidos se encuentra pisándole los talones al segundo país más grande del mundo y que después de la Guerra Fría empezó a posicionarse. Me refiero a China, que registra crecimientos de su PIB de los más elevados del mundo y donde también se encuentran las exportaciones más altas. Estados Unidos tiene un déficit comercial con China de más de 120 mil millones de dólares y se siente perjudicado, así que dio inicio a la imposición arancelaria más alta registrada hasta hoy.

Cierto es que esto de la renegociación del TLCAN lo puedo visualizar como una película de Hollywood, donde hay un protagonista y dos antagonistas; Trump es el director de escena, indicando la pauta y guión, y México y Canadá llevan una línea diplomática de “respeto”. Hasta el día de hoy el tratado sigue siendo bilateral, formado por Estados Unidos y México, del cual aún desconocemos los pormenores y qué tanto cedió México.

Sin embargo, ante este escenario me atrevo a decir que prevalece la forma en que Trump realiza sus negociaciones, así como el empresario que es: “Toda negociación comienza con un NO. Por lo tanto, comienza siempre pidiendo más de lo que quieres y ofreciendo menos de lo que puedes ofrecer”. Si entendemos esta regla de negociación -“PEDIR MÁS Y OFRECER MENOS”- ¿estaríamos estancados en la renegociación del TLCAN? Yo creo que NO. Tal vez estuviéramos próximos a efectuar el cierre, pero aquí hacemos las cosas al revés: “Hacerte pequeño para encajar”, “Achicarte para caber”, en lugar de “ser grande” porque conoces tus recursos.

Sin duda, estas estrategias de Trump tienen como objetivo mantener a EU como la principal potencia mundial, a pesar de saber que es el país más endeudado de todo el mundo. “Negocia” a pesar de que los mercados se moverán a consecuencia de las tensiones comerciales y así lo estamos viviendo: se observan retrocesos en mercados europeos y países asiáticos, pero también en Wall Street, y con la entrada en vigor de los aranceles de Estados Unidos impuestos a China, se pone fin a una posible ronda de negociaciones entre ambos países, anticipando mayores tensiones generadas por el proteccionismo.

Estimado lector, dicho lo anterior, dónde le gustaría estar: ¿Negociando, pidiendo más y ofreciendo menos? o ¿haciéndose pequeño para caber? Hasta la próxima.
29 Septiembre 2018 04:00:00
El Estado benefactor
Gerardo Abraham Aguado Gómez

Muchas veces nos hemos preguntado acerca del rol que juega el Estado en la economía de los ciudadanos, hasta qué punto debe repartir subsidios y ayudas sociales sin que este se convierta en el Estado benefactor y controlador que reparta a diestra y siniestra con tal de mantener el control electoral, sí, como pasa en Coahuila.

A lo largo del tiempo, las ideas sobre el papel económico del Estado han evolucionado. En el siglo 18 se pensaba que el Estado debía fomentar activamente el comercio y la industria; posteriormente, en el siglo 19, decían que se debía dejar que el sector privado hiciera su parte y se encargara de la parte económica, sin intervención emergente del Estado.

A raíz de diversas crisis económicas en el mundo, varias teorías prefirieron inclinarse por la idea de que el Estado no solo debía intervenir para enfrentar los problemas económicos dentro de la sociedad, sino directamente establecer mecanismos que promovieran el desarrollo económico.

Para responder a la depresión económica, los gobiernos no solo asumieron en aquel momento un papel más activo con tal de regular la economía de las familias, sino que se aprobaron medidas legislativas como: subsidio al desempleo, seguro social, programas asistenciales, etcétera.

A partir de ese momento comenzó una historia que ya todos conocemos, el Estado, cómodo al controlar parte de la economía de manera indirecta, se dio cuenta de cómo podía influir sobre quienes necesitaban de estos beneficios. Fue así que al poco tiempo teníamos un Estado benefactor que repartía dádivas y se había olvidado de impulsar el desarrollo integral. Hoy en día esta personalidad que adoptó el Estado no solo figura en México o en Coahuila, sino que se ha convertido en el modus operandi en muchas administraciones de cualquier orden de gobierno en muchas partes del mundo para así lucrar con la escasez.

La economía actual lo que sugiere es establecer un diagnóstico puntual de las causas de desempleo y así establecer políticas públicas que reduzcan los incentivos por no trabajar y aumentar las posibilidades de autoempleo, así como la búsqueda por parte del Estado de inversiones que generen empleos, ya que el crecimiento de un Estado o nación se da en la medida que exista un mayor acceso laboral con salarios reales y por ende una mejora en el nivel de vida de las personas. Mientras el Estado no tenga interés por hacerlo, seguirá siendo el benefactor que le permita tener dominio político y que tanto daño hace a las democracias.

¿Y qué tiene que ver la economía con la democracia? Mucho, porque en México y en el caso de Coahuila, durante años se han diseñado políticas económicas con orientación oportunista o partidista, y esto sin duda ha incidido en el resultado de muchas elecciones en el país.

Dentro de todo hay una buena noticia, el pasado resultado electoral nos dio cuenta de que el país está evolucionando y que se vislumbra una luz electoral; la del voto razonado. Dejando de lado la hegemonía de papá Gobierno.

¿Qué queda, entonces? Muy fácil, que el Gobierno encamine sus esfuerzos –cuando se dé cuenta de que poco a poco y cada vez más dejará de influir sobre el electorado– a establecer políticas económicas que privilegien ante todo el desarrollo económico del Estado y, entonces sí, la generación del bien común.
29 Septiembre 2018 03:00:00
Estrategia……Guerra Comercial
“Toda negociación comienza con un NO. Por lo tanto, comienza siempre pidiendo más de lo que quieres y ofreciendo menos de lo que puedes ofrecer.” – Y “En la vida no obtienes lo que quieres, sino lo que negocias.”- Algunas frases de Donald Trump

A casi transcurridos dos años, hemos sido testigos de cómo una persona como Donald Trump ha negociado su campaña y ya, siendo Presidente como ha movido toda una estrategia económica en todo el mundo, si bien no tiene experiencia diplomática si de empresario ,en esta columna nos enfocaremos a la estrategia denominada Guerra Comercial, primer paso era encontrar algún motivo: la inmigración y el muro,desde ahí se enfocó y encontró la “excusa “ para entrar con presión a México y luego saco el déficit comercial que tiene México de $60 MMDD (tercera parte de las reservas internacionales en México) y ahí se empezaron a mover las piezas, la siguiente estrategia es la “Renegociación del TLCAN” pero esta pieza movería mercados en todo el mundo, ya que el TLCAN es el tratado comercial más grande del mundo y se encuentra en América del Norte.

Por otra parte Estados Unidos desde hace ya varios años se encuentra pisándole los talones al segundo país más grande, que después de la guerra fría empezó a posicionarse y me refiero alpaís asiático China con crecimientos de su PIB de los más elevados del mundo y donde también se encuentran las exportaciones más altas hacia al mundo. Estados Unidos tiene un déficit comercial con China de más de 120 MMDD y se siente perjudicado, así que dio inicio la imposición arancelaria más alta impuesta hasta hoy.

Cierto es, que esto de la Renegociación del TLCAN lo puedo visualizar como una película de Hollywood donde hay un protagonista y 2 antagonistas, donde Trump es el director de escena indicando la pauta y guion y los dos países México y Canadá con una línea diplomática de “respeto”, y hasta el día de hoy sigue siendo un tratado bilateral formado porEstados Unidos y México del cual aún desconocemos a detalle los pormenores y que tanto cederá México.

Sin embargo, ante este escenario me atrevo a decir que prevalece la forma en como Trump hace sus negociaciones, así como el empresario que es:

Toda negociación comienza con un NO. Por lo tanto, comienza siempre pidiendo más de lo que quieres y ofreciendo menos de lo que puedes ofrecer.

Si entendemos esta regla de Negociación, “PEDIR MÁS Y OFRECER MENOS” ¿Estaríamos estancados en la Renegociación del TLCAN?, yo creo que NO, tal vez estuviéramos próximos a efectuar el cierre, pero aquí hacemos las cosas al revés “Hacerte pequeño para encajar”, “achicarte para caber”, en lugar de Ser Grande porque sabes tus recursos.

Estas estrategias de Trump, sin duda tienen como objetivo continuar como la Potencia Mundial, a pesar de saberse el país más endeudado de todo el Mundo “Negocia”, a pesar de que los mercados se moverán a consecuencia de las tensiones comerciales y así lo estamos viviendo, se observan retrocesos en mercados europeos y países asiáticos, pero también en Wall Street y con la entrada en vigor de los aranceles por parte de Estados Unidos impuestos a China, se pone fin a la posible ronda de negociaciones entre ambos países anticipando aún mayores tensiones generadas por el proteccionismo.

Estimado lector, dicho lo anterior donde le gustaría estar, ¿Negociando, pidiendo más y ofreciendo menos? ó ¿Haciéndose pequeño para caber?....

Hasta la próxima



Verónica Rendón Rodríguez
Director Estrategias de Inversión
Open OCG
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Septiembre 2018 04:00:00
La mujer y la corrupción
Por: Karla Ivonne Natividad González

La presencia de las políticas anticorrupción en los países de América Latina, y en particular México, se han incrementado en los últimos años. La creciente necesidad de especialistas, no solo en el combate y castigo de la corrupción, sino en su análisis y estudio, ha generado una necesidad de que ciudadanos mexicanos se especialicen en el tema, lo estudien, lo entiendan, lo analicen y lo combatan. Es interesante que muchas de las personas que se han visto inmiscuidas en estas tendencias son mujeres preocupadas por su país, por el México que le van a dejar a sus hijos y familiares, decididas a transformar el estigma de corrupción que pesa sobre nuestro país. Mujeres que, a pesar de sus múltiples roles, le apuestan a dar su esfuerzo extra para que México sea mejor. Y como lo menciona María Eugenia Butler, “hoy más que nunca la mujer debe jugar un papel fundamental en la lucha contra la corrupción, toda vez que, por naturaleza, es más sensible a las necesidades de los demás”.

La participación de las mujeres en la lucha contra la corrupción no es una cuestión simple de género, es una necesidad dado que diversos estudios de organizaciones internacionales han demostrado que la corrupción afecta más a las mujeres que a los hombres; que a pesar de que las mujeres perciben la corrupción igual que los hombres, ellas están expuestas a sufrir mayores impactos asociados al grado de impunidad que se vive en el país.

Según el estudio La Corrupción y sus Vínculos con el Género, una Aproximación al Caso Mexicano, de Yolanda Ramos Ruiz, existen dos hipótesis que se han desarrollado respecto a la participación de la mujer en las políticas anticorrupción. La primera es si la participación de las mujeres en altos puestos públicos tiende a disminuir la corrupción, y la segunda, si la corrupción afecta más a las mujeres que a los hombres, como anteriormente lo expresé.

Dollar, Fismas y Gatti demostraron mediante un modelo econométrico en 1999, que relaciona algunos índices de corrupción con la participación de las mujeres en los congresos o parlamentos, que existe una relación negativa entre la participación de la mujer y la disminución de la corrupción, es decir, que al lograr la participación de la mujer en altos cargos públicos se logra disminuir los niveles de corrupción. Los autores comentan que esto se debe a que los valores de honestidad y generosidad en las mujeres están más arraigados que en los hombres.

Por otro lado, respecto a la hipótesis de que si la corrupción afecta más a mujeres que a hombres, el estudio de Yolanda Ramos concluye que la mujer mexicana tiene mayor probabilidad de sufrir impactos debidos a la corrupción por la relación que existe entre el pago de sobornos y la ineficiencia del sistema judicial mexicano con la estadística de que la mayor cantidad de delitos en el país es contra mujeres. Es decir, la impunidad de los delitos cometidos contra mujeres y la no presencia de sanciones y castigos contra agresores dejan en indefensión a la mujer ante la corrupción.

Con base en lo anterior, es interesante saber que por primera vez en la historia de la Cámara de Diputados, 49% serán mujeres, 245 de los 500 diputados existentes. En cuanto a la Cámara de Senadores hay 65 hombres por 63 mujeres, es decir, 49% de los senadores en el país son mujeres.

Otro dato interesante es que la participación de la mujer en el recién creado Sistema Nacional Anticorrupción ha sido constante muestra de lo anterior, ya que quien presidió el Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción en su primer año fue una mujer, Jaqueline Peschard Mariscal, al término de su periodo, quien acaba de tomar protesta es Mariclaire Acosta Urquidi. Este Consejo en la actualidad es integrado por tres hombres y dos mujeres.

En el caso de Coahuila, en el Poder Judicial, a pesar de que la presidencia recae en la magistrada Miriam Cárdenas Cantú, solo tres de los 14 magistrados o magistradas son mujeres. En el caso del Poder Legislativo, hay 13 diputadas por 11 diputados, siendo ocupada la presidencia de este poder por un hombre, Jaime Bueno Zertuche. En el caso de órganos autónomos como el Instituto Coahuilense de Acceso a la Información, ICAI, y el Instituto Electoral de Coahuila, su conformación en cuanto a paridad de género es la siguiente: ICAI, cuatro hombres y solo una mujer, la comisionada Bertha Icela Mata Ortiz, este instituto es presidido por Luis González Briseño. En el caso del IEC, la presidencia es encabezada por Gabriela de León y hay cuatro consejeros hombres y tres mujeres. En el caso del Gabinete legal del estado de Coahuila, hay tres secretarias por 10 secretarios, solo las secretarías de Cultura, Fiscalización y Medio Ambiente son encabezadas por mujeres.

Como se puede observar, en Coahuila, a pesar de que ha habido avances en el posicionamiento de mujeres en puestos de importancia en la administración pública, sigue siendo una tarea pendiente, y ante la comprobación de diversos estudios que demuestran que la participación de la mujer en los altos cargos públicos disminuye la corrupción, sería importante redoblar esfuerzos para que el posicionamiento de la mujer en el servicio público en puestos importantes vaya en aumento en un corto plazo.

Vivimos un momento histórico en nuestro país, donde la corrupción y la impunidad ya nos sobrepasó, somos una sociedad asfixiada por este mal que se infiltra en todo. Este es el momento de seguir con esta activa participación y buscar entrar en los espacios que aún se nos rechaza, sabiendo que podemos generar grandes cambios, es momento de invitar a más mujeres a que se sumen a esta causa en común, de fortalecer las instituciones, de crear lazos, de actuar.
25 Septiembre 2018 04:00:00
¿El mapa es mejor que el territorio?
Por: Penelope Montes

Un otoño le pedí a mi padre como regalo de cumpleaños la novela El Mapa y el Territorio de Michel Houellebecq. Quería fomentar una adicción reciente: la sensación que desentrañé al leer Sobrevivir, un texto breve que escribió el autor francés unos 20 años atrás con un método para lograr una trayectoria como poeta. Recuerdo y evoco con muchísima precisión palabras y frases, “sobrevivir es difícil”, “la felicidad no existe”, frases que regresan una y otra vez, “sobrevivir es difícil”, “la felicidad no existe”. Me sumergí en la novela por primera vez en 2012 aunque la última relectura fue hace unas semanas.

La ciudad de París y su arquitectura brindan una estructura base a la historia de Jed Martin, el personaje principal de la novela, un artista a la deriva que crea a partir de lo que el narrador llama grandes revelaciones estéticas que lo mueven entre disciplinas, técnicas, herramientas y soportes.

Observamos a Jed, clasificado por ArtPrice en el puesto 583, trabajar en representaciones del mundo, retratos de Jeff Koons, Damien Hirst, incluso de su padre viudo el arquitecto Jean-Pierre Martin abandonando la dirección de su empresa; hacer fotografías de objetos fabricados por el hombre en la era industrial sobre fondo gris neutro, o retocar la fotografía digital de un mapa de carreteras Michelin donde figura el pueblo de su abuela. Los historiadores de arte señalarán su proyecto artístico como un homenaje al trabajo humano.

La novela se presenta en tres partes, inicia con una obertura que plantea la desolación que existe en la sociedad actual y su manifestación en Jed quien, embargado de insatisfacción y oscura decepción, se resiste a la idea de que el hombre abandone la nobleza del trabajo artesanal por el intercambio mercantilizado. Paradójicamente se recrimina no haber sido agente inmobiliario o ginecólogo, se distrae con programas basura de televisión, afronta asuntos domésticos como la reparación de la caldera de su apartamento y se esfuerza por pasar las cenas navideñas con su padre.

En la primera parte de la novela se delinea el pasado del personaje, la ausencia de la madre y su internamiento en un colegio privado jesuita donde Jed pasa años de su adolescencia leyendo en la biblioteca desde Platón, Hugo, Balzac y Flaubert hasta los novelistas rusos; su interés por el dibujo, el ingreso a Bellas Artes de París, hasta su instalación en un apartamento en el bulevar de L’Hospital, regalo del exitoso arquitecto Jean-Pierre a su hijo.

Se narra además la vocación de artista y su carácter serio, reservado, algo inconsciente, de reflexiones frías, nervioso, indeciso, depresivo. Se muestra incluso el pánico del deseo hacía Olga Sheremoyova, una rusa del departamento de comunicación de Michelin Francia con quien Jed se halló inesperadamente en una situación parecida a las que había leído en las novelas realistas del siglo 19, donde las mujeres hacen triunfar a los jóvenes ambiciosos.

El galerista Franz Teller y artistas mediáticos como Frédéric Beigbeder son personajes secundarios que giran alrededor de la incipiente carrera de Jed.

La segunda parte gira hacia las figuras del mentor y de su padre. Jed hace un retrato de un artista, sobre un lienzo tensado en un bastidor de 116 por 89 centímetros: su mentor en medio de hojas de papel poseído por la furia. Su padre enfrenta la decadencia del cuerpo por la enfermedad y reflexiona sobre su vida y profesión.

La tercera parte y el final de la novela son deslumbrantes e imposibles de reseñar sin revelar su contenido. Desde que los leí regreso a esa sensación, ahora muy conocida y recurrente: no exagero si culpo a Jed Martin de arrojarme al descubrimiento íntimo de la crudeza y la escritura.
24 Septiembre 2018 04:00:00
Retórica del cambio
Por: Rodrigo Alpízar Vallejo

La transición de gobierno que se vive en México ha roto paradigmas sobre la tradicional forma de ver el poder, los procesos de transición, la conclusión de un gobierno y los nombramientos adelantados del gabinete del presidente electo. Este proceso innovador ha logrado posicionar una agenda, perfilar los proyectos estratégicos del sexenio y socializar el proyecto de nación, no como esperanza, sino como certeza de gobierno y de promesas por cumplir.

La retórica del cambio empezó con la campaña presidencial y la diversidad de Morena como movimiento social y no como un partido político tradicional. El espectro ideológico es amplio, desde una izquierda radical recalcitrante, pasando por los pensamientos de izquierda moderada, hasta la ortodoxia conservadora en cuanto al manejo de las finanzas públicas y la prudencia presupuestal. En este proceso de transición, la retórica permite comunicar, amplificar el mensaje y convocar a diversos sectores a realimentar, discutir, contrargumentar y ampliar la conversación de los temas públicos, más allá de los especialistas, analistas de opinión y expertos adscritos a diversos grupos de interés.

La confianza pública tiene que ver con la retórica del cambio, ya que se proponen consultas amplias para diversos temas de la agenda de próximo gobierno federal. La comunicación y el debate se despliegan cada día en diferentes ámbitos, ya sea en la confección y viabilidad del presupuesto de egresos de la Federación, como en la pertinencia o no del NAIM y sus posibles alternativas. La interlocución con la retórica del cambio trastocó el diálogo político tradicional del “quítate que ahí te voy” a mensajes de consenso, negociación, diálogo, consulta, deliberación y toma de decisiones informada, comprometida y legitimada por su propia visibilidad pública.

La capacidad de comunicar y exagerar –en cierta medida– ayudan en esta retórica a posicionar temas y responsabilidades. El futuro gobierno se desmarca de las administraciones neoliberales y confecciona puntos de quiebre, donde la amplia visibilidad y la diferenciación política reafirman la convicción del equipo de transición, su legitimidad y su poder de convocatoria.

El diálogo social con grupos de interés del presidente electo y el crisol de grupos sociales e intereses del país abren una agenda con “los propuestos” del próximo gabinete presidencial. Cada “propuesto” despliega una agenda de transición, eventos, análisis de información y toma de decisiones, como es el caso de las negociaciones comerciales internacionales, donde el equipo de transición tuvo gran influencia para destrabar los temas con el equipo negociador de Estados Unidos.

Por otro lado, destaca la famosa ley de amnistía, la cual tiene múltiples detractores desde la campaña presidencial y, sin embargo, se perfila como un ajuste social a los enormes costos de la guerra contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, cuyo saldo es la desestabilización del país, la alta percepción de inseguridad y la impunidad ante diversos delitos.

En la retórica del cambio también se encuentra el estilo de ejercer el presupuesto desde su diseño. Por primera vez, se dieron las condiciones para que el gobierno que entra pueda diseñar el presupuesto sin facultades reales y en abierto debate con la Cámara de Diputados para su aprobación.

Por supuesto que un cambio de régimen impondrá nuevas formas de abordar los problemas e incluso de precisar los diagnósticos. En este sentido, la danza de los millones de beneficiarios específicos de los programas sociales propuestos en campaña, cede el paso a un diseño de políticas públicas sin intermediarios y mediante las nuevas tecnologías de información y comunicación.

Se precisa, claro está, que los compromisos adquiridos serán cumplidos como “un piso”, se aclara que el sexenio no alcanzará para hacer la transformación total del país, se denuncia la incongruencia de las finanzas públicas y se reconocen los límites financieros del Estado mexicano para convocar a todos los grupos de interés y sectores sociales a la prudencia, a la urgencia de los cambios que vienen, mediante una retórica del cambio que alcance a todas y todos. Mensajes claros y contundentes que justifican las acciones, los virajes súbitos, la disrupción política y de gobierno.

A pesar de que a muchos sectores les incomodan las consultas públicas propuestas para proyectos estratégicos como el NAIM y otros que se han perfilado, lo cierto es que el entusiasmo por participar y aportar valor al proceso de deliberación, información y posturas sobre dichos proyectos ha sido muy amplio, con valor técnico y estratégico, así como sorprendentemente legítimo, ya que, sin que el equipo de transición de gobierno tenga el poder para encauzar la administración pública, ha logrado confeccionar la agenda, abrir espacios consultivos y de interlocución, así como la aportación ciudadana en una democracia participativa que, parece, será la tónica del próximo gobierno.
23 Septiembre 2018 04:00:00
¡Chiflemos!
Por Francisco Martín Moreno

En México, en muy pocas ocasiones, han existido consecuencias legales para los presupuestívoros. Presidentes, sálvense quienes puedan, secretarios de Estado, alcaldes, ministros y jueces, legisladores federales y locales, la inmensa mayoría que vive a expensas del erario, abandona el poder con los bolsillos, ¿cuales bolsillos?, con cuentas de cheques repletas de dinero mal habido depositado en bancos nacionales y extranjeros, además de ostentar condominios, residencias en las playas, entre otros bienes, las pruebas de una evidente riqueza inexplicable que disfrutan impunemente ante electores y contribuyentes, sin que nadie o muy pocos protesten ante semejante despojo. Todavía voy más lejos: no solo no existe una reclamación popular más allá de una queja a la hora del café, acompañada de unas cuantas justificadas maldiciones pronunciadas, desde luego, en voz baja, sino que los autores del peculado, del robo descarado o no, de los ahorros de la nación, son invitados a convivios como si se tratara de ínclitos y perínclitos personajes dignos de homenajes nacionales por su bellaquería. ¿Verdad que no existen las culpas absolutas? ¿Y la sociedad?

Otros sí digo, como dicen los abogados: y las esposas de los funcionarios públicos que también disfrutan el producto de lo robado al pueblo de México, ¿acaso, en lugar de familias, no han formado auténticas pandillas en claro contubernio con sus hijos, unos más descarados que los otros? ¿Cuándo hemos visto o sabido que el hijo de un político escupa a su padre en la cara llamándole ladrón y renunciado al patrimonio podrido? Claro, soy novelista y no puedo dejar de inventar historias…

¿Sanciones jurídicas? ¿Cárcel para los bandidos? ¡No!, la historia ha demostrado que los presupuestívoros no le temen al poder de la ley, misma que ellos promulgaron saturada de rendijas para evadirla, como el caso de Nuevo León, etc…, o bien, la controlan a billetazos. Los políticos mexicanos se aprendieron de memoria la sentencia histórica de Álvaro Obregón: A la cárcel solo van los pobres y los pendejos…

¿Sanciones sociales? No, no existen las sanciones sociales porque los ladrones no son rechazados por la comunidad ni apedrean sus coches mi pintan sus residencias con lemas como “aquí vive un bandido”, ni se organizan marchas multitudinarias como las que teníamos que haber visto a lo largo y ancho de los estados de Veracruz, Chihuahua y Puebla, entre otros más, para protestar por los escandalosos desfalcos cometidos en contra del electorado. No se teme a la ley, pero tampoco se teme la respuesta del pueblo. ¿Cuál pueblo?, sí, ¡cuál?, en todo caso un fantasma hasta que deja de serlo como en 1910… Nada de nada…

¿Sanciones religiosas? No, tampoco se teme a la ira de Dios. El clero católico ha sido incapaz de contener la terrible ola de delincuencia que destruye el tejido social de la nación. Las amenazas del excomunión producen justificadas carcajadas entre los pillos. No les preocupan los castigos de la divinidad en el más allá ni en el más acá, les es igual…

¿Conclusión? No se le teme a la ley ni a la sociedad, ni al castigo de Dios, salvo que a los asesinos de 100 mexicanos en este sexenio y a quienes desparecieron a 43 mil personas les hayan preocupado las consecuencias de haber ejecutado dichos crímenes, como tampoco les importó a los políticos disponer del patrimonio público ni muchos curas de la alta jerarquía católica padecieron insomnio por miedo al juicio final al haber violado a menores de edad. Nadie teme a nada…

Pero al menos, dentro de un contexto de un humor sarcástico, humor negro, que tanto festejamos los mexicanos, propongo que cuando un notable presupuestívoro o alguien de la pandilla familiar, o un sacerdote acusado de pederastia, ingrese a un restaurante o teatro o lugar público, en cualquier parte de la República, los comensales o quienes estemos presentes en el lugar que sea, empecemos a chiflar como cuando el expresidente López Portillo abandonó el Champs Elysees, un restaurante de la antigua Zona Rosa de la antigua muy noble y leal Ciudad de México, porque la clientela empezó a ladrar a voz en cuello para burlarse en medio de escandalosas carcajadas, de aquella declaración cuando prometió “defender el peso como un perro” que acabó en otra quiebra de las finanzas públicas.

A partir de hoy, y como diría mi querido hermano Germán Dehesa, los dos lectores de esta columna y quien la suscribe, debemos empezar a practicar diferentes tipos de chiflidos para iniciar un importante proceso de protesta social muy a la mexicana. Usted, querido lector que pasa la mirada por estas líneas, ¿sabe chiflar como arriero? Aquí va un consejo: introduzca en la boca los dedos medio y anular de cada mano y sople. ¿Ya…? Se quedará sorprendido. Si sólo sabe silbar melodías mozartianas también se vale, lo importante es la protesta, aunque sea a ritmo de rock…

Concluyo con una fantasía: imaginemos a un político o a su esposa o a alguien de su familia, a un legislador, ministro, sacerdote degenerado, alcalde o funcionario público de probada deshonestidad, según los medios de difusión masiva, la escoria que llegue cínicamente a un restaurante como si no tuviera cuentas pendientes con la sociedad y los asistentes nos pusiéramos de pie para empezar a chiflar con todo el poder de nuestro aliento. Ya sé que es una insignificancia, pero por algo tenemos que comenzar y nada mejor que reírnos si las leyes son inútiles para impartir justicia terrenal y la religión es igualmente ineficaz para impartir la divina…

A chiflar y a reír… ¿Va…?
23 Septiembre 2018 04:00:00
‘Juanitas’ y ‘Manuelitas’,  la misma historia 9 años después
Por Gerardo Blanco

En 2009 se presentó uno de los asuntos más polémicos con relación al acceso de las mujeres a cargos de elección popular. En aquel entonces, un grupo de mujeres elegidas como diputadas federales, una vez que asumieron el cargo, solicitaron licencia con el único objetivo de que sus suplentes, todos de género masculino, tomaran su lugar.

Ese acontecimiento hizo que fueran conocidas como “las Juanitas”, haciendo alusión a Rafael Acosta, “Juanito”, quien el mismo año ganó la elección para jefe delegacional en Iztapalapa y renunció para ceder su cargo a otra persona.

Después de este bochornoso hecho, las autoridades electorales, tanto administrativas como jurisdiccionales, tomaron cartas en el asunto y adoptaron diversos criterios relevantes con el fin de evitar –nuevamente– un fraude a la ley y una simulación, buscando garantizar el auténtico acceso de las mujeres a los cargos de elección popular en condiciones equitativas. Entre ellos se encuentra el que las fórmulas (propietario y suplente) tengan que ser integradas por personas del mismo género.

En el mismo sentido se emitieron una gran cantidad de acciones afirmativas en favor de las mujeres, entendidas como mecanismos que otorgan tratos especiales a sectores de la sociedad, que históricamente han estado en condiciones de desventaja frente a otros grupos. De esta manera se equilibró, en este caso en específico, las oportunidades del género femenino de acceder a los cargos públicos en un contexto de equidad.

Por su parte, la reforma política de 2014 estableció la obligación a los partidos políticos de postular las candidaturas, atendiendo el principio de paridad de género (50% mujeres – 50% hombres), dejando atrás las denominadas cuotas de género, mismas que hacían referencia a la obligatoriedad de los partidos políticos de postular un porcentaje mínimo para cualquiera de los géneros en las candidaturas (70%-30% o 60%-40%, según las reformas políticas de 2003 y 2007, respectivamente).

Lamentablemente, nueve años después, cuando se creían cerrados los flancos para que los partidos políticos emprendieran estrategias con el fin de incurrir en fraudes a la ley en materia de paridad de género, el pasado mes de septiembre, en el estado de Chiapas se presentaron masivamente 51 licencias de candidatas (propietarias y suplentes) de distintos partidos (PVEM, Nueva Alianza y Partido Chiapas Unido) para diputaciones y regidurías de representación proporcional, con el único fin de que en sus designaciones terminaran candidatos hombres. A este fenómeno se le adjudicó el adjetivo de “Manuelitas”, en franca insinuación al gobernador de ese Estado, Manuel Velasco.

Las referidas licencias, evidentemente, no corresponden a hechos voluntarios, sino que son producto de la presión y coacción que ejercen dirigentes partidistas y funcionarios públicos hacia esas mujeres para que dejen su cargo en manos de candidatos varones. Esto se traduce en violencia política de género, toda vez que existe una forma de discriminación que impide el goce de derechos humanos y libertades, subordinando a las mujeres y atribuyéndoles funciones estereotipadas.

Para bien de nuestro sistema democrático, el Instituto Nacional Electoral, de manera inmediata, tomó la decisión de ejercer la facultad de atracción y emitir criterios de carácter general para efectos de atender este tipo de situaciones atípicas. En consecuencia, se impedirá que dichos cargos sean adjudicados a candidatos hombres, garantizando una conformación equilibrada en los ayuntamientos y el Congreso chiapaneco.

Es verdad que, en los últimos años, las mujeres han encontrado en los tribunales electorales del país la impartición de justicia con perspectiva de género; sin embargo, en México existe una gravísima ausencia de un marco normativo integral en la materia, por lo que resulta de trascendental importancia la urgente aprobación de reformas legislativas que garanticen la atención, reparación integral y sanción ante casos de violencia política de género.
22 Septiembre 2018 04:00:00
Memoria de ‘El Diablo’
Por Arturo Rodríguez

Al cumplirse 50 años del Movimiento Estudiantil de 1968, cronologías y selecciones de archivos históricos, arrojan luz sobre un personaje clave que tendría que pasar a la historia con una de las más negras memorias, sólo por lo que corresponde a su actuación comprendida entre el 1 y el 20 de septiembre de 1968.

Escribo sólo por eso, pues podríamos añadir otros tantos episodios de vergüenza, que quizás las generaciones que las padecieron, puedan contribuir a ahondar.

José de las Fuentes Rodríguez, también conocido como “El Diablo” de las Fuentes, fue el encargado de actuar, bajo los cánones del autoritarismo hegemónico, como comparsa del régimen diazordacista, agente para la legitimación de la matanza que, al menos desde el 1 de septiembre de 1968, comenzó a azuzar, cuando siendo presidente de la Cámara de Diputados, respondió al informe presidencial.

“El Diablo” De las Fuentes, calificó los acontecimientos de bochornosos; a su juicio fue un plan preconcebido, atribuyendo a los estudiantes delitos y conductas que no correspondían con la realidad. Luego, sirvió para la legitimidad presidencial:

“A esa actitud de insana rebeldía, ante los daños causados al sistema de transportes, ante los perjuicios resentidos por el comercio, ante las vejaciones sufridas por hombres, mujeres y niños, ante la inquietud profunda de toda la población; ante la creciente y manifiesta inconformidad de los habitantes de esta gran capital, es ine-ludible deber de la autoridad hacer uso de la fuerza pública para restablecer el orden jurídico, indispensable a toda sociedad organizada”.

Para esa fecha, el discurso de Díaz Ordaz había dado respuesta con su talante autoritario al pliego petitorio del Movimiento Estudiantil que, básicamente, exigía diálogo con el gobierno. Las condiciones del diálogo eran, en esencia, un llamado a la transparencia pues la petición explícita era que cualquier acercamiento fuera público.

En entrevistas recientes que he sostenido con protagonistas del Movimiento Estudiantil, resulta que las razones para pedir el diálogo público que tanto perturbaba a los hombres del sistema, se inspiraba en evitar la vieja práctica de la cooptación; también evitar ser emboscados como ocurrió al movimiento de médicos o a Rubén Jaramillo; y por último, demostrar que los jóvenes tenían argumentos bastantes para dialogar con el gobierno.

Quizás un error estratégico –respecto al cual hay versiones encontradas sobre su motivación–fue convocar en un mitin el 27 de agosto a permanecer en el Zócalo hasta el día del Informe presidencial. Entonces fueron desalojados por el Ejército.

A partir de ahí, los sucesos presagiaban el desenlace que se materializaría, en Tlatelolco un mes después. El pasado miércoles se cumplieron 50 años de la ocupación militar de la UNAM. Consumada la operación, el rector Javier Barros Sierra, expresó su pesar por la violación de la autonomía, y en respuesta, De las Fuentes Rodríguez festinó, irónico, desde la Cámara de Diputados:

“¡Señor rector Barros Sierra, qué afortunado es usted, qué feliz momento le ha tocado vivir! Debe estar usted orgulloso del auxilio que se le ha dado para el rescate de las propiedades universitarias de la institución descentralizada del Estado, para el efecto de que ahora sí le dé usted el destino para el que fueron construidos”.

Murió en 2011, pero en Coahuila, la villanía es honra y su nombre se impuso a una colonia y una calle en Monclova; a un libramiento en Ciudad Acuña, una colonia en Torreón y una calle en Saltillo, donde además hay una escuela, un gimnasio y entre otras pompas de la nomenclatura local, pasa a la historia como si la villanía fuera una cosa ejemplar.
19 Septiembre 2018 04:00:00
Un hechizo hecho de polaroids negras
Por: Carlos Mata

Leer un libro de Álvaro Bisama (Chile, 1975) conlleva estar dispuesto a recibir palabras que se convierten en flechas durante la lectura de cada una de las páginas. Es difícil no encontrar una frase que parezca llevar nuestro nombre, haber sido escrita especialmente para nosotros. Eso es lo que convierte la literatura de Bisama en algo universal.

En El brujo (Alfaguara, 2016) nos cuenta la historia de un fotógrafo involuntario quien es perseguido por los fantasmas que en el pasado capturó con su lente. Esta parte es narrada por su hijo; un hombre distanciado de su padre, lo cual se refleja en lo diegético del tono en el relato. La memoria es un tema recurrente en la novela, como en muchos de los trabajos anteriores del autor, esta se convierte en un ente amenazante, lo que lleva al protagonista a huir a una isla solitaria.

La novela se divide en tres partes: en la primera el narrador habla sobre lo que cuenta cuando le preguntan qué pasó con su padre, la historia de un hombre que se encargaba de retratar los rostros acosados por el miedo en un país gobernado por una dictadura militar. Esta primera parte se acerca temáticamente a una novela familiar, aunque no lo es.

La segunda parte narra lo que no cuenta cuando habla sobre él. Aquí el autor nos acerca más a un padre que la mayoría del tiempo estuvo ausente, pero que resulta empático. En esta segunda parte la novela sufre una transformación y adquiere una tendencia que se inclina hacia lo policial, aunque manteniéndose al margen del género.

En la última parte, que bien podría tomarse como un apéndice de la segunda, el padre del narrador adquiere voz propia a través de la voz del hijo, mediante el uso recurrente del “dijo”. Aquí la paranoia del padre se materializa e infunde terror en el lector, cambiando nuevamente de genero a algo cercano al thriller. El brujo no es un ente estático, es una novela que muta conforme avanza la historia.

Otra de las virtudes del libro es la prosa. Directa y limpia, con frases cortas y tono lírico. A través de esta compone imágenes que, al igual que las fotografías del protagonista, no necesitan segundas lecturas, retratan de forma brutal la atmósfera violenta del Chile de los 80, así como los paisajes de las islas de Chiloé.

El brujo es un libro que viene armado hasta los dientes, Bisama dispara de forma constante imágenes directo a la mente del lector, haciendo uso de un arsenal bastante amplio de figuras retóricas.

No sólo es un buen libro, es buena literatura, no por nada es considerado uno de los autores latinoamericanos contemporáneos más relevantes de la actualidad.
16 Septiembre 2018 04:00:00
¡Muera la Inteligencia!
Por Francisco Martín Moreno

Cuando López Obrador, presidente electo de la República, insistió en cumplir su promesa relativa a abrogar la reforma Educativa, y Mario Delgado, el coordinador de la Bancada de Morena en la “H” Cámara de Diputados, declaró que “no quedará ni una coma de la reforma educativa” y, para rematar, Martí Batres, presidente del “H” Senado, ya presentó una iniciativa de ley para reformar el Artículo tercero de la Constitución con el mismo objetivo de derogar dicha reforma, en realidad todos juntos, senadores y diputados morenistas, sin olvidar a otros legisladores camuflados, además de los “maestros” de la Coordinadora, entre otros más, integrados en un coro siniestro, están cantando un himno necrológico intitulado ¡Muera la Inteligencia!, con todo el poder sus voces sonoras.

Construyamos una gran pira aquí en el Zócalo, a un lado de la Bandera, como las existentes a lo largo de los magníficos 300 años de duración de la muy Santa Inquisición, e incineremos a los columnistas amarillistas, enemigos de la paz pública, quemémoslos vivos. ¡Cuánta razón tenían los maravillosos ensotanados cuando con sus cabezas cubiertas con enormes capirotes incineraban, junto con sus lectores, los libros de la Ilustración, los del Encicolpedismo y aquellos textos que contenían las ideas retrógradas y ridículas de la Revolución Francesa y sus absurdos Derechos Universales del Hombre. ¡Que prendan la hoguera! Tú, Delgado, el justiciero feroz defensor de la ignorancia, trae la tea y tírala encima de esta leña verde para chamuscar a los 100 mil maestros que participaron en la investigación y actualización de la reforma educativa inspirada en Satanás, el terrible Mefistófeles. ¡Que viva la muerte, sí, señor, que viva una y mil veces! Sí, Bartres, querido Martí, el gran inquisidor, enemigo de las ideas liberales, a ti que nada te avergüenza, quítate la capucha para que todo el público te vea y procede a achicharrar sin piedad, a los funcionarios, docentes y expertos que propusieron actualizar el Sistema Educativo Nacional para impulsar su mejoramiento y foralecer la equidad. ¡A la mierda con la equidad y con los conocimientos! Mueran, que mueran quienes aseguraron la obligación del Estado de garantizar la calidad de la educación pública obligatoria para dejar de ser un país de reprobados con 50 millones de mexicanos sepultados en la pobreza, porque no aprendieron nada en la escuela, si es que llegaron a asistir. ¡Que no quede nadie del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, la máxima autoridad en materia de educación! Traigan amarrados de pies y manos y con la boca llena de estopa humedecida con gasolina a esos funcionarios dementes para carbonizarlos en esta feliz hora de la construcción de un mejor futuro para México.

Es falso que en las escuelas mexicanas se incube la mediocridad, tan es falso que en las prueba de PISA de la OCDE, en materia de lectura, matemáticas y ciencias, México encabezó invariablemente el primer lugar por arriba, muy por arriba de los países nórdicos. ¡Falso, mil veces falso que México haya quedado en el último lugar en dichas pruebas! López Obrador y sus inquisidores tienen razón en derogar la reforma educativa para proponer otra hecha a modo por sus clientelas sindicales, como la Coordinadora Nacional de “Maestros”, que han dejado a millones de niños sin clases en los estados más depauperados del país. Nada de capacitarse y evaluar los conocimientos para prosperar en la carrera magisterial, lo mejor es el ascenso por merecimientos sindicales, los indicutibles méritos por haber participado en la toma de carreteras y aeropuertos, en el incendio de alcadías y sucursales bancarias, en el robo de peajes, en el secuestro de camiones y haber rapado en público a maestras humildes decididas a asistir al salón de clases sin abandonar a sus alumnos. Ellos y sólo ellos, los aliados electorales de AMLO, son quienes deben empezar a redactar la nueva reforma.

No queremos que se siga capacitando y evaluando más del 80% de los maestros del país que están conformes con la actual reforma, preferimos profesores aviadores que en número de 40 mil han estafado al erario con un costo de 5 mil millones de pesos anuales. Así y solo así, se construye el futuro de 25 millones de niños que estudian la primaria llenos de esperanza por lo que les espera en la vida. Bravo, presidente electo, bravo, mil bravos y otros tantos a Delgado y a Bartres, verdugos de los ignorantes que soñaban con un México digno y próspero con oportunidades para todos.

¿Más? Sí, que también traigan atado al rector Graue, miserable defensor de la autonomía, que lo quemen en la hoguera junto con todos los integrantes de la Junta de Gobierno opuestos al pase automático y a la sobresaturación de la UNAM. Vengan Delgado y Bartres a chamuscar vivos en la pira capitalina a quienes se oponen a la permanencia de los fósiles, a la existencia de porros, al ingreso de estudiantes que no pueden escribir su nombre sin cometer faltas de ortografía. ¡Basta, claro que basta, que al rector lo siga eligiendo la Junta de Gobierno, en realidad, un grupo de “Fifís” sin calificaciones académicas! A la pira con ellos para que los “estudiantes” de extracción morenista redacten nuevos estatutos que les permitan elegir a un nuevo rector, un marxista de la más pura cepa, para que en uso de la nueva autonomía, proponga la impartición de teorías comunistas por las que el mundo ha votado democráticamente y que han demostrado su eficiencia para incrementar el bienestar de las mayorías, como ha acontecido en Venezuela y en Cuba.

¡Mueran los institutos de capacitación y evaluación! ¡Mueran! ¡Muera la autonomía universitaria! ¡Viva un congreso estudiantil que nombre al nuevo rector! ¡Sí, que mueran los maestros ya capacitados y las maestras rapadas! Ellas, las primeras a la pira. ¡Láncenlas! Bartres y Delgado, las antorchas: a quemar, es la hora de quemar y de cumplir la palabra empeñada por AMLO para promover, sin tardanza, el colosal retraso de México. Es la hora del fuego. ¡Muera la inteligencia! ¡Viva la Muerte! ¡Que vivaaaa…!
16 Septiembre 2018 04:00:00
El voto y sus efectos
Por Gerardo Blanco

El derecho al voto constituye un poder reconocido por la propia Constitución Mexicana para que los ciudadanos adopten las decisiones públicas, estructuren el poder político y construyan la normas que expresan la voluntad popular.

Pero, más allá de lo que muchos pudieran pensar, el voto no se muere una vez que se cuenta por los funcionarios de las mesas directivas de casilla y se determina, en su caso, quién gana una elección. Más bien, el sentido del voto impacta en muchas otras esferas del ámbito político, teniendo múltiples consecuencias posteriores a los resultados electorales.

Por ejemplo, para determinar el financiamiento público o el tiempo en radio y televisión (spots) que le corresponden a cada partido político, se toma como base el número de votos obtenido en la elección inmediata anterior. Es importante precisar que, en ambos casos, el universo del financiamiento público o de spots en radio y televisión no depende de los votos, sino sólo la distribución de estos entre las diversas fuerzas políticas.

Hay que recordar que la fórmula de financiamiento público de los partidos políticos se encuentra establecida en el Artículo 41 constitucional, la cual consiste en multiplicar el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 65% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA). La referida fórmula contiene dos índices (padrón electoral-UMA) que siempre van en aumento, por ende, el financiamiento público de los partidos políticos crece año con año. Dicha fórmula se replica en cada entidad federativa, lo que se traduce en que los partidos nacionales tengan un financiamiento doble o paralelo.

El voto de los ciudadanos también impacta en la conformación del Congreso de la Unión o los congresos locales. Esto, en virtud de que, además de determinar las diputaciones y senadurías ganadoras por la mayoría de votos, también el sufragio activo, de manera indirecta, determina el número de estos cargos que cada partido obtiene por el principio de representación proporcional (todavía mal llamados plurinominales), mecanismo indispensable para equilibrar las fuerzas políticas en el Poder Legislativo. Igualmente pasa con los cabildos de los ayuntamientos, donde participan regidores de representación proporcional.

Otro aspecto que depende sustancialmente del porcentaje de votos emitido por la ciudadanía es, en efecto, la permanencia o no de las fuerzas políticas en el sistema de partidos.

Al respecto, el pasado 12 de septiembre, el Instituto Nacional Electoral aprobó la pérdida del registro de los partidos Nueva Alianza y Encuentro Social, en virtud de no haber obtenido cuando menos el 3% de la votación válida emitida en la elección federal del pasado 1 de julio. Por tanto, quedarán sólo siete partidos políticos a nivel nacional, hecho que puede cambiar derivado del proceso para constituir nuevos partidos nacionales que estará por empezar en enero de 2019.

En una democracia liberal, la existencia de los partidos políticos radica en el ideal de que representen diversas posturas ideológicas y políticas con las cuales los heterogéneos sectores de la sociedad pueda identificarse. A pesar de la percepción de descrédito y rechazo que provocan, no podemos negar que los partidos son indispensables para la integración de los órganos de representación y, por tanto, para la existencia de la organización estatal y del estado de derecho.

Sin embargo, cuando alguna organización política deja de ofrecer estos elementos, pierden la identidad frente a los electores y, en esencia, son estos quienes deciden liquidar su existencia al no otorgarle el número de votos suficientes para subsistir. Por otro lado, cuando la ciudadanía considera la imperante necesidad de construir un nuevo partido político, este se conformaría, principalmente, por la asociación de un conjunto de ciudadanos que expresan su voluntad para tales efectos.

" Comentar Imprimir
columnistas